Diario De Un Foráneo: Volteando A Los Inicios

“Recuerda quién eres”: Mufasa

By: Mariano Bolaños Montañez

Hola de nuevo estimado lector; antes que cualquier otra cosa, te pido una disculpa enorme del tamaño de las lonjas que me crecieron esta cuarentena por las semanas de ausencia que tuvimos en esta, nuestra columna.

Como sabrás, formo parte del STAFF/Equipo Changoonguero, y tuvimos unos días agotadores porque estamos preparando varias sorpresas para todos ustedes; pero sin más qué decir, retomamos nuestro espacio.

No es nada nuevo que poco a poco comenzamos a ingresar a una etapa de Nueva Normalidad luego de todo el relajo y los estragos que ha causado la pandemia de coronavirus (COVID-19) en el world entero.

Sin embargo, creo que nadie sobre la superficie de la tierra tiene muy claro a qué carajos se refiere eso de “Nueva Normalidad”, porque siendo sinceros, ¿qué tan normal puede ser esta realidad que comenzamos a vivir?

Lo único seguro que nos deja el panorama que empieza a entreverse, es que no hay muchas certezas de qué es lo que sigue, y es por eso que en lo personal hay días en los que me he sentido chipil, medio perdido, “como perrito sin dueño”, diría mi mamá.

Y esta situación es muy común para los foráneos, ¿saben? Hay días en los que tu cerebro y tu corazón no dan con el norte y con el sur, y pareciera que los astros conspiraron malignamente para darte en la torre y desorientarte en la vida lo más que se pueda… Somos como Dory, pero con severos problemas depresivos.

Durante esta contingencia, la mayoría de los estudiantes regresaron a sus casas para pasar los aislamientos y las cuarentenas con su familia, pero otros desafortunadamente tuvieron que quedarse en otro lugar diferente a su hogar, completamente solos; sea cual sea tu caso, en algún momento vas a pasar por situaciones de ese tipo… Te habla una de las cientos de voces de la experiencia, sin afán de sonar presuntuoso.

Debes tener el mejor ánimo y la actitud más positiva que tu cuerpecito te permita en ese momento; cada cabeza es un mundo, y sea como sea que atravieses tus crisis tristonas, recuerda que cuando la vida te tumba, hay que levantarse y con una sonrisa decirle “ni me dolió, puñetas”.

Algo que probablemente te servirá, y te lo comparto porque en mi caso fue así, es recordar todos los momentos tan padres que me ha dejado esta nueva etapa: las cosas que he hecho, las personas que he conocido, los amigos que he encontrado, los lugares que he visitado, las alegrías que he tenido, las satisfacciones que me he llevado…

Y lo más importante de todo al hacer esto, al menos a mi parecer, es que poco a poco te irás dando cuenta de todo lo que has sido capaz de hacer por tu propia cuenta, y al hacer ese recuento te puedo casi asegurar (y apostaría una de mis tacitas de café que me gusta coleccionar), que la gran mayoría de esos logros nunca pensaste que fueras capaz de hacerlos.

Así que estimado lector, estimada lectora, te invito a que en medio de toda esta obscuridad y estos tiempos tristes y sin certezas, no dejes que tu ánimo decaiga; creo que es importante tratar de conservar una buena actitud, pues en ocasiones eso ayuda a sobrellevar todo esto de la mejor manera.

De corazón deseo que te encuentres bien de salud, que ni tú ni ninguno de los tuyos haya o esté pasando por la enfermedad que ya tanta desgracia ha dejado en el mundo; también te invito a seguirte cuidando, porque entre más lo hagamos, más rápido saldremos de todo esto.

Te mando un abrazo desinfectado y un saludote con Sana Distancia; nos leemos la próxima semana. Hasta pronto… Ciao

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x