Huevos a la alza y el salario no alcanza// By @GladisLopezB

Licenciada en Economía por la UMSNH. Consejera Nacional y Estatal del PAN. Ex funcionaria pública. Orgullosa madre de familia. Espacio dedicado a la reflexión de temas de política, economía y los sucesos que a diario se viven en en nuestro maravilloso estado, así como en el país.
Licenciada en Economía por la UMSNH. Consejera Nacional y Estatal del PAN. Ex funcionaria pública. Orgullosa madre de familia. Espacio dedicado a la reflexión de temas de política, economía y los sucesos que a diario se viven en en nuestro maravilloso estado, así como en el país.

Por Gladis López

“México es uno de los países con el salario mínimo más bajo en América, después de Haití”, es lo que encontramos en diversas fuentes cuando buscamos información al respecto. Por si esto no fuera poco para desalentarnos, las cifras aparecen para volver aún más real y terrible esta situación, al constatar que son 6 millones 462 mil 570 personas, las que viven con un promedio de 67 pesos diarios.

¿Alcanzan 67 pesos para sobrevivir? La definición de salario mínimo tiene que ver con la cobertura de las necesidades más básicas de todo ciudadano. De acuerdo con la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, la retribución mínima por un servicio prestado debe alcanzar para satisfacer las necesidades normales de la vida de un trabajador, tomándolo en cuenta como jefe de familia que cumple con las obligaciones materiales, sociales, culturales y de educación para cada uno de sus hijos.

Si bien es clara la respuesta y no necesitamos ni pronunciarla, basta saber cómo contestar, teniendo en cuenta una de las necesidades más elementales de todo ser humano, la alimentación.

La canasta básica es el conjunto de los alimentos y otros bienes elementales para satisfacer, de acuerdo con los requerimientos nutricionales, la ingesta calórica y proteica suficiente para una familia conformada por mamá, papá y dos hijos.

Sin embargo, tan sólo uno de los productos de la lista, cuesta la mitad o más de un salario mínimo, por lo que, con una semana de trabajo, el administrador de la familia tendría que decidirse por comprar algunos de ellos, pagar el transporte diario, invertir en la educación de sus hijos y del entretenimiento, mejor ni hablar.

En este 2015 el alza de precios en los alimentos de consumo diario han sido constantes y hoy, productos como el huevo, el azúcar, el jitomate y el año pasado el limón, se elevan por las nubes entre especulaciones que no dejan de otra a productores y vendedores más que subir los precios, ya sea como medida preventiva, condiciones de mercado o abusos. Mientras autoridades del ramo aseguran que el incremento es “estacional”, lo cierto es, que el gasto ya no alcanza de ningún modo.  Es mi opinión…

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos padres (autores) la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like/ rt y comparte!

¿Tienes ideas y/o algo qué decir? Manda tu texto a
[email protected]

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar