¡Ganó Madrid!

Por El Reportero Incógnito

Al pasar de las horas, debemos dar gracias a los dos equipos de la capital española por un juego tan intenso, entregado y de ensueño. Una final ilusión, al más puro estilo del torneo mismo, con calidad sobrada, con un fútbol exquisito.

Si bien, hubo bajas sensibles en ambos cuadros (Xabi Alonso de RM; Arda Turán por Atlético) pero, que no permearon en absoluto el espectáculo, ni tampoco en el marcador, así como grandes actuaciones inesperadas de jugadores que no eran “tan” tomados en cuenta, que no aparentaban ser los reflectores, ni tampoco los más mediáticos, jugadores incluso, que fueron puestos transferibles al principio y a mitad del torneo por sus clubes (Di María, RM; Adrián, Atlético), el partido fue agradable y tuvo un desenlace como únicamente podría ser para una final europea.

Muchos comentan y se molestan, condenan al árbitro holándes Björn Kuipers por haber “ayudado” al Real Madrid en la conquista del décimo título. Pero, ¿podremos analizar el partido sin ponernos alguna playera a rayas o blanca?

Explico:

1º, Real Madrid tuvo 3 oportunidades manifiestas de gol en los botines de Gareth Bale, quien mando todos los disparos, mano a mano, por fuera de la portería. Además de 21 disparos a gol por 10 de los colchoneros.

2º, el gol del Atlético de Madrid es precedido de una falla de Bale y una pésima salida de Iker Casillas, capitalizada por Diego Godín, extraodinario defensa central uruguayo. 3º, hubo mayor posesión por parte de los merengues (60% RM, 40% Atl., así lo dice la UEFA en su página oficial). http://es.uefa.com/uefachampionsleague/season=2014

4º, en la segunda parte, Fillipe Luiz cayó al suelo en una entrada “durísima” y cortó el juego por más de tres minutos para después incorporarse y caminar como si nada gracias al agua “milagrosa” del cuerpo médico.

5º, se realizaron cinco sustituciones, (3 de RM y 2 de Atl.) recordando que Diego Costa salió en el minuto 9 del primer tiempo y la regla dice que por cada sustitución se compensarán 30 segundos.

Ahora, el árbitro, añade 5 minutos de compensación. Para los detractores y colchoneros, una eternidad y una “ayuda” descarada del nazareno para que Real Madrid empatara. Sergio Ramos anota el gol al 90+3, y los dos minutos restantes se van en la celebración del tan ansiado empate, 30 segundos después de la celebración, pita para ir a tiempos extras. Esa ayuda hubiera sido una catástrofe si el gol cae después de los 3 minutos.

Seamos honestos changoongueros, ¿por qué buscar pretextos y excusas dónde no las hay? Simplemente, ganó el que tuvo más ganas de hacerlo, quien busco el marco durante gran parte del tiempo, quien tuvo la pelota en sus pies, el que disparó más veces a portería. El que supo meter la pelota en el momento justo. Pero, aún más importante, ganó Madrid, ganó su gente (merengue o colchonera), ganó el espectáculo y el buen manejo de pelota, ganó el fútbol. Ganamos los aficionados quienes vimos la entrega al máximo de todos los jugadores que pisaron el césped, que no se guardaron nada, ni siquiera con un mundial a semanas de empezar, vimos futbolistas dando todo por su club, playera y fanaticada.  Vimos profesionales.

Me pongo de pie y aplaudo, me emociono y entusiasmo. Porque la calidad mostrada por ambos equipos es para reconocer a un digno campeón, pero más aún a extraordinario adversario. Porque no podemos despreciar ni dejar de aplaudir, que para que haya una guerra épica, una batalla espectacular, siempre tiene que haber dos.

Enhorabuena Atlético con su gran generación de futbolistas, entrones y con “tamaños”, enhorabuena colchoneros por su espíritu indomable y tremendo carácter.

Enhorabuena Real Madrid por su entrega y lucha hasta el último minuto, enhorabuena merengues por su calidad y empuje. Enhorabuena campeón.

¡Felicidades a Madrid y su gente… Felicidades al fútbol!

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas  y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos padres (autores) la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like/ rt  y comparte!

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x