Ciudadanos EmergentesCOLUMNEROS

Ciudadanos Emergentes… Aguililla Rehén del Crimen Organizado

Hoy Aguililla es tierra del crimen organizado y vive crucificada a dos fuegos entre los sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación y los de la Nueva Familia Michoacana

By: Arturo Ismael Ibarra

Aguililla, en la Tierra Caliente, es, dice la guía, uno de los 113 municipios que integran el estado de Michoacán. Su nombre significa caballo muy veloz en el paso. Se fundó el 22 de junio de 1877, se localiza a 290 kilómetros de Morelia, tiene una extensión de mil 401 kilómetros cuadrados y 16 mil 314 habitantes.

Hoy Aguililla es tierra del crimen organizado y vive crucificada a dos fuegos entre los sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación y los de la Nueva Familia Michoacana, –este último apoyado por su brazo de sicarios autodenominado Los Viagras–, quienes a sangre y fuego se disputan el territorio. Situación que se recrudeció la inicio del mes de abril del año en curso, según la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

A decir de su párroco, el padre Gilberto Vergara, sus habitantes son territorio de guerra y según el Nuncio Apostólico en México, Franco Coppola, que acaba de hacer una visita histórica, la mafia florece en donde no hay Estado.

Y en Aguililla desde hace mucho tiempo dejó de haberlo. Aguililla vive rehén del crimen organizado, que es la única autoridad que rige, y su ley, la única que vale.

No hay abasto de gasolina ni de alimentos esenciales. Pemex desde hace largo tiempo dejó de surtir y los sistemas de distribución de alimentos esenciales, como allí son los refrescos, el pan, la dulcería, de las medicinas ni hablar, los trasladan en forma clandestina por brechas que ya también bloquearon los sicarios.

De allí no se puede entrar ni salir ni vivir sin permiso de la delincuencia organizada. El Estado de derecho es el gran ausente, el Estado, como tal, no existe, solo el abandono y la indiferencia que ha dejado esta tierra de gente generosa en manos de los criminales; los han abandonado.

No sé cuánto tiempo dure este crimen de Estado, lo que sí sé es que mientras haya seres humanos como el padre Vergara, no podrán con ellos. Aunque los vayan matando uno a uno, o de muchos en muchos, ante el desdén de este Estado ausente y cómplice.

Aguililla es uno de los principales municipios de la región de la Tierra Caliente de Michoacán, donde en los últimos seis meses se ha registrado un éxodo de familias por la grave ola de violencia.

La carretera de Aguililla, Michoacán fue nuevamente trozada la mañana del domingo 2 de mayo, a una semana de la visita del nuncio apostólico Franco Coppola a la Tierra Caliente michoacana, y representante del Papa Francisco, quien visitó Aguililla el 23 de abril, para escuchar a las víctimas de la violencia y llamar a los narcotraficantes a la conversión.

Desde ese día elementos de la Policía Michoacán realizan labores de vigilancia sobre el tramo Apatzingán a Aguililla, a la altura de las localidades El Terrero, El Limoncito y El Aguaje.

Presuntos sicarios asesinaron a dos soldados del Ejército Mexicano en una emboscada perpetrada en la cordillera montañosa de la Sierra Madre del Sur, en el municipio de Aguililla, Michoacán, el 14 de mayo.

Una fuente de la 43 Zona Militar reveló que los soldados viajaban en al menos dos vehículos y fueron emboscados por sicarios que dispararon rifles de asalto.

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó el ataque a la patrulla militar, y solamente envió sus condolencias a familiares de los soldados asesinados.

El Gobierno de Michoacán informó que el ataque fue perpetrado en las inmediaciones del poblado denominado como Las Higuerillas, donde la patrulla militar realizaba un recorrido de reconocimiento.

La SSP de Michoacán mantiene desde hace dos meses un operativo en 50 km de la carretera estatal que une Apatzingán –el principal municipio de la Tierra Caliente– con Aguililla, donde grupos de sicarios continuamente cavan zanjas para evitar el paso de sus rivales.

Los continuos daños a la carretera y la presencia de los narcotraficantes han provocado también que los pobladores que aún se resisten a abandonar Aguililla sufran una grave crisis humanitaria por las dificultades para conseguir alimentos, combustibles, medicamentos y productos de primera necesidad.

En marzo pasado, autoridades de Guatemala detuvieron a Adalberto Fructuoso Comparán, exalcalde de Aguililla, en una operación coordinada por el Departamento Antidrogas de los Estados Unidos.

Fructuoso Comparán es acusado de participar en una red de tráfico de drogas desde Michoacán a diversas ciudades de Estados Unidos.

En 2013, el exalcalde participó de forma activa en los civiles grupos de autodefensa que aparecieron para combatir al Cártel de Los Caballeros Templarios, la organización criminal más poderosa de Michoacán en ese tiempo.

Arturo Ismael Ibarra Dávalos. Licenciado en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Catedrático de la misma. Preside la asociación civil Bien Común Michoacán, Abogado de Laborissmo, “Por la Mejora en el Ámbito del Trabajo”. Secretario General del Foro Política y Sociedad.  Maestrante de la Maestría en Ciencias, con especialidad en Políticas Públicas del Instituto Iberoamericano de Desarrollo Empresarial (INIDEM).

Correo electrónico de contacto arturoismaelibarradavalos@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba