COLUMNEROSPolítica entre líneas

Política Entre Líneas ¿La Ruta O El Tour Del Gobernador Aureoles?

Entretejer una agenda internacional al margen de la Cancillería de México para cualquier actor local es una tarea compleja, toda vez que el diálogo en la materia lo encabeza el orden federal.

By: Estrellita Fuentes

Por eso llama la atención el hecho de que el gobernador de Michoacán haya desplegado en los Estados Unidos de Norteamérica lo que pareciera ser una cruzada política, que data desde el 23 de julio pasado (casi diez días al corte de este artículo), irrumpiendo en la escena pública internacional. Incluso él mismo ha mencionado la posibilidad de expandirla hacia otras instancias en el continente europeo. ¿Tour o ruta política? Eso es lo que me gustaría deshilvanar a través de los elementos de análisis que les presento en este artículo.

Para comenzar, de acuerdo al marco jurídico mexicano, quien tiene el poder y la facultad para suscribir acuerdos, convenios o tratados internacionales es el Ejecutivo Federal, y puede delegar dicha potestad en el Canciller (en este caso el Lic. Marcelo Ebrard). Además el cuerpo diplomático representa al estado mexicano en cada país en donde se encuentren acreditados. Lo mismo ocurre para la gestión de los fondos internacionales: cualquier proyecto de cooperación o asistencia financiera tendría que pasar por el aval político de la Secretaría de Relaciones Exteriores, o de la Agencia Mexicana para la Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), o el técnico, el cual lo brindan las secretarías de estado según sea la materia.

Lo que sí puede haber fuera de esos conductos oficiales, son acuerdos entre particulares de naturaleza amistosa o de buena voluntad, como una donación de una ambulancia por parte de alguna asociación migrante, así como las actividades de intercambio entre organizaciones como los clubes rotarios, las universidades o los centros de estudio.

Ilustro todo lo anterior para brindar un contexto acerca de la investidura que encarna el gobernador Aureoles ante el país vecino: no está acreditado oficialmente para representar al Gobierno de México y hablar en nombre de la nación en su conjunto, pero sí ostenta un carácter representativo político de relevancia por el hecho de ser un gobernador en funciones,  así como por representar a un estado de la República con el que los Estados Unidos tiene una dinámica particular dado el intercambio comercial agrícola, y el migrante. Así que no estamos hablando de cualquier personaje el que está solicitando audiencia, pero sí de uno que no tiene el carácter digamos, oficial nacional.

Sin embargo, no perdamos de vista que una herramienta que seguramente está ayudándole a abrir puertas es la información clave y estratégica que él mismo está intercambiando acerca del pulso que guarda el país, en este caso, a través del diálogo con los diversos actores con los que se ha reunido hasta ahora. Pero insisto, ello coloca en una disyuntiva a estos actores, ya que sostener un diálogo de esta naturaleza sobre la materia de la nación mexicana con un funcionario que no es del orden federal, es un asunto delicado, y se corre el riesgo de poner en jaque la de por sí jaloneada relación bilateral que sostenemos con aquel país, especialmente en el último trienio. Y también pone al gobernador en una posición complicada, si tomamos en cuenta lo que establece el Artículo 123 de nuestra Carta Magna, que es muy claro en lo que refiere a los supuestos en los que se puede incurrir para que un acto sea calificado como traición a la patria (cita el intercambio de información por ejemplo). Pero pensemos que lo tiene calculado.

Y ya analizando a detalle la agenda que el Ing. Aureoles ha desarrollado en los Estados Unidos, observamos por ejemplo reuniones con las asociaciones de migrantes (Los Ángeles y Chicago), las cuales seguramente fueron de naturaleza amistosa, y cuyo tema central fue la conservación de las casas Michoacán durante la siguiente administración estatal. También sostuvo reuniones de carácter quizás más técnico-académico por ser centros de estudio, como el Instituto de Políticas para la Migración y el Instituto México.

La reunión estrella sin duda fue con el Secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, con quien sí logró audiencia, pero dándole un giro al discurso, porque empieza a hablar del riesgo de que el país se convierta en un narco estado, y el estatus que guarda la agenda de seguridad nacional. Esto es de destacarse porque entonces me surgen preguntas: ¿cuál es el verdadero propósito de la agenda del gobernador Aureoles en los Estados Unidos? Porque pareciera que ya trascendió el tema local de Michoacán, para hablar entonces del país en su totalidad. ¿Y qué busca obtener con ello? ¿Aliados? ¿Posicionarse en la agenda nacional? ¿Para qué? Y lo más importante, ¿qué tipo de información está dando a conocer? Porque hasta ahora sólo hemos visto los gráficos que ha presentado  una y otra vez sobre la elección de Michoacán a través de sus ruedas de prensa, pero ¿qué hay de los datos que esté compartiendo acerca del contexto de otros estados República o del propio país? ¿Cuál es la fuente? ¿Son datos oficiales?

Otras de las reuniones que llaman la atención han sido las que sostuvo con David Rodríguez, Director para México del Departamento de Estado (que es la Secretaría del Interior de los EUA), y Edward Heartney, representante permanente de EUA ante la OEA (de las cuales por cierto, hasta ahora no se han circulado imágenes oficiales), en las que también se refirió a la intromisión del crimen organizado en los estados de la República, incluyendo a Michoacán; así como con el congresista  Adam Schiff, quien preside nada más y nada menos que el Comité de Inteligencia Norteamericano ante el Congreso.

Así que en suma no creo que se trate de una gira cualquiera. Tiene una múltiple intencionalidad desde mi perspectiva, ya que infiero que probablemente se esté ventilando información a actores políticos del vecino país, que por algo le prestaron interés, toda vez que se trata de datos que no recibirían por los canales oficiales. De pasada se posiciona en la agenda nacional, y hace su última salida como gobernador en funciones. ¿Habrá más salidas de esta naturaleza una vez que entregue el cargo? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que el Ingeniero Aureoles no da un paso sin medirlo. Eso me queda claro.

Con el paso de los meses seguramente comprobaremos la efectividad de esta visita, y también atestiguaremos la reacción que emane desde la administración federal actual que seguramente no se va a quedar con los brazos cruzados. Eso es casi un hecho.

Y a manera de corolario, desde lo local, las críticas no se han hecho esperar, toda vez que es notable la ausencia del gobernador en un estado con varios frentes incendiados. Ojalá ello lo tenga en la mira, bien calculado también, así como lo que se percibe acerca de su agenda en el país vecino.

Pareciera que el gobernador se está jugando el todo por el todo. Ya veremos si logrará su propósito…

Botón volver arriba