Un -Poderoso- Cumbiero Llamado ‘Trino’ Martínez Pasalagua / By @michangoonga

El STAFF de  @michangoonga

Edi la Editorial, es la opinión exclúsiva de los Directores (MCs) de la Redacción de Changoonga.com y no busca reflejar alguna postura de la empresa y sus accionistas.
Edi la Editorial, es la opinión exclúsiva de los Directores (MCs) de la Redacción de Changoonga.com y no busca reflejar alguna postura de la empresa y sus accionistas.

Una orden suya bastó para que  hace poco más de 4 años, el 30 de marzo de 2010, la capital michoacana quedará semiparalizada cuando los transportistas realizaban el más grande de sus paros de labores en los últimos años con el pretexto de demandar un incremento a la tarifa.

Si tu vives o vivías en Morelia por esa época, recordarás las constantes y continuas manifestaciones, bloqueos y paros de diversasrutas de transporte público, que se apostaban en el Centro Histórico mientras los choferes jugaban a la baraja o se dormían en sus unidades, propiciando que los taxistas hicieran su agosto o de plano, a caminar.

Esa era la forma en que el entonces diputado local priista, José Trinidad Martínez Pasalagua, le mostraba su “músculo” al gobernador Leonel Godoy. Sacando al menos a  la mitad de rutas del transporte público en Morelia, desquiciando la ya para desde entonces desquiciada capital michoacana. Godoy por fin se cansó de los constantes retos de Pasalagua y en un acto sin precedentes  ese mismo 30 de marzo mandó granaderos a arrestar a los manifestantes y se llevaron cientos de unidades al corralón.

A final de cuentas Martínez Pasalagua era visto como la punta de lanza del grupo Reynista, a quien le debía la diputación, (aunque siempre se lo atribuía a su «capital político» de bases y militancia); era el encargado de «apretar» a Godoy para cumplir los acuerdos políticos con el priísmo que le permitió el triunfo en el 2007.  Si Leonel dejaba de cumplir en algo, se hacia pato o se le «olvidaba» entonces el líder transportista y diputado desde su curul movilizaba grupos de presión, incluso de choque, como cuando llegaban a enfrentarse a estudiantes.

Para el 28 de julio del año pasado, “Trino”, como es conocido en el mundo político michoacano, dio una orden similar a aquellas del 2010 cuando movilizó a su organización transportista llamada pomposamente, Comisión Reguladora del Transporte (compitiendo en denominación con el órgano oficial del gobierno estatal, la Comisión Coordinadora del Transporte -Cocotra-, la cual agrupa a unos 22 mil transportistas y abarca a cerca del 50 por ciento de todo el transporte público del estado, según lo dicho por el propio Martínez Pasalagua), y las unidades de sus agremiados procedieron a bloquear autopistas de Michoacán exigiendo la salida del estado de las Fuerzas Federales.

Desalojo del Centro de Morelia de transportistas liderados por Pasalagua en marzo del 2010 / Foto: OEM
Desalojo del Centro de Morelia de transportistas liderados por Pasalagua en marzo del 2010 / Foto: OEM

Este último dato ha trascendido dentro de las averiguaciones que realiza la Procuraduría General de la República (PGR) le ha entablado en su contra como parte de una presunta red narcopolítica que ha comenzando a desglosarse a partir del arraigo del ex secretario de Gobierno, Jesús Reyna.

Gracias a esas manifestaciones transportistas del 28 de julio pasado,  el vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet y su segundo contramaestre debieron desviar su ruta y terminaron emboscados y asesinados en una brecha por sicarios de Los Caballeros Templarios.

Este era el poder y la capacidad operativa de Trinidad Martínez Pasalagua, un hombre cuya carrera política fue siempre despreciada por los grupos de poder del priísmo michoacano, excepto por el ala de Jesús Reyna-Ausencio Chávez,  grupo al que servía como comodín, útil para movilizar al electorado en días de elecciones bajo su “ejército” de transportistas.    

Sus enemigos políticos, como el senador michoacano Chon Orihuela y el ex gobernador Leonel Godoy siempre vieron en él al “cumbiero” y no al adversario político, tratando de minimizar su capacidad política al provenir de las filas transportistas, como un chofer y mecánico que se le pegó al líder transportista Miguel Corona Salto, de quien aprendió mañas y relaciones políticas hasta acabar desplazándolo en cuanto influencia en el gremio.

Abstemio por necesidad, amiguero de los periodistas, recién tratado de un cáncer, Martínez Pasalagua entonces les contestaba a sus rivales “a lo bruto”, mostrándoles su poderío, movilizando huestes que igual presionaban al entonces gobernador Godoy con grandes paros y bloqueos; hasta le disputaba la dirigencia estatal de la CNOP al senador Orihuela al son de “chin chin” el que lleve los acarreados más peleoneros.  

Meme que circula en redes sociales sobre Pasalagua tras su detención
Meme que circula en redes sociales sobre Pasalagua tras su detención

Por eso buscó ampliar su capacidad organizando el Frente Amplio Sindical y Social del Estado de Michoacán (FASSEM) cuya dirigencia está a su cargo hasta noviembre próximo, organismo que aglutina a una treintena de sindicatos y organizaciones disponibles también para su movilización. Desde ahí forjo vínculos directos con el Sindicato Democrático de Empleados Municipales (Sidemm), que agrupa a algunas de las organizaciones de trabajadores de los municipios empezando por el de Morelia, donde ha buscado desestabilizar ciertas áreas de la administración del alcalde  Wilfrido Lázaro, con quien nunca llevó una buena relación luego de ser ambos compañeros de bancada en la legislatura local anterior.  

Meme que circula en Facebook sobre las relaciones con el sindicato del ayuntamiento de Morelia
Meme que circula en Facebook sobre las relaciones con el sindicato del ayuntamiento de Morelia

Y al final, en las entrevistas, o fuera de ellas, cada que tenía una oportunidad, la aprovechaba para pronunciar el orgullo de su origen “sí, yo empecé como chofer de combis y no me avergüenzo por el contrario, lo digo a mucho orgullo”, dijo en alguna entrevista que conservamos  en nuestros archivos.

Ya cayeron 2 de los primeros 4 funcionarios denunciados en septiembre del 2013 por la senadora Cocoa Calderón de tener nexos evidentes con Los Templarios acudiendo a reuniones en el rancho Las Cruces de Tumbiscatío previo a las últimas elecciones estatales. Quedan dos de apellido Ballinas, y Valencia.

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas  y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos autores la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like/ rt  y comparte!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba