#Michoacán Damnificados De Peribán, Cuándo Cumplirá Silvano Promesa De Reubicación

STAFF/Alejandro Amado

damnificados Peribán tromba

Pasaron casi dos semanas del desbordamiento del Río Cutio que dejó nueve personas fallecidas y tres desaparecidos, y las familias que perdieron sus viviendas se preguntan cuándo será que el gobernador Silvano Aureoles haga efectiva la promesa reubicarles.

Sobre la casa de José Trinidad Torrero policías colocaron una cinta roja para indicar que el inmueble no es seguro.

Desde entonces no ha acudido a su trabajo como cortador de aguacate para cuidar que no vengan a tirarle la casa, refiere. Aunque su domicilio estaba a unos metros del margen del rio, en una zona de riesgo, el mandatario estatal se comprometió a reubicarles y ahora son docenas las personas que se preguntan si esa promesa se cumplirá.

El pesar y el desánimo por perderlo todo es inocultable en el rostro de Trinidad quien si bien reconoce que hubo una parte de su casa que quedó irrecuperable, se resiste a que sea demolida una parte de lo que tanto esfuerzo familiar constó construir.

“Es algo que jamás se había visto, y llevo viviendo aquí desde 1984. Incluso ni los más viejos recuerdan algo así”, manifiesta y desconfía de las versiones que dicen que se debe a la sobreexplotación del suelo que han hecho los empresarios aguacateros.

De la parte que quedó inhabitable, muestra los restos de un vitro piso que no tenía ni un año de haber colocado. El baño estaba prácticamente en la orilla del margen del río, justo en una curva que da a la privada de Javier Mina.

“Me avente casi tres años pa’ juntar el dinero pa’ construir esa casita. Apenas le había puesto el vitro piso, le acababa de poner sus puertas. Era mi ilusión esa casa que habíamos hecho con tanto sacrificio con mi esposa y mis hijos que me ayudaron para fincarla. Si me voy me la tumban los policías”, refiere.

Añadió que no hace falta más ropa, pues de hecho se está convirtiendo en un problema pues hay personas que van por bolsas enteras al Auditorio Municipal pero luego sólo escogen las prendas de su agrado y abandonan en la calle el resto.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar