#Morelia Crónica: En La Procesión Del Silencio No Faltó El Payaso Ni El Papero Irrespetuosos

La Procesión Del Silencio Se Realiza Desde 1976 En La Ciudad De Morelia

STAFF/Laura [email protected]/Paola [email protected]

Fotos Vía: Laura Avalos-@MLAvalos23/Paola Mendoza-@paolamenrd
Fotos Vía: Laura [email protected]/Paola [email protected]

Las inmediaciones de Las Tarascas y la Calzada Fray Antonio De San Miguel fueron el punto de reunión para quienes participarían en la procesión del silencio que se realiza en la ciudad de la cantera rosa de manera ininterrumpida desde 1976.

En banquetas y balcones de la Avenida Madero ya se encontraban esperando el paso de esta marcha silenciosa, la mayoría de las personas apreciaba el silencio e insistía a quienes interrumpieran este espacio de luto.

La procesión inició con penitentes (Los famosos encapuchados) vestidos del color que representa el sacrificio, morado, quienes avanzaron en silencio y portando un estandarte con la leyenda Cofradía de matraqueros”.

Luego de ellos, el contingente que llevaba por nombre “la penitencia”, quienes abrían paso a esta procesión irrumpiendo el silencio al sonar matracas al compás.

Quienes se encontraban caracterizados de soldados, también portaban matracas que sonaban, en esta ocasión acompañados de tambores y trompetas.

Al acercarse a las inmediaciones del templo de las Monjas, se comenzaban a vislumbrar velas encendidas que se encontraban posadas en un cartón que mantenía la llama viva para iluminar el paso de las cofradías.

Luego de la larga espera para que arribar a Catedral, algunos ciudadanos comenzaron a olvidar el momento de silencio que se guardaba, quienes fueron silenciados por los demás asistentes.

También, en esta marcha que se supondría fuese del todo silenciosa, se escuchaba de fondo a vendedores de papas y así al acercarse rumbo a la plaza Melchor Ocampo, un payaso de fondo interrumpía este silencio luctuoso.

El sonar de las matracas de Catedral indicaban que la imagen de la Mater Dolorosa, en compañía del resto de las imágenes y cofradías que participaron en la edición número cuarenta y tres que arribaba al corazón del primer cuadro de la ciudad.

Detrás de las vallas, las personas sentían la compasión al paso de la imagen de la Mater Dolorosa, y atentos esperaban el mensaje que dirigiría el Arzobispo, Carlos Garfías Merlos, al arribo de ésta.

Luego del mensaje en el que invitó a los asistentes a encomendar sus penas a esta imagen, la procesión siguió su curso rumbo al templo de Capuchinas, el cual es precursor desde sus orígenes siendo presidida desde sus orígenes por el presbítero, Joaquín Altamirano Rodriguez.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar