Piden Justicia Por Perrita Callejera Asesinada Por Policías

STAFF/@michangoonga

La triste historia de maltrato animal en la que se acusa de abuso policial a elementos de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB), ha inundado las redes sociales en los últimos días conmoviendo a toda España y buena parte del mundo.

Es la historia de Sota, una perrita que vivía en la calle junto a su dueño, un joven sin hogar que vende pulseras a los transeúntes para sostenerse de la misma manera que hacía con su compañera de cuatro patas.

 

Todo comenzó el martes pasado, cuando la inseparable pareja estaba sentada en la acera de un hotel de la Gran Vía de Barcelona, él ofrecía sus pulseras como hace cada día y Sota simplemente lo acompañaba; sin embargo, personal del establecimiento llamó a la Guardia Urbana para solicitar que fueran removidos del lugar pues daba mala imagen, informa el portal Código Nuevo.

El trágico asesinato a la perrita se dio el martes pasado, cuando ella se encontraba sentada en la banqueta de un hotel de la Gran Vía Barcelona, él ofrecía sus pulseras como hace cada día y Sota simplemente lo acompañaba, pero personal de la Guardia Urbana llamaron a elementos de seguridad para que los quitaran por dar mala imagen al lugar.

Al sitio llegaron elementos de la GUB y solicitaron al joven que mostrara sus documentos para identificarse, fue entonces que la perra comenzó a ladrar, y según la versión de los uniformados, habría tirado una mordida, pero testigos aseguran que el animal en ningún momento los agredió.

Sota fue sometida por uno de los hombres que le colocó la rodilla en el cuello y en seguida le disparó con su arma en la cabeza dejándola agonizante durante unos minutos antes de que muriera.

En el video que se ha difundido sobre lo ocurrido, un hombre relata la escena y cuenta que el joven sólo agredió al oficial luego de ver a Sota en el suelo.

Las personas han argumentado en redes que Sota nunca fue agresiva y resaltan que en el informe médico del agente que recibió un golpe durante la escena, no figura ninguna mordedura de perro.

Por supuesto, las redes sociales también se han volcado para denunciar la injusticia y la violación de derechos a la que el chico se enfrenta en su vida diaria y que se agravó en aquel momento.

El acto ha provocado la indignación de cientos de personas que ahora claman justicia para Sota y que incluso se conglomeraron hace unas horas para manifestarse en las principales calles de la ciudad por lo sucedido.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar