Diario De Un Foráneo… Recuperando Amistades En Pausa

Si en esta época de contingencia sientes que has descuidado a tus [email protected], mucho ojo... Que no te coma el mandado el tiempo

By: Mariano Bolaños Montañez

¿No les ha pasado que durante estas épocas de contingencia se pierde la noción del tiempo bien cañón? A mí me sucede que a veces despierto y no sé qué está pasando, dónde estoy, cómo me llamo, qué le pasa a Lupita…

Y la verdad es que el tiempo es algo tan efímero que a veces dura menos que la quincena y que la recarga del Oxxo de 20 pesos, por esa razón hemos hablado tantas veces de aprovechar el tiempo durante este encierro.

Y sí, algunos dirán «ya podemos salir», «ya se están empezando a reactivando los sectores», «ya están bajando los contagios»… Pero la realidad es que esta pandemia aún no termina y no va a suceder en un buen tiempo, por tanto hay que hacer esta transición a la «nueva normalidad» lo más cuidadosamente posible, como cuando juegas Jenga.

Sin embargo, soy consciente y partícipe en la pena: el dejar de salir y hacer las actividades a las que estábamos acostumbrados, tal vez haya propiciado que se creara un distanciamiento ‘sin querer queriendo’, con algunas de las personas que estimamos, queremos, nos caen bien, o que simplemente extrañamos y no sabemos por qué.

Una de las enseñanza que nos puede dejar esta pandemia, es el comprobar que lo único seguro en esta vida, es que algún día nos va a cargar el payaso. Pero mientras eso ocurre, estamos en posibilidad de hacer y deshacer, subir, bajar, ser, estar, amar, hablar, andar, así sin penas.

Entonces, ¿por qué no retomar el contacto con aquellos amigos que hemos dejado un poco en el olvido?

SPOILER ALERT

Ni se se ocurra salir a pasear, de fiesta, a chelear, o a hacer alguna otra actividad que sabes que no es correcta… No jodas, por ahí no va la cosa.

El chiste de esto es que en la medida de tus posibilidades y de tus medios, retomes ese contacto con amigos, compañeros o personas que estabas acostumbrado a ver o con las que convivías, y con las que ahorita pos ya ño.

¿Por qué no ponerse a recordar viejos tiempos? Chance puedan llamarse para platicar de las fiestas que tuvieron, los viajes que hicieron, los momentos épicos que vivieron… Y por qué no, tal vez podrían comenzar a planear cómo retomar esos momentos de diversión cuando todo esto termine.

Si eres muy sociable, y tu séquito de amigos es grande como una manada de cucarachas (xD), chance pueden organizarse un día para charlar en video conferencia,e inclusive aprovechar para jugar algo. En mi caso, una vez jugamos «Basta» con mis compañeros de trabajo.

También las redes sociales son básico en la interacción humana de hoy en día. Créeme que es muy divertido etiquetar a tus amigos en los diferentes challenges, retos y dinámicas de Facebook para ver qué tipo de pozole eres, cuál es tu nivel de señora, o simplemente aquellos en los que descubren qué tanto se conocen el uno al otro, como los de «qué prefiero: tacos o pizza, coca o pepsi, playa o bosque…».

Finalmente te quiero decir que nunca subestimes tus verdaderas amistades, ellos estarán ahí en los momentos difíciles y los que se burlarán de tí cuando te caigas, pero que luego te ayudarán a levantarte incondicionalmente.

Mucho ánimo, amigos, que ya vamos de salida, pero no hay que descuidarnos ni bajar la guardia… A todos mis amigos y lectores, sigan quedándose en casa, y cuídenseme mucho, ustedes saben quiénes son.

Hasta la next siguiente… Bais.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba