SOFTNEWS

Soy Licenciada, vendo tacos… ¡¿Y QUÉ?!

Por La Eriz

Para los Vox, los Changoongos, Audiolab, Elsa Frambuesa, Bolsas CH, Daniz M, Los de Hidalgo, las Cazuelas, Escena, Vive la Foto y todos mis amigos que YA NO TIENEN MANOS DE LICENCIADO.

No hace mucho vi un reportaje sobre “La Reina de los Tacos de Guisado”, una señora que debido a su situación de desempleo, decidió empezar a vender tacos en el mercado para “sacar una lanita”. Después de cierto tiempo aumentó la venta hasta poder rentar un espacio, luego comprarlo y ahora la conocen como la embajadora de los tacos de guisado. Sus clientes (mecánicos, albañiles, estudiantes, vecinos) consideran que son los mejores. Sin duda una historia con final feliz hasta que el reportero cerró con la frase estúpida: “Y mira, es Licenciada…”

Estuve a punto de escupir mi trago de café para mentarle la madre al chaparro ese (obvio, yo también hablo con la televisión). No no no, no hablaban sobre la mala situación económica del país, ni se trataba sobre gente que estudia algo y se dedica a otra cosa, tampoco hacían un análisis sobre los licenciados taqueros. Evidentemente fue un sarcasmo. Entonces me indigno ¿Cómo se contradice una cosa con otra? ¿En qué hace la diferencia?  ¿Cómo diablos se atreve este wey “asalariado de m”#$%@da” (diría mi Azalia de Polanco) a criticar a una persona emprendedora?

Si bien la escuela es una de las mejores herramientas para defenderse, para conocer gente, desarrollar habilidades, tener cultura general, e te ce e te ce e te ce, ya no es garantía de trabajo. Pueden preguntarle hasta a los normalistas que cada año deben hacen paro y medio pa que no les quiten las plazas prometidas. Quien estudia para médico por su futuro asegurado, sabe también lo duro de hacerla sin especialidad o trabajando en una “farmacia simi” por $20 la consulta. Incluso los hijos de empresarios, herederos de fortunas o negocios hablan sobre lo difícil de los tiempos, la innovación, abrir nuevos campos, o buscarse una “chamba extra para alivianarse”. Y la neta, todos nos seguimos preguntando cómo diablos le hicieron nuestros papás para casarse, tener su casa, carro e hijos antes de los 30.

Por eso no cualquiera se arriesga a invertir, mucho menos a empezar desde abajo. Siempre será más cómodo llegar de empleado, aunque eso signifique trabajar para los caprichos de otro. Es que emprender significa chingarle, curtirte en eso de la frustración, pelear con clientes nefastísimos, vender mucho, no vender nada, aguantar esos sarcasmos de los compañeros de escuela, de las tías nefastas, de tus papás que creyeron darte la mejor educación y “no sirvió”, dejar tus ganas de cambiar el mundo para crear TU MUNDO, volverse creyente para rogar que todo siga tranquilo, sin que “nadie te moleste” ni te arrebate tu trabajado. Tener callos en las manos, en la mente, en las tripas y a veces en el corazón.

El autoempleo hoy es la opción, de eso estoy segura. No importa que vendas tacos (ejem ejem), abras una página web (jojojo), te agarres un taxi, hagas pulseras, chácharas, pasteles o chupes, vendas AVON o zapatos ANDREA. NADIE lo hace mejor que quien rompe las barreras y se atreve a algo diferente. Los “títulos de nobleza” salen sobrando y no te preocupes, la escuela sí te sirvió de algo: para aprender a hacer cuentas sin que te chinguen con el cambio.

Twitter: @LaEriz

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos padres (autores) la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like y comparte!

5 comentarios

  1. Excelenta columna Eriz, el tener un titulo universitario no te dice donde vas a acabar, y la verdad el autoempleo es una realidad muy palpable en el país!!

    Excelente 🙂

  2. Antes el trauma era estudiar y acabar de taquero… Hoy es una realidad. Lo malo es cómo te ve la gente, piensan que has fracasado cuando la neta es al contrario: eres autosuficiente, pagas impuestos (uno SÍ PAGA) y a veces hasta generas empleos. Estoy convencida que en Morelia por lo menos, las pymes son las que rifan.

  3. cuanta razón mi querida cuñada! no ser empleado es doblemente difícil, no hay horarios, jalones de greña, amenazas de liquidarte,tener que lamer patas, tirarle el calzón al jefe entre muchas otras, ser tu propio jefe implica chingarle sin que te manden a chingarle, agarrar el toro por los cuernos y nunca olvidar el objetivo y la meta final, porque ahi es dónde está lo fregón, cuando se llega a la meta el mérito es todoooooo tuyo, NO SE COMPARTE CON NADIE!

  4. Desde las Cazuelas del Campestre, uno de los arriba aludidos, yo, el Jona, digo:

    Cuanta razón manita, es doblemente difícil hacer crecer un negocio de lo que sea (en este caso comida) desde cero, pero aunque tu negocio aún no de para mantenerte es muy reconfortante saber que existe, y que en el momento en que uno se queda sin un empleo asalariado sabes que no te va a cargar la chi… da quedarte sin el.

    Estudiar y terminar de taquero o al mando de una cocina económica, no es un fracaso de la vida. Hasta para hacer este tipo de negocios pones en practica los conocimientos adquiridos en la Universidad, además si en el caso de muchos o la mayoría ejerciste tu carrera de forma satisfactoria das una gran muestra que se puede hacer lo que sea, demuestras que dedicarte a otra cosa no es vergonzoso, es más bien, una forma de romper los lazos de un asalariado.

    Siendo «un Pepe o un Toño» que da empleos te garantiza que por lo menos tres pesos siempre vas a tener en la bolsa, tres pesos bien ganados, bien sufridos y claro bien disfrutados.

Botón volver arriba