¡Hay Talento! Alumnos Del Tec De Morelia Inventan Ladrillos Ecológicos A Base De Nopal

Se habla que en Michoacán se tiene un alto índice de producción anual de nopal

STAFF/@michangoonga

Preocupados por los desechos que a diario se origina en sus comunidades, dos jóvenes michoacanos estudiantes de  Ingeniería Industrial del Instituto Tecnológico de Morelia (ITM), “José María Morelos y Pavón”, pusieron manos -y cerebro- a la obra y decidieron aprovechar las cualidades de la baba de nopal, y de otros elementos como arcilla, plásticos y cartón, y conjuntarlos para crear “Ecobrick”, un súperladrillo que además es el doble de resistente que los “normales”.

José Ignacio Saldívar Guillén y María José Hernández Ruiz unieron sus talentos  para elaborar este ladrillo ecológico cuya producción evitará contaminación generada por las tabiqueras convencionales, y tomando en cuenta que en el estado hay alrededor de dos mil tabiqueras que  emiten altos índices de Bióxido de Carbono (CO2 ). Esto hace que se vuelvan una fuente de contaminación para el medio ambiente.

Además, se habla que en Michoacán se tiene un alto índice de producción anual de nopal. En la entidad se producen más de mil toneladas en 978 hectáreas.

La idea surgió cuando José Ignacio, originario de Tzintzuntzan, Michoacán, se interesó por utilizar la baba del nopal al observar que en su región ésta es empleada para elaboración de otros productos, y es conocido que en la capital michoacana se producen hasta siete toneladas de basura, por lo que analizó que tan sólo con una que se utilizara de residuos, moliéndolos y tratándolos, éstos se aprovecharían para la elaboración del tabique.

El mucilago de nopal ayuda a que los ingredientes utilizados sean más compactos y adquieran el doble de resistencia que un tabique normal; además, será de un costo menor al 50 por ciento de uno convencional.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar