La Relación Entre El Asesinato De Kassandra Y La Matanza De La Ruana // By @ellycastillo

By @ellycastillo

Elly Castillo es un pachuco bien cholo y más chundo con 12 años de experiencia en el periodismo michoacano quién además de ser un chichinfla bien malafacha cooordina al equipo de Changoonga.com y claro, baila el tibiritabara!
Elly Castillo es un pachuco bien cholo y más chundo con 12 años de experiencia en el periodismo michoacano quién además de ser un chichinfla bien malafacha cooordina al equipo de Changoonga.com y claro, baila el tibiritabara!

En memoria de Kassandra Bravo y Manolo Mora, dos jóvenes michoacanos que NO debieron morir.

Ambos casos tienen sobre todo algo en común: Parecen un montaje armado para salir del paso de las críticas y aparentar lo que no hay en Michoacán: Mejoría.

Diciembre culmina rojo para los michoacanos, reafirmando esa tésis popular que dicta que lo que mal empieza mal acaba.

Tanto el salvaje asesinato de la joven enfermera Erika Kassandra Bravo de 19 años, cuyo cadáver fue encontrado desollado el pasado 6 de este mes en una comunidad de Uruapan, como la matanza de 11

personas por el choque de dos grupos de fuerza rural antagónicos pero legalizados por las autoridades el día 16, cimbraron al estado, retornaron a Michoacán a los espacios estelares de la prensa que le había “arrebatado” Guerrero, y pusieron en el  panorama la gran pregunta a propósito de todo esto: ¿ha servido la estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto para rescatar a la entidad que fue el inicio de la jaqueca social que hoy padece?

Pues la respuesta es: No. Estos dos casos son la punta del iceberg, son un mero ejemplo de que en Michoacán las cosas no han mejorado, que están al menos igual si se quiere ser optimista, a como estaban antes del  15 de enero del 2014, cuando fue formalizada la llegada de Alfredo Castillo Cervantes con su título nobiliario plenipotenciario de Comisionado federal para la seguridad y el desarrollo de Michoacán, que popularmente se ha traducido como “el Virrey”.

Más allá de la percepción ciudadana, de la opinión de la gente y de los opinólogos como yo, los números son quienes muestran, exhiben, revelan que definitivamente las cosas  “No” han mejorado en Michoacán. Y los números a diferencia de los políticos, gracias a Dios no mienten ni se dejan sobornar.

Este 2014 el Estado de México, Michoacán y Tamaulipas fueron los estados más violentos en el país al concentrar la incidencia de homicidios, secuestro y extorsión, según el reporte de víctimas de delitos elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Por ejemplo, de los 33 mil 40 homicidios registrados de enero a noviembre de este año, 61% (20 mil 336) ocurrieron en 10 entidades: Estado de México, Michoacán, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Tamaulipas, Chihuahua, Chiapas, Sinaloa y Oaxaca.

Michoacán cierra el 2014 en el top delincuencial, entre los cinco con más homicidios dolosos; entre los cinco con más secuestros, con base en las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), que informó en comunicado de prensa, que entre las 10 entidades federativas en donde se concentraba cerca del 74 por ciento de secuestros en el país, destacaban de manera partícular Tamaulipas, Morelos, Estado de México, Michoacán y Tabasco. Hasta noviembre pasado se llevaba un conteo de 121 secuestros este 2014 en Michoacán.

Respecto de homicidios, Michoacán ocupa el segundo lugar de incidencia a nivel nacional con 2 mil 634, de los cuales mil 52 fueron dolosos y mil 582 son culposos. También es uno de los 10 estados con los mayores registros de  extorsión (275).

Apenas el 3 de diciembre pasado (el mismo día que desapareció Erika Kassandra) se dió a conocer una encuesta de El Universal/Buendía & Laredo arrojando que Michoacán es considerado el segundo estado más inseguro de México. Los datos de dicha encuesta colocaron a Michoacán por debajo de Guerrero con el 13 por ciento de las respuestas, y seguido de Michoacán se encuentra Tamaulipas con el 7 por ciento.

La cereza del pastel:  Los cinco estados más violentos durante los primeros 23 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto son: En primer lugar, el Estado de México con 5 mil 450 homicidios dolosos; el segundo lugar corresponde a Guerrero con 3 mil 680; le sigue Chihuahua con 3 mil 357; y Jalisco y Michoacán, con 2 mil 650 y 2 mil 649, respectivamente, ocupan el cuarto y quinto lugar como los estados más violentos del país, según un recuento del Semanario Zeta.

¿Así o más claro el fracaso?

Este 16 de diciembre el presidente nacional del PRI, César Camacho, aceptó en entrevista con medios que la estrategia de seguridad del gobierno federal en Michoacán debe revisarse, tras el enfrentamiento en La Ruana, Michoacán.

Sin embargo el  jefe de los priistas defendió la labor del comisionado Alfredo Castillo: “El comisionado tiene en su haber, en su hoja de servicios , un sinnúmero de  aciertos, además este  acontecimiento seguramente obligará a revisar la estrategia en esta  y otras áreas de la vida pública de  Michoacán”, dijo Camacho.

En lo particular coincido con Camacho en algunos aspectos como el cambiar la estrategia. Pero sobre los “logros” de Castillo Cervantes, esos si habría que discutirlos. Y para muestra, el asesinato de Kassandra mientras el señor funcionario disfrutaba de un concierto del Buki en Morelia presumiendo en las redes sociales que ese tipo de eventos muestran el desarrollo del estado; la matanza -anunciada- en La Ruana que enlutó a 11 familias de tajo mientras el señor funcionario andaba de compras en Polanco creyendo tener controlada la situación.

Y en ambos casos, nos han presentado viles montajes para tratar de acallar las críticas, para pretender desviar la atención, para hacernos creer que son “hechos aíslados”, que el estado esta chido y no lo toquen  porque así está bien según  la perspectiva del comisionado.

No por nada el ex gobernador Fausto Vallejo legó esa máxima a manera de sentencia ante las cámaras de CB Televisión momentos antes de abandonar definitivamente el poder, el 12 de junio pasado: “hay gente que piensa que en Michoacán somos pendejos”.

Alfredo Castillo es el mismo señor que le dijo a la opinión pública de todo un país en mayo del 2010, que una niña de cuatro años que desapareció en marzo de ese mismo año, murió al quedar atrapada entre el colchón de su cama.

Alfredo Castillo ahora es el mismo señor que nos dice que a Kassandra se la comieron los animales y por eso su rostro quedó tan cruentamente desfigurado; Alfredo Castillo es el mismo señor que ahora nos dice que el enfrentamiento entre El Americano e Hipólito Mora, ambos pertenecientes a las fuerzas rurales institucionalizadas y reguladas por el Estado, que derivó en la matanza de 11 personas, entre ellas Manolo Mora, hijo de Hipólito Mora, fue un hecho meramente personal, “una disputa entre partículares”.

comisionado castillo rezando

¿Por qué realizar un montaje sobre el asesinato de una “simple” enfermera?

Igualitito que lo sucedido en La Ruana, la primera reacción del equipo de  Alfredo Castillo, encabezados por el procurador Martin Godoy y por su secretario Salvador Jara quien cobra como gobernador del estado, fue decir que se trataba de “hechos aíslados”, y eso lo dijeron hasta que la presión social surtió efecto con manifestaciones en Uruapan, DF, Nueva York, y una condena unánime en redes sociales.

El 9 de diciembre, tres días después del hallazgo del  cadáver de Kassandra, que fue descubierto tres días después de reportada como desaparecida, el procurador Godoy salió a dar las primeras versiones del caso, centrándose, enfocándose ante todo en deslindar al narco, al crimen organizado, del terrible asesinato. Y no dió ningún avance al respecto. El comisionado Castillo optó por guardar silencio, y dejarle los reflectores al gobernador Jara y las instituciones locales, quien terminó por hacer más profusa la herida colectiva al señalar, ese mismo día, que se trataba de “un hecho aíslado”, siendo que un día antes María Elena Mógica de 33 años fue hallada muerta, calcinada, en la zona de Ziracuaretiro.

Entonces el enojo comenzó a crecer ante la ineptitud de las autoridades a quienes se les hacía más bolas el engrudo conforme pasaban los días y no había respuestas, por el contrario, los señalamientos y las teorías de lo sucedido apuntaban a la participación de un integrante de las fuerzas rurales avaladas por Castillo, quien además tenía nexos con el grupo delincuencial de Los Viagra.

“Casualmente” de golpe y porrazo, el pasado lunes 15, hace dos semanas, la Procu michoacana presentó al “responsable” del asesinato de Kassandra, su padrastro, Daniel Mendieta Sáenz.

“Casualmente” la Procu dió con el asesino de Kassandra un día después de los bloqueos que se produjeron en diversas zonas del estado por gente de El Americano,  y que anunciaban el preámbulo de la matanza que se produciría tan sólo 48 horas después en La Ruana.

¡Imaginen dos flancos abiertos al mismo tiempo! Ante lo cual se optó por coger al primer culpable visible, enjaretárselo a la prensa  como el culpable y caso cerrado. De todo lo demás se hicieron cargo “la fauna” del lugar que le comió hasta las entrañas a la inocente jovencita.

Yo no dudo que el padrastro habría cometido el abuso sexual que se hace referencia. Pero de ahí a que la halla desollado, le haya arrancado la piel como es visible, nada más no concuerda. Y no sólo para mí, sino para varias de las cuentas en redes sociales afines a las autodefensas, con ese sentido de justicieros locales, quienes también defienden la tésis de que el caso de Kassandra y su resolución, es un burdo montaje.

Este espacio es insuficiente para profundizar en todas las fallas que la investigación presenta sobre la resolución del caso Kassandra, pero están ahí, son evidentes al primer ejercicio análitico profundo, y la sospecha de no haber dado con el auténtico asesino  se centran en que el comisionado Castillo y su gente no quieren reconocer las fallas de los cuerpos que ellos mismos legalizaron, como posteriormente detonó en La Ruana

kassandra comisionado castillo mentira los viagras

De trato arrogante, Alfredo Castillo vino a Michoacán pero a trabajar para su jefe, Enrique Peña Nieto, y no para los michoacanos en sí. Pudo haber pasado como “el salvador” de la entidad, el hombre que rescató al estado de una crisis tan tremenda como no la había vivido desde la Revolución. Pero optó por el papel del gobernante que se cree con poderes omnipotentes, con el control de los hilos más importantes de la vida social michoacana: Autoridades atemorizadas cuando no amenazadas, empresarios amedrentados, medios comprados o autoexiliados por sus relaciones con el narco.

Así, mientras soñaba con catapultarse a la PGR ante una eventual salida de Murillo Karam, o incluso “conformarse” con encabezar la Fiscalía Anticorrupción que se prepara desde el Congreso de la Unión, a Castillo Cervantes  le estalló La Ruana entre las manos hace dos semanas. La realidad lo agarró en Polanco, comparando relojes.

Y lo primero que salió a decir es que se trató de un pleito entre particulares, como si las disputas personales entre los michoacanos solieran arreglarse a menudo así, a matanzas.

Este día Alfredo Castillo “presumió” la entrega de El Americano como prueba de que las instituciones son sólidas… ¿cuáles instituciones? Si las estatales, a las que vino a fortalecer, no pudieron detener a los implicados,y se debió recurrir a las fuerzas federales para su traslado y resguardo.

El comisionado, se portó más como nana que como autoridad, esperando paciente, arrimandoles a su cuate el procurador Godoy a recibirlos como si fueran indiciados VIP, a esperar a ver a qué hora le daba la gana a El Americano presentarse mientras mantuvo tres días bloqueos carreteros en la Tierra Caliente.

¿Esa es la autoridad restablecida?

Más aún, detrás del “pleito personal” que Alfredo Castillo ha insistido en venderle a los medios y la opinión pública, y supongo que a su jefe también, está la participación no aclarada de la Gendarmeria y de la Policía Federal.

Peor aún, las investigaciones podrían arrojar que en algún momento de ese fatídico 16 de diciembre, la Gendarmeria llegó a enfrentarse …¡contra la polícia federal! Es decir, que no sólo se habría generado una confrontación entre fuerzas rurales en La Ruana, sino que además las corporaciones del Estado tomaron bando (los gendarmes del lado de Hipólito, los federales con El Americano) y así tuvimos un pequeño escenario de guerra civil estilo Michoacán Siglo XXI. De todo eso hay indicios que se han ido evidenciando en las redes sociales, lo mismo en fotos, videos que en versiones de los propios participantes.

Los propios protagonistas han negado durante estos días  tener  rencillas personales, y tanto Hipólito como El Americano se acusan mutuamente de apoyar a grupos de la delincuencia organizada  (Los Viagra vs H3).

Peor aún el comisionado Castillo sabia de la tensión en la zona y le importó un carajo, denostando a Hipólito Mora quien semanas atrás había declarado que «Michoacán esta hecho un desmadre», algo en lo que el tiempo le daría la  razón contra las palabras huecas e insistentes del dicurso oficial de que el estado ya esta mejor. El crímen del fuero común se ha destado, Morelia parece el DF de los 90’s donde temes por igual de los delincuentes que de la policía, las extorsiones en Tierra Caliente no cesan, las desapariciones de personas sin aclarar, sin industrias, con el turismo decaído, cero señales de progreso y una deuda pública asfixiante.

Por ello para el comisionado  es conveniente hacernos creer que todo fue una cuestión personal, un hecho aíslado, igualito que lo de Kassandra. Igual la máxima de Fausto Vallejo se convierte en teoría: en realidad los michoacanos sí están pendejos…

la ruana muertos hipólito vs el americano fb

Cosas que ahí están y que a nadie le interesan:

El comisionado anhelaba salirse ya de Michoacán,  y “brincar” a otro puesto a principios de este año. “Tomen todo lo que pueden porque ya nos vamos” fue la orden que permeó en los mandos. Los índices de inseguridad de Michoacán crecen, junto con los de corrupción. Pero con este “tiradero”, su salida se la complicó el solito, para desgracia de todos.

TRUCHAS:

Sobrevivimos al 2014… y este 2015 pinta peor, sinceramente.

comisionado castillo manta los viagra yanki

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido es de Changoonga.com todos los derechos reservados 2019
Cerrar