¿Cuál es el sentido de tu vida? // By @Yhcc87

emilio-chavez-la-mayeutica-02

Por Emilio Chávez

Mes de Diciembre, según la OMS es la época donde se dan más los casos de depresión y se lleva a cabo el suicidio en un aumento del 40% en esta temporada.

El último mes del año cargado de celebraciones navideñas y encuentro del nuevo año, que deberían ser motivo de felicidad, es una preocupación a nivel social por las cifras de suicidio. En el año 2012 se registraron más de 804,000 personas que se quitaron la vida a nivel mundial, y según los expertos por cada uno de esos casos 20 intentaron realizarlo es decir entraron en depresión.

Los especialistas expresan que no se podría generalizar al decir cuál es la causa principal, ya que este fenómeno es multifactorial. Las deudas, la falta de dinero, el aumento de peso, la pérdida reciente de un ser querido, metas no logradas, el desempleo, sufrir un abuso, etc.

En los campos de concentración nazis es decir los campos de exterminio, donde se dieron los actos más inhumanos de la historia del hombre, se decía ¿“lanzarme contra la alambrada”?. Esta era la frase que se utilizaba en el campo para describir el método de suicidio más popular: tocar la cerca electrificada. A pesar de que las expectativas de vida, consideradas objetivamente y aplicando el cálculo de probabilidades, eran muy escasas muchos hombres no recurrieron al suicidio.

¿Porque muchos hombres no decidieron lanzarse contra la alambrada si las condiciones inhumanas eran semejantes? El psicólogo Viktor E Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la logoterapia. Sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau, describía que: “El prisionero que perdía la fe en el futuro-en su furo-estaba condenado”.

El psicólogo menciona dos casos: “Ambos prisioneros habían comentado sus intenciones de suicidarse basando su decisión en el argumento típico de que ya no esperaban nada de la vida…A uno le quedaba un hijo al que adoraba y que estaba esperándole en el extranjero. En el otro caso no era una persona que le esperaba, sino una cosa, ¡su obra! Era un científico que había iniciado la publicación de una colección de libros que debía concluir. Nadie más que él podía realizar su trabajo, lo mismo que nadie más podría reemplazar al padre en el afecto del hijo” El hombre en busca de sentido. Ed. HERDER. Pag.47. En ambos casos se trataba de hacerles comprender que la vida todavía esperaba algo de ellos.

El hombre que se hace consiente de su responsabilidad ante el ser humano que le espera con todo su afecto o ante una obra inconclusa no podrá tirar nunca su vida por la borda. Ya que conoce el “porque” de su existencia. El sentido de la vida en una persona constituye una fuerza primaria, y este difiere de un hombre a otro, de un día para otro, de una hora a otra hora. Así pues, lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado concreto de la vida de cada individuo en un momento dado.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar