Legisladores Piden Que La Federación ‘Blinde’ Al DF De La Venta De ‘Krokodil’

STAFF / @michangoonga

Ante el revuelo mediático y la preocupación colectiva de un sector de la población, legisladores de la Asamblea Legislativa de krokodil droga brazola Ciudad de México han exhortado al Gobierno y a la Secretaría de Salud a que tomen las medidas necesarias para impedir la venta y la distribución de la droga que ‘se come’ el cuerpo conocida, el ya famoso ‘krokodil’.

Esto derivado de que las sustancias con las que se elabora el “krokodil” son relativamente fáciles de conseguir, pues la desomorfina puede ser fácilmente elaborada a partir de la codeína, presente en jarabes o tabletas, en un proceso que resulta similar a la síntesis de metanfetamina. No obstante, la desomorfina sintetizada de esta forma es altamente impura y se encuentra contaminada con varios subproductos orgánicos e inorgánicos, tóxicos y corrosivos”, según advirtió el diputado del Partido del Trabajo, Rodolfo Ondarza Rovira.

El diputado Ondarza refirió el consumo del ‘krokodil’ “ha provocado la amputación de miembros y que también ha causado osteomielitis, sobre todo en los huesos de la mandíbula, de la cara, además de causar llagas y úlceras en la frente y cráneo, así como necrosis en tejidos blandos como orejas, nariz y labios, y daños hepáticos y renales irreversibles que se suman a los daños en sistema nervioso central y que conducen a la muerte de los consumidores”.

Considerando que están ante un grave peligro, los diputados exhortan al Gobierno federal a que elabore una norma oficial de emergencia en la que se estudien los riesgos y se anticipen las políticas sociales para evitar la comercialización de los productos farmacéuticos con codeína, y en la que se informe a la población sobre los graves riesgos de la desomorfina.

Consumir “krokodil” conlleva la aparición de graves úlceras y erosiones en la piel que dejan al descubierto hasta los huesos, ‘comiéndose’ literalmente el cuerpo humano. Al cabo de un mes sus daños son irreversibles. La mayor amenaza de esta droga reside en su bajo coste —menos de un dólar la dosis— y en su alto nivel de adicción (basta con una o dos inyecciones para que la persona se vuelva adicta).   

En México el primer caso del uso del ‘krokodil’ fue confirmado a finales del 2013, en Vallarta, Jalisco, ante la visita de una turista estadounidense adicta a la sustancia.

*Con info de AGENCIAS

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar