Ingeniero Eléctrico Es La Profesión Que Aspira Rafa El Niño Que Hace Tarea En Semáforo

El menor concluyó la educación primaria con un promedio de excelencia y se prepara para entrar a la Secundaria Técnica 128

STAFF/ Margarita Arreola

 

Rafa, el niño que hace la tarea en los semáforos mientras trabaja, nos contó que acompaña a su mamá a vender dulces en la calle desde que tenía 4 años, sentado en un cartón haciendo la tarea de la escuela a la que acude por las mañana para ayudar en las ventas por las tardes; el niño de tan solo 12 años  sueña con un día su madre  no tenga que trabajar y él pueda ayudar con todos los gastos trabajando como ingeniero eléctrico, que es lo que le gustaría estudiar por su afición a  las matemáticas.

El pequeño que fue captado haciendo la tarea mientras ayudaba a su madre a vender dulces en un cruce vial, hoy fue invitado de honor por la secretaria de educación en el presídium donde acompañó al titular de la dependencia Alberto Frutis, en la entrega de becas de aprovechamiento a 372 niños beneficiados, que como él ahora tiene un apoyo asegurado durante un año.

El menor concluyó la educación primaria con un promedio de excelencia y se prepara para entrar a la Secundaria Técnica 128, nuca ha dejado de asistir a la escuela pese a carencias, tampoco ha sufrido burlas por parte de sus compañeros por vender dulces en la calle y nunca imaginó que recibiría apoyo por las fotos que le tomaron haciendo tarea.

Originario de San José de la Palma, municipio de Tarímbaro, Rafa, tiene una pequeña hermana de 10 años llamada de Paola, quien también ayuda a vender los dulces y al igual que él hace la tarea sobre un cartón en la calle, que en palabras de su madre Yolanda Hernández, no los lleva a trabajar, sino que al no tener con quien dejarlos prefiere llevarlos a su lado por seguridad.

Yola, es madre soltera por lo que ha sido sumamente difícil sacar adelante a los dos pequeños, a los que siempre impulsará para que estudien y no pasen más precariedades, por lo que la beca otorgada por la SEE, ayudará a cubrir los gastos de útiles, uniformes y calzado que es lo que más se la complicado pagar.

Mientras sostiene la canasta con dulces y semillas, Yolanda narra como el DIF ha prometido ayudarle, pero no ha recibido ningún apoyo, por lo que trabaja desde las 10 de la mañana hasta finaliza el día, que cuando las ventas van bien llega a ganar de 200 a 300 pesos que son utilizados para alimentar a sus hijos y pagar los pasajes de 27 pesos que cobra el camión hasta la comunidad donde viven en Tarímbaro.

Finalmente, Rafa, aprovechó el espacio para mandar un mensaje a los pequeños para que “ayuden a sus papás y le echen ganas (a la escuela”, comentó el menor, quien se dijo feliz de saber que era famoso en las redes sociales y que debido a ello ahora podía tener una beca para poder seguir estudiando.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido es de Changoonga.com todos los derechos reservados 2019
Cerrar