Los medios hoy… AMLO el conservador

Es en la #4T donde se confunde la idea de izquierda y derecha, es con López Obrador donde se embrolla el progresismo y el conservadurismo.

By; Camila Cienfuegos (Rosilla)

camila

En la política, el conservadurismo siempre ha estado asociado a la derecha, a la reacción, al empeño de aferrarse al pasado, a las viejas costumbres y a transitar lento hacia la modernidad.

Se podría decir que su contraparte es el progresismo, es decir, la idea de avanzar en todos los sentidos, de revolucionar y transitar con firmeza hacia el futuro. Pero es en la #4T donde se confunde la idea de izquierda y derecha, es con López Obrador donde se embrolla el progresismo y el conservadurismo. De hecho, solo hay que escuchar a #AMLO para confirmar que la línea que separa al conservadurismo del progresismo es prácticamente inexistente, y basta con observar sus actos para caer en cuenta que la Cuarta, desde el Ejecutivo hasta el Legislativo, no son más que un atajo de derechistas disfrazados de izquierdistas empeñados en regresar a la Constitución de 1917, en abrogar reformas estratégicas y adoptar las normas del pasado, en desdeñar la división de poderes y concentrar las atribuciones en una persona, en destruir un proyecto aeroportuario del siglo XXI para construir otro enclavado en el siglo XX, en otorgar contratos directos a amigos (como se hacía en el pasado) en desmedro de los concursos y licitaciones públicas.

El conservadurismo de quienes se hacen llamar liberales es tal, que proponen desde un toque de queda para mujeres, regalo de vaquillas para mitigar la violencia y el crimen organizado, hasta para decidir la temperatura de la cerveza que el ciudadano deberá comprar con su dinero.

Son reaccionarios de clóset porque tienen la capacidad psicológica de crear enemigos ficticios, incluso para asegurar que los asesinatos multitudinarios son obra perversa de conservadores para hacer quedar mal a este gobierno de Cuarta.

Por eso no deberíamos “los conservadores” de sorprendernos, finalmente somos la encarnación del enemigo imaginario de López, somos sus adversarios, los que cometemos en único pecado de opinar y criticar.

 

ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES (RIP)

Y hablando de conservadurismo, AMLO reveló que acabará con las ZEE, y una de ellas está asentada en Lázaro Cárdenas, la cual aspiraba a ser un importante corredor comercial, de tránsito marítimo, turístico e industrial. Uno de sus principales promotores era el diputado morenista Alfredo Ramírez Bedolla, quien al principio llamó a defender el polígono independientemente de cuestiones partidistas y hoy se ve obligado a recular ante el sacrosanto mandato de López.

Quizá para rescatarle un poco de dignidad y a manera de maroma, ahora propone que se llame “Zona Libre Fronteriza” y que conserve más o menos las mismas atribuciones que las ZEE tenían en su proyecto original. Lo cierto es que si AMLO se empeña en su “conservadurismo”, solo condenará al puerto al ostracismo.

OTRO ASESINATO

Al momento de redactar estas líneas me entero del asesinado del director de Seguridad Pública de #Zamora, Daniel Torres, aun cuando las heridas por el artero homicidio del alcalde de Nahuatzen, Daniel Otlica, siguen abiertas. El alcalde morenista de ese municipio, Martín Samaguey confirmó el deceso del también exmilitar.

 

¡Excelente lunes para todoooooooos!

 

 

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba