COLUMNEROSJournalRebel

JournalRebel…Irán y Estados Unidos: ¿por qué murió Qasem Soleimani?

Estados Unidos, el país más pacífico y menos interesado en todo el mundo (por favor nótese mi sarcasmo), decidió que sería una buena idea matar al general iraní Qasem Soleimani. La tensión se siente en el aire, y ya hasta estamos hablando de una nueva Guerra Mundial. Pero, ¿cómo llegamos a este momento?

By: Itzia Ramos:

ITZIA

Estados Unidos, el país más pacífico y menos interesado en todo el mundo (por favor nótese mi sarcasmo), decidió que sería una buena idea matar al general iraní Qasem Soleimani. La tensión se siente en el aire, y ya hasta estamos hablando de una nueva Guerra Mundial. Pero, ¿cómo llegamos a este momento?

Regresemos a 1953, al golpe de Estado en Irán orquestado por nadie más y nadie menos que Estados Unidos. No les estoy acusando de algo que ellos no hayan admitido ya; en 2013 la CIA desclasificó los documentos que confirman que ellos se encargaron de destituir a Mohammad Mossadeq, el primer líder democráticamente elegido en Irán, para regresar a la monarquía autoritaria del sha Mohamed Reza Pahlevi.

Siempre he dicho que en Medio Oriente es más rápido contar los lugares donde Estados Unidos no ha invadido…perdón, «intervenido». Si hay petróleo, hay un bondadoso interés estadounidense de liberar al pueblo del yugo opresor. El país aquí tiene dos opciones: ceder sus recursos, o resistir. Y cuando Irán, un país con amplios campos de petróleo, eligió a un líder que nacionalizó los recursos… muchas personas estaban enojadas. Reino Unido, más que nada. Una pequeña alianza con el país de la libertad después, el golpe de Estado restauró todo.

A Irán le fue relativamente bien. Le pudo haber pasado como a Irak, por ejemplo.

Y así nació un resentimiento iraní hacia el pueblo estadounidense. Algunos historiadores dicen que este sentimiento fue particularmente útil para apoyar la revolución islámica de 1979, un suceso, en mi opinión, completamente devastador en términos de libertad para sus habitantes. «Persépolis», la novela gráfica (y ahora película) explica de primera mano todo lo que esto trajo, y recomiendo ampliamente echarle un ojo.

Pero ese es un tema para otro día. Lo que esta revolución también trajo fue el completo control iraní sobre su petróleo. Podrán imaginar que había personas enojadas de nuevo. Unos conflictos con rehenes involucrados después cortaron todas las relaciones diplomáticas en 1980.

Naturalmente, Estados Unidos impuso muchas sanciones económicas. Apoyó a Irak en la guerra contra Irán (también tratado en Persépolis) … en resumen, hacía todo por romper cualquier posible diplomacia. Hasta que, en 2015, se firmó un acuerdo antinuclear donde Estados Unidos e Irán participaban. El trato era simple: si Irán paraba su programa nuclear, las sanciones pararían.

Todo indicaba un camino de paz.

Entonces Trump rompió el acuerdo en 2018. Impuso sanciones severas. Y mandó matar al general Qasem Soleimani, acusándolo de «estar detrás de los ataques con cohetes contra bases estadounidenses en Irak, donde un contratista civil estadounidense resultó muerto, (…) además de tramar planes para atacar a diplomáticos estadounidenses en Irak y en todo Medio Oriente.» Irán, por su parte, reanudó su programa nuclear. Y así llegamos a este momento. Hasta ahora su muerte ha desencadenado otras 50, con una estampida en su entierro. No hay duda en mí que no serán las únicas.

¿Habrá otra guerra? no lo sé. Espero que no. Por ahora, espero que esto les haya podido dar un poco de contexto, saber qué esperar. Estados Unidos es un país que carga mucha, mucha sangre en sus manos; tan sólo ha hecho un buen trabajo en esconderla. Tal vez sea hora de que todxs la conozcamos.

(Esta columna fue escrita basándose, en su mayoría, en este reportaje de la BBC: https://www.bbc.com/mundo/amp/noticias-internacional-48759280)

Itzia Ramos, estudiante de preparatoria. Ferviente defensora de la libertad y de los tacos al con piña. Escribe poesía en su tiempo libre.

 

Botón volver arriba