Las Calaveras

Por Fernando Juárez «El Sargento«

Hombre sabio sin estudios, interesado en la lectura y en lo paranormal, conductor de un Podcast de corte esotérico, sus principales objetivos son lograr entender un poco más con cada día que pasa, ver coronarse campeón al Atlante y llegar a tener una colección de libros que si bien no compita con una biblioteca pueda ocupar un cuarto de 3 por 3, eso sí, todos leídos y comentados. Espacio dedicado a la sugerencia de lecturas de diversos temas, a la especulación de temas paranormales, reflexivos y misteriosos, sitio donde se abordaran cuestiones que bien pueden creerse vánales o irreales pero que todos en algún momento han escuchado, leído o vivido
Hombre sabio sin estudios, interesado en la lectura y en lo paranormal, conductor de un Podcast de corte esotérico, sus principales objetivos son lograr entender un poco más con cada día que pasa, ver coronarse campeón al Atlante y llegar a tener una colección de libros que si bien no compita con una biblioteca pueda ocupar un cuarto de 3 por 3, eso sí, todos leídos y comentados. Espacio dedicado a la sugerencia de lecturas de diversos temas, a la especulación de temas paranormales, reflexivos y misteriosos, sitio donde se abordaran cuestiones que bien pueden creerse vánales o irreales pero que todos en algún momento han escuchado, leído o vivido.

En esta ocasión les platicaré de una de las tradiciones mexicana que están próximas a realizarse y también tristemente próximas a desaparecer.

Antiguamente se les llamaba “panteones” y son aquellos versos burlones que se componen cada 1 y 2 de Noviembre en honor al Día de Muertos, son una oportunidad para poder expresarse libremente y decirle sus verdades a los políticos, gobernantes, amigos y familiares.

Se le considera un tipo de literatura valiente pues nunca es fácil decirle sus verdades a la gente, por más mal que nos caiga o por mucho odio que les tengamos, y más aún en nuestro país donde nos sigue importando demasiado el “qué dirán”.

Se supone que esta tradición mexicana se viene realizando desde el siglo XIX, pero fue hasta la década de 1960 cuando comenzó a cobrar mucha popularidad y se volvió una herramienta de rebeldía para poder señalar los errores del gobierno, al grado de que las “calaveritas” eran censuradas usando inclusive la fuerza policiaca y militar.

En las hemerotecas actuales casi no quedan registro de las páginas que dedicaban los principales diarios a las calaveritas, las pocas que hay están censuradas o misteriosamente rotas, sin duda la mano del gobierno que en aquella época no les gustaba ser la burla aunque fuera por un solo día.

El miedo de los editores y escritores llegó a ser tanto que hubo un momento en que las revistas y periódicos dejaron de publicarlas por las multas, amenazas y madrizas que se ganaban tanto los que trabajaban en las imprentas como los voceros que iban gritando los versos por las calles del centro de la Ciudad de México, dichos cariños y muestras de afecto casi siempre eran repartidas de manera gratuita por la temible Policía Secreta, que supuestamente ya no existe.

De una manera extraña cuando la represión era más notoria apareció dela nada una especie de periódico independiente llamado “La patria Ilustrada”, se vendía por pocos centavos y contenía cientos de calaveras que la gente mandaba y escribía burlándose de los jefes de las fábricas, de los soldados, de los burócratas y de quien se dejara.

En ese mismo periódico hizo sus aportes al género del terror el maestro José Guadalupe Posadas, aunque lo hizo desde ultratumba. Si les suena el nombre es porque ese señor era lo que actualmente la gente mamona conoce como “Artista plástico”, practicaba el grabado, la acuarela, la escultura y el óleo.

Sus obras más memorables son sus calacas, principalmente “La Catrina”, que si todo sale bien espero este la imagen para que puedan apreciarla, por desgracia, Don Lupe trabajaba casi de a gratis, y aunque sus diseños son mundialmente reconocidos la fama le llegó muy tarde y murió en la pobreza absoluta en 1913.

Así es a grandes rasgos el origen de las calacas en verso, las calacas en dibujo y unas cuantas líneas de José Guadalupe Posadas, mejor conocido como “El Novio de la Muerte”.

[email protected]

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas  y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos padres (autores) la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like/ rt  y comparte!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido es de Changoonga.com todos los derechos reservados 2019
Cerrar