Lo Que Nos Faltaba: La Antártida Registra Su 1ra Ola De Calor 

Se  clasifica como ola de calor a un período de tres días consecutivos en el que se registran temperaturas máximas y mínimas muy altas

STAFF/@michangoonga

Esto se está poniendo feo: De manera inédita pero sobre todo preocupante, se ha registrado un evento de ola de calor en la estación de investigación Casey, en la Antártida Oriental, durante el verano del hemisferio sur 2019-2020, lo que representa la 1era oleada de calor en la Antártida, generando efectos inmediatos, entre ellos el derretimiento de gruesas capas de hielo.

Así lo reportaron investigadores del Programa Antártico Australiano quienes compartieron sus hallazgos con la comunidad científica los cuales fueron publicados en la revista Global Change Biology, advirtiendo los autores que dichos cambios en esa zona podrían afectar los patrones climáticos globales.

La investigación señala que entre el 23 y el 26 de enero, el equipo de investigación en Casey, en el oeste de Australia, registró las temperaturas máximas y mínimas más altas jamás vistas en la base; y durante el período, las temperaturas mínimas fueron superiores a cero grados Celsius, mientras que las máximas alcanzaron un máximo de 7,5 grados.

Para el 24 de enero, el equipo de Casey registró una temperatura alta récord de 9.2 grados Celsius, 9 grados más que el máximo promedio de la estación. Pero al mismo tiempo, también se registraron temperaturas récord en la Antártida Argentina. El mes pasado, la temperatura más alta jamás registrada, 18,3 grados, se registró en la estación de investigación argentina Base Esperanza.

Ante este panorama, los autores del estudio dijeron que los efectos locales del cambio climático podrían tener un impacto global: “La Antártida puede estar aislada del resto de los continentes por el Océano Austral, pero tiene impactos mundiales”, pronunciaron.

Y agregaron que se “Impulsa la cinta transportadora oceánica global, un sistema constante de circulación oceánica profunda que transfiere el calor oceánico alrededor del planeta, y su capa de hielo derretida se suma al aumento global del nivel del mar”.

En tanto, la coautora del estudio, Dana Bergstrom, explicó que en un principio el calor podría afectar positivamente a las poblaciones locales, pero también podría provocar sequía y estrés por calor en especies adaptadas para el frío.

Cabe señalar que se  clasifica como ola de calor a un período de tres días consecutivos en el que se registran temperaturas máximas y mínimas muy altas. Si bien un aumento en las inundaciones de agua de deshielo asociadas con temperaturas más altas podría proporcionar agua adicional a dichos ecosistemas, ayudándoles a corto plazo, también podría desalojar las plantas y cambiar radicalmente la composición de las comunidades de invertebrados y microbios.

 

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x