Niña Grabó A Su Abusador Para Poder Denunciarlo Y Su Familia Le Creyera

La niña de 12 años logró grabar el momento en que su tío, un tipo de 43 años identificado como Leandro Sebastián, abusó sexualmente de ella.

STAFF/@michangoonga

Los terribles hechos ocurrieron cuando la pequeña decidió buscar la manera de grabar pruebas para detener el abuso al que había tenido que estar sometida durante algunos años, esto sucedió en la localidad bonaerense de Morón, Argentina.

Los padres contaron que el primer indicio sobre el comportamiento de Leandro fue luego de que la mamá de una compañera de su hija escuchó unos audios donde la víctima hacía la confesión y no dudó en mostrarlos para alertar sobre el peligro.

“Hola, no sabes lo que me pasó, mi tío me tocó la cola y la chucha. Estábamos los cuatro en la cama y me desperté con él tocándome. Yo cerraba las piernas y él hacía más fuerza. Como que me quiso violar”, fueron las palabras de la menor.

Posteriormente la menor, al ser cuestionada sobre lo sucedido, dijo que había gritado “tengo que hacer pis” y se había ido al baño para interrumpir el abuso. Además, expresó que se había quedado en shock y por eso no le había contado nada a su tía.

Luego de esto, los padres le mostraron los audios a la suegra del tío abusador, ella les pidió que no le dijeran nada a la esposa, pues estaba embarazada después de muchos tratamientos y ya había perdido cuatro bebés.

Los padres se dejaron conmover y retiraron de inmediato a su hija sin decir nada, pero comunicaron la situación con la psicóloga de la niña para trabajar todo en terapia.

Pese a las precauciones el sujeto volvió a atacar a la menor, ella aseguró que su tío le había tocado la pierna nuevamente.

Durante una clase de Educación Sexual Integral en la escuela, la pequeña agredirá levantó la mano y delante de sus 35 compañeros dijo: “A mí me pasa, mi tío abusó de mí”.

La madre refirió que la confesión alarmó a las autoridades escolares, quienes de inmediato abrieron un expediente al comunicar lo sucedido al gabinete psicopedagógico y derivar la información a un centro de niñez.

Los años de abuso y las omisiones por parte de su familia para castigar al abusador causaron que la niña, desde los 6 años, padeciera retraso escolar y enuresis, hacer pipí de manera involuntaria durante el día o por las noches en la cama.

Tiempo después hubo un nuevo caso en una fiesta familiar, donde Leandro Sebastián levantó de atrás a su sobrina y colocó la mano sobre su pubis, ella lo narró una y otra vez y empezó a tener una necesidad desesperada de hablar de eso, pues el abusador esperaba el mínimo descuido de la familia para atacar. En este sentido, la niña tuvo que pensar en un plan.

La pequeña organizó un tour que a su papá le pareció raro. Primero fueron al fondo, después, se llevó al abusador a una habitación, en cada oportunidad en que su papá se separaba, él agresor sexual aprovechó para tocar a la pequeña. Todo quedó captado por las cámaras instaladas durante la remodelación.

“Al salir del dormitorio, Leandro vio el monitor. Triunfante, V. le comentó, como al pasar: ‘¿Viste que mis papás pusieron cámaras de seguridad?’ El hombre miró la cámara y, al salir, presionó el cuello de la nena como advertencia. “Me apretó el cuello y me dolió mucho”, aseguró la menor.

“V. lo llevó por todos los lugares de la casa donde habíamos instalado cámaras. Cuando me enteré -me hizo escuchar los audios en que se lo contaba a su niñera, porque no se animaba a decírmelo- y vi que los videos coincidían exactamente con lo que mi hija nos relataba, nos desesperamos”, contó el padre en entrevista.

Ese momento fue crucial para que los padres de la niña actuaran y fueran con las autoridades: “hablamos con ella y le dijimos que se quedara tranquila, que su mamá y su papá iban a hacer lo que tenían que hacer para que nunca más le volviera a pasar”.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar