Pan y circo// By Camila Cienfuegos

editoriales

camila cienfuegos

Por Camila Cienfuegos (La mujer que alimenta a los elefantes)

Todo mundo se volcó en contra del Piojito Herrera que, muy furibundo, fue hacia el comentarista deportivo Martinoli para propinarle un tocón que ni morete le dejó. Pero recuerdo que desde sus tiempos de futbolista, el Piojo era agresivo, peleonero de mecha corta, y en términos generales, el fucho mexicano siempre ha sido así. La educación es la educación dentro y fuera de la cancha, y prueba de ello es que el mejor futbolista mexicano de toda la historia, hasta carrera universitaria tenía y no se caracterizaba por pleitero.

Error sería pensar que el futbol, como lo conocemos en el duopolio televisivo, es un verdadero ejemplo de valores, de lealtad, de honestidad. En cambio, en cada error de tiro por parte de un futbolista, lo primero que veo es a un frustrado jugador escupiendo horrible gargajo en el césped o expulsar de manera grotesca los mocos (¡wacalaaaa!). En el futbol tanto nacional como extranjero, solo veo a estrellas y celebridades arrojarse al pasto como verdaderos maricones en cuanto sienten un rozón del oponente más cercano para provocar su expulsión, amonestación o tiro penal. Un gol fácil.

Cosa contraria se ve al jugar a las mujeres que ensangrentadas por algún encontronazo, no paran de chutar el balón.

En la agenta pública hay muchas cosas de qué preocuparse, ocuparse y hasta desentenderse. A mí por ejemplo, no me gustan mucho las noticias de finanzas porque no les entiendo mucho y suelo desentenderme de ellas, pero me atraen las cuestiones políticas. También hay gente que gusta desentenderse de la cosa pública y prefiere invertirle tiempo al futbol. Pero también hay gente que cree que es obligación estar atentos a los viajes de la Gaviota como si de monitorearle sus quehaceres fuera santa obligación republicana y patriótica.

Entiendo que al Piojo Herrera –y por la última información que puedo apreciar desde tierras lejanas-, le ha costado la chamba haberle dado un zape a Martinoli, pero cuando también se han documentado las agresiones físicas de políticos hacia periodistas, nadie se solidariza de la misma manera con ellos; pocos se solidarizan para pedir renuncias.

 Tal parece que ante la falta de renuncias efectivas por la verdadera incompetencia en el gobierno, ahora queremos achicharrar a gente que ni al caso, y no solo es el Piojo, también su hija que se vio inmiscuida en la penosa trifulca, y hasta el cazador gringo que mató a un León de nombre Cecil, y por el que previamente pagó 50 mil dólares como lo hace cualquier cazador legal por un ejemplar en subasta.

 No renunció nadie del gabinete de seguridad de Peña Nieto por la vergonzosa fuga del Chapo pero queremos linchar a la selección mexicana de futbol por su mediocre participación en la copa de no sé qué.

El futbol es un reflejo de lo que somos como sociedad ¿para qué alarmarse?

LA GAVIOTA

Alguien me preguntaba si en el matrimonio de EPN y Angélica Rivera había problemas; yo le respondí que sí, pues no es natural que la dama haya decidido permanecer en Europa luego de la gira a Francia y mantenerse dentro de la lente de los paparazzis, y abonar así a la incertidumbre, chisme y decires en los corrillos de la política.

Esta señora sí que sabe cómo encolerizar a su marido

¿Qué esperan los mexicanos de una primera dama?

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros publicados en ella y deja en sus respectivos autores la responsabilidad de todos los pensamientos que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus cabecitas. Si te gusta, ¡dale like/ rt y comparte!

¿Tienes ideas y/o algo qué decir? Manda tu texto a [email protected]

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido es de Changoonga.com todos los derechos reservados 2019
Cerrar