Sucedió en Chinicuila; AMLO, el protagonista principal

By: Javier Lozano

Con una dosis de alegría recordé la gran importancia y el sentido humanista del presidente López Obrador.

Hace dos años exactamente recorrió algunos municipios de la zona de la tierra caliente Michoacana. La ciudadanía se trasladó en camionetas y vehículos particulares para poder observar a López Obrador; se puso el ambiente alegre; la visita de un símbolo de la lucha social regresaba a la región, esta vez como presidente de la República.

Usó su habitual recorrido a pie. Es poco probable verlo en camionetas; le gusta caminar y testificar las necesidades, demandas y carencias de la ciudadanía. Hubo concurrencia, de hecho, abarrotó el paso y las sedes oficiales para ofrecerle un saludo y la bienvenida al hombre que fue capaz de conquistar Palacio Nacional.

En mi columna de hace dos años en SDP revivía los momentos, el contacto y la convivencia del presidente con la población: una relación que con gusto y agrado establece desde sus inicios en su natal Tabasco.

Ya en el clímax de la visita, los presidentes municipales no dejaron pasar la oportunidad de tener interlocución con el jefe del ejecutivo federal; sabían que serían instantes decisivos y quizás únicos por la agenda tan apretada del mandatario. Se supo que, entre las principales figuras que acudieron, fue el actual alcalde con licencia, Antonio Medina. Tuvo éxito: entregó una de las obras más ambiciosas, innovadoras y vanguardistas como puente de conexión con el pacífico mexicano.

Como recompensa si lo podemos llamar de alguna forma, obtuvo el visto bueno de la rehabilitación y reconstrucción de la red carretera que comunica a algunas comunidades y municipios contiguos; lo que comenzó como un anhelo, se transformó en una realidad. Quizá, ese hecho, fue una de las acciones que marcó más la eficaz dimensión filantrópica del mandatario, Andrés Manuel López Obrador.

A partir de esa narrativa, revivo ese instante de mantener la esperanza de la población que hizo posible el festejo cuando AMLO cumplió. Mientras ese hecho pasó, el presidente municipal, Antonio Medina ya mantenía pláticas con el Secretario de Comunicaciones y Transportes del gabinete de AMLO.  Así, directo. Sin intermediarios ni prácticas de desgaste atendieron a Antonio Medina. Ese momento seguramente lo marcó; sostuvo una reunión con altos funcionarios de primer nivel para sellar la promesa que el jefe del ejecutivo se comprometió en Chinicuila.

Antonio Medina declaró las buenas intenciones del mandatario Obrador. Narró el instante preciso de entrega del documento al presidente, y el sí inmediato. Con la presencia de la población prometió mejorar los caminos y lo hizo. Apenas se supo que comenzarán los trabajos de infraestructura, quise revivir ese hecho; fue un precedente significativo. Hasta ese día todo quedaba en la palabra de Obrador, pero ya en los hechos, se aterriza.

Estamos dispuestos a revivir ese episodio. Chinicuila es uno de los municipios más alejados del Estado, pero, también, uno de los territorios que, por años, sufrió el abandono y la carencia Gubernamental.

Entonces, promover estas acciones me llenan de alegría. Villa Victoria está catalogado como una demarcación de muy alta marginación; era poco probable que antes lo visitaran; aunque eso se rompió con López Obrador. Por ello, nuestra intención de resaltar el papel altruista del mandatario; siempre ha sido empático, sobre todo con los lugares más necesitados. Eso generó una gran expectativa. De ahí la importancia de narrar la crónica de los hechos.

Justamente esa ha sido la política del presidente: ayudar a quien más lo necesita. Chinicuila de verdad lo requería; el abandono predominó por años, sin embargo, los instrumentos de acción y ayuda que estableció el mandatario además de hacer frente a las prioridades, dejó un buen sabor de boca en aquel municipio enclavado en el noroeste del estado. Así, Villa Victoria tiene otro rostro; innovador, vanguardista. Se lo merece, realmente.

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x