Las malas cuentas de Fidel // By Juriath Cervantes

Cuentan-que-Juriath-Cervantes-2

Por Juriath Cervantes

Que el diputado federal Fidel Calderón no siente lo duro sino lo tupido, tras la publicación de un diario nacional donde le destaparon el cochinero que dejó la Secretaría General de Gobierno cuando él estuvo al frente de la dependencia en el año 2011, cochinero de más de 211 millones de pesos que en cinco días el perre-morenista no ha sabido explicar.

Al hoy promotor de Andrés Manuel López Obrador se le ha ido en acusar persecución política y boicot -ya le aprendió al tabasqueño-, pero ha sido omiso en desvanecer una a una las observaciones que contiene la revisión llevada a cabo por la Contraloría del Estado, revisión que ya fue convertida en denuncia penal ante la gravedad de los hallazgos.
Primero fue Eva Cadena, la recaudadora veracruzana que fue captada embolsándose varios cientos de miles de pesos para financiar a Morena, y hoy Fidel Calderón, pero a Andrés Manuel le siguen saliendo operadores políticos inmersos en escándalos de corrupción.

**

Que más allá de dimes y diretes, lo que la ciudadanía exige es transparencia y rendición de cuentas ante los presuntos desfalcos que han sido documentados y evidenciados, como los que pesan contra el diputado que cobra como integrante de la bancada del PRD pero promociona a otro partido.

Los señalamientos son claros y puntuales. Uno tiene que ver con la emisión de 274 cheques irregulares por 113 millones 849 mil 782 pesos, expedidos a nombre de dos ex funcionarios cercanos al hoy legislador, la ex delegada administrativa, Cinthya Paredes Cubillo, y el ex jefe de departamento de Recursos Materiales, Cuauhtémoc González Fernández.

Dichos cheques, de manera inexplicable, fueron después endosados a nombre de otros 10 funcionarios de diferentes áreas dentro de la misma dependencia para su cobro en efectivo.

**

Que el expediente destaca también la detección de 254 operaciones financieras de gastos que “carecen de la documentación comprobatoria que avale el ejercicio de los recursos”.

Parte de esos recursos -alrededor de 58 millones de pesos- fluyeron mediante entregas en efectivo y sin comprobación. Otros se cubrieron con los cheques con número 9051, 9052, 9512, 9513, 9520, 9521, 8688 y 8689, entre otros. Los cheques fueron cobrados a través de la cuenta 04042341438 del Banco HSBC.

La presunta malversación se hizo también con recursos destinados a la compra de cemento que supuestamente era entregado como apoyo en especie, además de compras por 2 millones 219 mil 855 pesos de despensas y productos de la canasta básica, así como de consumibles y accesorios de equipo de cómputo por un millón 16 mil 49 pesos, y 1.8 millones de pesos en pago de servicios de transportación, todo con “documentación comprobatoria insuficiente”.

**

Que la cereza en el pastel dentro del expediente de la Contraloría es un pago que se hizo por un millón de pesos, por concepto de un estudio de medición justo en el año en que Fidel Calderón buscó infructuosamente la candidatura del PRD al Gobierno del Estado.

La encuesta supuestamente la levantaría la empresa “Be Emet S.A. de C.V.”, pero el cheque por el millón de pesos fue emitido a nombre de Cinthya Paredes Cubillo, ex delegada administrativa, endosado por la misma y cobrado en efectivo por Cuauhtémoc Fernández González, ex jefe de departamento de Recursos Materiales y Servicios Generales.

Esta triangulación “genera el desconocimiento de cómo el proveedor recibió el recurso”, dictaminó la Contraloría.

Peor aún: el gasto fue cargado a la partida 4103 correspondiente a “Ayudas Culturales y Sociales”, sin haberse realizado un proceso de licitación como lo marca la ley ante estos montos y sin encontrarse registros de que el referido estudio de opinión se haya llevado a cabo.

Pero el próximo lunes le sigo contando…

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x