Diario De Un Foráneo… Oportunidades En Cuarentena

El mundo de las redes sociales está dividido en dos: “debes aprovechar el tiempo en cuarentena” y “si no aprovechaste el tiempo en cuarentena, está bien, no es curso de verano”… ¿De qué equipo eres?

By: Mariano Bolaños Montañez

Hola de nuevo mi estimad@ y muy apreciable lector(a)… Una semana más luchando contra el coronavirus y sus inclemencias. Me da mucho gusto encontrarnos de nuevo, porque significa que continúas saludable y sigues con todos nosotros en esta cosa alocada llamada “vida”.

Ya las dos semanas anteriores platicamos sobre algunas sugerencias que podemos aplicar para cuidar la salud emocional y física de cada uno de nosotros durante esta época de epidemia y aislamiento; así que ahora me gustaría que habláramos de qué estamos haciendo en estos lapsos de tiempo en que estar en nuestra casa es la mejor opción.

Seguramente navegar a través de redes sociales es algo de lo que más has hecho en estos días, y casi podría apostar todas mis latas de atún que te topaste con las dos siguientes imágenes:

Mi pregunta para ti, apreciable amiguitu, es la siguiente: ¿con cuál de las dos ideas concuerdas?

En lo personal, la postura que te vengo manejando en este jueves de 2×1 es la siguiente: aprovechar o no el tiempo libre que tengamos durante el aislamiento, dependerá de cada uno; en ocasiones se nos hace muy fácil opinar al respecto de los tiempos ajenos, pero únicamente cada persona sabe cómo le fue en la feria.

Puedes hacerlo, pero no “tienes qué” hacerlo; hay quien simplemente no quiera, no le nazca o humanamente no pueda; sería conveniente para ti aprovechar las circunstancias y sacarles todo el jugo posible en caso de que uno de tus problemas recurrentes sea la “falta de tiempo”, pero será cuestión tuya decidir qué haces con él.

En lo personal, aunque sigo trabajando desde casa, tengo el propósito de hacer más de alguna de las iniciativas que leíste anteriormente, algunas ya las he puesto en práctica, otras las comenzaré próximamente.

Y es por eso que te vengo manejando la siguiente propuesta de Jueves Santo: si tú eres del Team “hacendoso en cuarentena”, te invito a que comencemos juntos aunque sea algún hábito que hayas postergado por cuarentena, semana con semana iremos compartiendo cuál es nuestro avance (así que te invito a que me cuentes qué tal vas avanzando en los comentarios de esta columna, para eso alguien los inventó).

A continuación te contaré algunos de los planes que tengo entre manos, así como algunos que ya he comenzado a cumplir… Redoble de tambores… Preparados… ¿Listos?… ¡COMENZAMOS!:

Por si no lo habías notado por todas las veces que hablo de comida y tragazón en este espacio, una de mis más grandes pasiones es comer, y otra igual de grande, es preparar la comida… Así es, me gusta mucho cocinar y ser muy meticuloso con lo que me voy a comer.

Por infortunio, mi dieta generalmente se reduce a arroz en todas sus formas y presentaciones, pues es barato, fácil de preparar y no quita tanto tiempo; así que estos días los he aprovechado para darme ciertos gustitos y experimentar con nuevos platillos y preparando recetas que se me antojan.

¿Por qué no preparar algún postre con tu familia? ¿O qué tal animarte a seguir un tutorial de Tasty, So Yummy u otra página de recetas que siempre veas? Una de mis metas para esta cuarentena, es comenzar a comer más sano, ¿te unes al reto?

No sabemos cómo se pongan las cosas en algunas semanas, así que más vale prevenir… ¿Por qué en lugar de gastar semana tras semana en verduras y frutas, mejor las produces tú? Te cuento, te platico, te relato, te informo, que se me ocurrió que podría ser buena idea tener una pequeña hortaliza en casa (los tutoriales de Youtube y mi instinto ranchero han sido mis mejores aliados).

Espero poder compartirte próximamente algunos jitomates, lechuga, acelga y zanahorias, que fue lo que yo planté.

Si tienes chamaquitos pequeños en casa, esta podría ser una buena forma de entretenerlos, pues así los podrías enseñar a que tengan responsabilidades poco a poco: los podrías designar para que sean quienes riegan las plantas todos los días, e inclusive podrían ayudarte a cultivar y a cosechar.

Esta sí ha sido una tarea que he postergado mucho por falta de tiempo, así que ya que no tengo a qué salir de casa, otra de mis metas es devorar al menos uno de los tesoros que tengo guardados desde hace tiempo.

Si tienes tareas y/o trabajos pendientes, ¿por qué no comenzar a darles batalla?; si como tu servidor, tienes pendiente una tesis por entregar, créeme que sería de mucha utilidad comenzar a desempolvar tu marco teórico pedorro.

Si algo me da coraje en esta vida, es no haber nacido millonario, viviendo en Miami y con facilidad para viajar y acceder a otras culturas… Pero en fin, niños ricos, sangrones y presuntuosos ya había muchos, por eso yo nací panzón buena onda, jejeje (nocierto, no todos son así, hay de todo en esta senda del señor).

Pero eso no es impedimento para que yo quiera viajar, conocer e inclusive aprender otro idioma; en mi caso, el italiano es uno de los que siempre me ha llamado mucho la atención, así que aprovecharé en la medida de lo posible el tiempo para aprender las nociones básicas.

Sé que no voy a salir de la cuarentena siendo todo un políglota conocedor y erudito, pero por algo se empieza, y creo que es una buena forma de dar el primer paso y comenzar a aprender un poco. Te iré compartiendo qué tal me va.

Porque por supuesto, eso es algo que todos tenemos pendiente; una pequeña cita con la escoba, el recogedor y el trapero, nunca están de más.

Seguramente en algún momento de la vida todos necesitamos hacer una chaineada a profundidad y a conciencia de nuestra casa… ¿Por qué no empezar por una depurada de las cosas que tienes en tus cajones, en tu clóset, en tus mochilas? Te lo juro que vas a encontrar cosas que ni sabías que aún tenías o que ni siquiera sabías que existían.

Si eres de las personas que no son muy afectas a esto de la limpiada, una bocina, una buena playlist en Spotify y la mejor actitud, serán tus mejores aliadas durante esta chaineada. Te confieso que yo ya hice una depuración de cosas que tenía en mi ropero, pero por supuesto que desde luego que ño te voy a poner foto de todo el tianguis que tenía en el suelo.

No me queda más que desearte la mejor de las suertes del mundo y pedirte que te me sigas cuidando… Sigue lavando tus manos regularmente con agua y jabón. No saludes de beso ni de mano. Aliméntate sanamente, y sobre todo ¡QUÉDATE EN TU CASA!

Eso es to, eso es to, eso es todo amigos, nos leemos la siguiente semana.

Ciao

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x