Rebelde a los 15… El privilegio de la salud mental.

Cada período histórico tiene sus causas de muerte temprana diferentes: la falta de higiene, la guerra, las drogas, el hambre... ¿Será que estamos entrando a un tiempo donde la juventud decide su muerte?

By: Itzia Ramos

ITZIA

Hace unos días hablaba con unas compañeras de la prepa. Una de ellas mencionó que quería ser una mejor persona y nos pidió ideas para llegar a ello. Yo, como usualmente hago, comencé a hablar de los milagros de la terapia y de como eso podría ayudar. Ella me respondió “iría si pudiera, pero eso me costaría un ojo de la cara”.

Según la OMS, para 2020 la segunda causa de incapacidad será la depresión. Ciertos grupos, como las personas jóvenes, se ven particularmente afectados… se discuten varios factores, como la hiperestimulación que conllevan las redes sociales, el panorama del mundo en el que nacimos, la combinación de esto con nuestro cóctel de hormonas, etc etc etc. Es interesante como mi generación es, en mi opinión, la que cuenta con más conocimiento sobre la importancia de la salud mental e igual se queda corta por no contar con la ayuda necesaria.

En el día a día, cara a cara, esta vulnerabilidad no parece existir. Sigue siendo un secreto bien guardado. Pero busca bien en el internet y encontrarás comunidades, grupos de apoyo, cientos de chicas y chicos admitiendo “No estoy bien. Pero no sé qué hacer.” Y a la falta de ayuda se improvisan terapeutas, voluntarios con una carente capacitación, tan sólo la ilusión de ayudar a alguien más.

Claro, estas son las personas con acceso al internet. No quiero ni pensar cómo lo llevan quienes no tienen la existencia de estas condiciones y probablemente nunca la tendrán.

¿Cómo usualmente se ha llevado, tal vez? Bajo el manto del silencio, especialmente en hombres, por lo mal que se ve expresar emociones. Encontrando mecanismos que te hacen más mal que bien pero qué se le va a hacer. Qué se le va a hacer si no sólo está la barrera económica, sino un tabú de décadas y décadas que es muy difícil romper.

Los resultados se están mostrando. Para cuando escribo esto, llevamos más de 50 suicidios en Morelia en 4 meses. No es un problema exclusivo de contemporáneos míos, mas las cifras demuestran un alza. Lo que sea que estemos haciendo NO está funcionando, y este es el mejor momento para romper el silencio, para dejar la pena de lado y aceptar que si esto no se controla los resultados serán catastróficos.

No es suficiente sugerir hacer ejercicio, tomar agua, pensar positivo, tomar siestas. Necesitamos una estrategia en la que los diferentes tratamientos sean, como un primer paso, de un precio accesible a todos los sectores (La terapia no puede ser gratuita por distintas razones. Dejo un texto al final que lo explica con más claridad). De nada sirve romper un tabú si la ayuda no va a llegar jamás.

La hora de terapia familiar en el sector privado, por ejemplo, ronda en los 400 pesos. El salario mínimo es de 100 al día. Supongamos que para tener un seguimiento se tuviera que asistir una vez a la semana; ¿Cómo se supone que alguien que se mantenga de esta cantidad lo costeé, para él/ella o sus familiares?

Cada período histórico tiene sus causas de muerte temprana diferente. La falta de higiene, la guerra, las drogas, el hambre… ¿Será que estamos entrando a un tiempo donde la juventud decide su muerte? No me gustaría averiguarlo… aún es tiempo de cambiar.

 

Itzia Ramos, ferviente defensora de la libertad y de los tacos al pastor con piña. Escribe poesía en su tiempo libre.

Fuentes: https://www.cop.es/colegiados/m-00451/psicoter.htm (¿Por qué la terapia debe tener un coste?)

https://www.jornada.com.mx/2008/12/28/index.php?section=sociedad&article=034n1soc (En 2020, la depresión será la segunda causa de incapacidad en el mundo: OMS)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar