Pequeño Angelito Murió Por Bala Perdida Y Donó Sus Órganos

STAFF/@michangoonga

El pequeño Donovan, un niño de cinco años de edad, murió al ser impactado por una bala perdida cuando estaba junto con su familia festejando el Año Nuevo, lamentablemente murió por lo que sus familiares donaron sus órganos, con lo que dará vida a otros niños.

Donovan se encontraba en el patio de una vivienda ubicada en calle Cerrada de las Flores, colonia Ejidal San Isidro, en Cuautitlán Izcalli en una fiesta de Año Nuevo, su familia platicaba y convivía, mientras que el niño de cinco años se quedó dormido en las sillas, al lado de su padre, Vicente, que se levantó inmediatamente cuando un ruido casi imperceptible lo alertó y observó la trágica escena, cuando la cabeza de su hijo empezó a sangrar.

Vicente, padre del niño, difundió en redes sociales los hechos, pidiendo a las personas tomar conciencia de lo que significa disparar al aire, hecho que mantiene en luto a una familia y lleno de tristeza.

“Un estúpido, un imprudente disparó a mi hijo. Lamentablemente (la bala) le cayó en su cabecita”

“Espero que el idiota que hizo esto lo vea y decirle que no le guardo rencor, simplemente la vida se lo va a cobrar más de lo que me quitó a mí. Nuevamente amigos, espero que tomen conciencia sobre esto”

El padre de Donovan, anunció que su familia decidió donar los órganos de su hijo, pues a pesar de su edad, el niño le gustaba ayudar a los demás.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar