Edi La Editorial… COVID -19: Esto No Es La Rosa De Guadalupe

Es cierto, pudiste ahorrarnos el speech de superación personal pero te ha valido y sigues en la calle así que ahí va:

By: Edi La Editorial

Cuando comparten las imágenes de la gente en la playa o los centros comerciales atiborrados viene a nuestra mente la imagen de aquél 19 de enero cuando el ducto de PEMEX estalló dejando a más de 130 muertos, así los vemos corriendo a la orilla del mar en plena contingencia sanitaria, con la misma inocencia con la que corrían con sus botes por combustible.

Aquella imprudencia se justificó de cierta extraña manera en la necesidad de la gente, en la oportunidad, por qué no, en el peligroso comportamiento de masas que no los dejaba pensar por sí solos y en que el ejército ahí presente no hizo nada; pero cuando el coronavirus le estalle en las manos a esas familias ¿a quién van a culpar? ¿También al gobierno porque no los contuvo con el uso de la fuerza pública?

El Covid-19 ha cobrado tantas muertes por todo el mundo y aquí hay quien sigue yendo a las tortas a crudear con su familia porque creen que es un invento de los gobiernos como el “chupacabras”, y  organizan fiestas  donde sobra el alcohol, al fin que “dicen que desinfecta” y así nos vamos con la cantidad de cinismo con la que México enfrenta una pandemia mundial que no sólo cobrará vidas, sino que tendrá consecuencias catastróficas para la economía de todos.

Sabemos que la mayoría de los que no se guardan en su casa, no lo hacen porque viven al día, porque no pueden darse el lujo de no alimentar a sus familias; y a esas familias nuestro reconocimiento; pero a los otros, los que no se guardan en su casa porque no se aguantan ellos solitos o por snobs, porque piensan que es un privilegio de clase y que al final no ayudará nada, o porque en un audio que les compartieron por whatsapp dice que si estás bien alimentado no te vas a morir aunque te dé, así que a nosotros que comemos más de 3 veces al día no nos va a pasar nada: pues déjanos decirte que esto es un problema mundial fundamentado en la ciencia, no es la Rosa de Guadalupe, infórmate y deja de actuar como si fueras tonto. Ya lo dijimos.

Hasta ayer eran 51 muertos en Israel. No reenvíen estas cosas.

Es cierto, pudiste ahorrarnos el speech de superación personal, pero te ha valido y sigues en la calle, así que ahí va:

Esta editorial es para decir lo que nos hubiera gustado explicarle al señor que corría con el bidón en las manos esa tarde en el géiser de gasolina en Hidalgo, ese que los huachicoleros habilitaron justo antes de la explosión. #QuédateEnTuCasa

Esto vas más allá de “Lo que no hagas tú por ti no lo hará nadie”, ahora tendremos que salir adelante en colectivo y nos da la impresión de que no tenemos ni idea de cómo hacerlo; el individualismo no nos está dejando pensar que lo que hacemos afecta a otros, pero te lo diremos de manera simple: ¿Amas algo en la vida? Para que resista #QuédateEnTuCasa

Si tú no te quedas en tu casa y como mínimo lavas tus manos frecuentemente, y desinfectas tu ropa cuando sales por víveres, provocarás que la curva de infección sea tan alta que no existan hospitales y clínicas en el país para atender a todas las personas que se enfermarán peor que tú; porque tú comes bien y vibras bien alto, ya sabemos; pero tal vez tu mamá o tu papá, o tu abuela o abuelo pueden ser personas hipertensas, o diabéticas, o alguien de tu familia es población riesgo con más de 65 años, muy muy fáciles de contaminar por tu imprudencia. Piénsalo un poquito, nomás.

Y a ti que estás en tu casa resguardado, muchas gracias por este servicio que le haces a la humanidad y por tener tan grande demostración de amor propio, a ti también te pedimos que no entres en pánico, que no compartas información que no ha sido verificada, que te informes lo estrictamente necesario y no te enganches con el vecino necio que sigue saliendo a lavar el carro, disfruta este tiempo contigo y con los que amas.

Y al final, pero no menos importante, nuestro reconocimiento a todas las personas del sector salud que se están rifando para que este episodio sólo quede en el almanaque de las historias espantosas que pudimos vivir para contar.

Cuídense para que cuando todo esto termine no nos falte nadie.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x