Diría el poeta michoacano: ¿A dónde vamos a parar?

Por STAFF  @michangoonga

Edi la Editorial, es la opinión exclúsiva de los Directores (MCs) de la Redacción de Changoonga.com y no busca reflejar alguna postura de la empresa y sus accionistas.
Edi la Editorial, es la opinión exclúsiva de los Directores (MCs) de la Redacción de Changoonga.com y no busca reflejar alguna postura de la empresa y sus accionistas.

Cada que sale a la luz una nueva noticia sobre Michoacán, cualquiera que sea el tema, aparece con un encabezado de película gore o sangrienta, de fantasía o simplemente un artículo ficticio más de El Deforma, ya que ni los funcionarios detenidos, la federación con sus acuerdos y anuncios espectaculares de rescate y hasta la misma sociedad demostrando su hartazgo de maneras cada vez más extremas, dejan de sorprendernos.

Y como dice la canción, ese bonito lugar con lagos azules y llanos dorados llamado Michoacán, se ha convertido en un estado de apariencias que lo último que refleja es certeza a su población ya que lo único que hace es ‘funcionar’ a medias ante los ojos de todos; con hallazgos que según la Secretaría de Seguridad Pública, fueron fruto del uso de servicios de inteligencia de punta, pero que parecen bromas cuando ciudadanos como el regidor de Apatzingán, Martín Gómez, denuncian hechos por todos los medios durante semanas para terminar diciendo que “la Federación no tiene ni la intención de realizar investigaciones serias ya que ni por curiosidad se les ha preguntado algo sobre sus denuncias”.

Y como encabezado estelar, la “sorpresa” de la semana fue la detención del alcalde de Apatzingán, Uriel Chávez y del de Tacámbaro, Noé Octavio Aburto por extorsión y peculado, ya que parecía de esas historias que terminan con espectadores y testigos desilusionados, por lo que apenas habrá que esperar a ver si será otra de esas malas pasadas donde nos aseguran que ya se hará justicia porque se investiga y se trabaja por los michoacanos, o será solo un intento por dar ese aspecto de seguridad.

 edil de apatzingán detenido

Así que es aquí cuando los michoacanos nos detenemos, hacemos un recuento de (por lo menos) la última semana y nos cantamos ese coro de Marco Antonio Solís que se viralizó como memes en redes pero que al final de cuentas no es más que un grito desesperado que aplica para los ciudadanos de este estado: ¿A dónde vamos a parar?

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas  y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos autores la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like/ rt  y comparte!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba