Toma de decisiones: Un reflejo de tu autoconcepto // By @Siibariita

Liz Gomez 02

Por Liz Gómez

El estar en una encrucijada para tomar una decisión es porque hay la existencia de un problema, por tanto, problema se definirá como los hechos o circunstancias que dificultan el logro de algún fin o meta, situación que con frecuencia aparece en cada persona a causa de que en el desarrollo de la madurez se va pasando por diversas crisis emocionales plagadas de toma de decisiones.

Una forma de evitar problemas en nuestro andar para lograr la madurez, involucra planear las cosas de cualquier índole para que salgan con el mejor resultado, ya sean laborales, familiares, escolares, cuestiones de pareja, etcétera, implica tomar decisiones basadas en una perspectiva muy clara de lo que se pretende lograr, pues quien vive improvisando es alguien que vive bajo el riesgo de desperdiciar oportunidades, recursos, tiempo, pero sobretodo el riesgo de no tener una vida plena a causa de fracasos constantes.

Realmente nuestra cultura no tiene la formación de educarnos para desarrollar un pensamiento profundamente analítico y mucho menos el potencializar la imaginación para tomar decisiones asertivas, estas características si se desarrollaran profundamente harían del ser humano una persona con madurez ante la toma de decisiones y planificación del futuro.

Para tomar una decisión, en particular decisiones trascendentales para la vida, es de suma importancia analizar las alternativas existentes tomando en cuenta las siguientes características: entender que es indispensable asumir los compromisos, tomar en cuenta los propios principios éticos en los que basan su conducta, identificar todas las alternativas que se tienen ante la situación por la que están pasando, valorar las opiniones de las personas que son significativas para el sujeto dado que posiblemente estás se vean involucradas de forma indirecta, a su vez identificar principalmente la alternativa que te permita cumplir tus metas y no interfiera con tu crecimiento personal, imagina tu futuro con cada una de las opciones e identifica cuál es la que mejor te hace sentir, finalmente toma la decisión con la solución más realista y congruente con tu personalidad, asumiendo siempre sus consecuencias, ventajas y sus desventajas.

Tomar una decisión también implica aceptar que habrá algunas perdidas, decidir por lo tanto, implica comprender que no todo se puede y que al elegir algo por consecuencia se sueltan cosas, personas o situaciones, por estos motivos las decisiones que comprenden a las personas deber ser el resultado de la propia determinación y motivación, por ningún motivo deben ser el resultado de amenazas o presiones por terceras personas, sino el resultado de la convicción personal y el deseo consciente de querer ejercer la decisión tomada.

Desafortunadamente muchas personas son dependientes de otras para tomar una decisión, desde la más simple como elegir un desayuno hasta las más complejas como elegir una profesión o empleo. Tomar decisiones y enfrentar un conflicto para solucionarlo implicará tener conciencia de que los éxitos al igual que los errores se deben premiar por igual, dado que ambos terminan en aprendizaje, por ello lo único permitido castigar y evitar es la inactividad o pasividad ante una situación difícil. Luego entonces, cuando no se permite el error, en consecuencia el éxito no figurará en el sujeto, pues el éxito siempre será el resultado de fracasos resueltos y elaborados sanamente, como resultado eso hablará del propio autoconcepto ante los demás.

Nos vemos pronto con más palabras democráticas para el placer y la conciencia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido es de Changoonga.com todos los derechos reservados 2019
Cerrar