Diario de Un Foráneo – Andamos De Aniversario

Así es, nuestra criatura colectiva tiene ya un añito… Agugu tata

By: Mariano Bolaños Montañez

¡Ay Diomío! Hace algunos días estaba yo navegando tranquilamente por internet, cuando cuando de pronto y sin previo aviso, me aparecieron los recuerdos de Facebook (esos en donde ves que hace como 10 años escribías Bi3n mho0xitho0, donde salen fotos con tu ex, y donde ves que publicas puras mensadas… Igual que ahora).

El punto aquí, es que caí en cuenta que ustedes y yo ya llevamos exactamente un año intimando a través de esta vía; eso la verdad me hizo sentir la vejez de fregadazo, pero al mismo tiempo me puso feliz, como el monstruo comegalletas en fábrica de Gamesa.

El aporte de esta semana será un poco diferente a las que estamos acostumbrados, y únicamente me limitaré a decirte y darte las gracias por dedicar e invertir unos minutos en lectura de calidad que no los tiene ni Obama ni los libros de la SEP.

Espero que estés tomando nota de este entrenamiento, para que el día en que podamos regresar a lo más parecido que exista de la “normalidad”, te gradúes filosito, excento y con excelencia de esta escuela de supervivencia para estudihambres y jóvenes emprendiendo su independencia.

A lo largo de estas semanas, has aprendido lo necesario para saber qué hacer al momento de racionar tus recur$o$ cuando se te acabe la lana; también, has tenido que aceptar que hay ciertas decisiones y renuncias que debes tomar en este camino que elegiste.

Este adiestramiento nivel ninja te ha enseñado a sobrevivir cuando estás enfermo y no tienes a mamá o papá cerca para que cuiden de ti; juntos hemos fabricado una coraza en tu carazón hipocondriaco para que no se rompa cada vez que te llevar desilusiones por no cumplir tus expectativas.

Si te soy sincero, me considero conocedor del tema, pero nunca pensé incluir una pandemia mortal en el manual para foráneos, así que en este rollo nos ha tocado aprender a la par; sin embargo, sí pudimos pensar y plantear cómo pasar de la mejor forma nuestra cuarentena ranchera en casa o en la ciudad a la que nos tocó volar.

Aprendimos recetas gourmet deliciosas con bajo presupuesto, ideal para los fines de quincena o para cuando se te acabó lo que te dan tus papás para la semana.

En cierto momento, nos tomamos el tiempo de retomar aquellas amistades, compañerismos y contactos que teníamos pausados, pues hoy más que nunca nos dimos cuenta de que las oportunidades para hacerlo son efímeras y el tiempo dura menos que mi sueldo cuando tengo un catálogo de Betterware a la mano.

También, la vida nos dio ciertos coscorrones que nos hicieron darnos cuenta de que no siempre se tienen 20 años, y que con el tiempo tus reponsabilidades van cambiando y aumentando… Ahora debes ser ese adulto autosuficiente que tú mismo necesitas, por mucho que no quieras.

Dimos gracias a mamá, a papá, y a todas aquellas personas que se nos han atravesado en el camino y que han contribuído para que salgamos adelante con los menores dolores de cabeza posibles.

Fuimos conscientes de esos seres que cohabitan tus depas, casas o cuartos, llamados “roomies”; también aprendiste todo sobre ellos, sus tipos y clases y cómo lidiar con cada uno de ellos.

Por último, en la sesión de la semana pasada, debiste de aprender que hay costumbres que se vuelven más malas que cenar sandía.

Si después de todo este recuento, todavía no captas de qué fregados estamos hablando, te invito que a través de tu dispositivo favorito ingreses a www.changoonga.com, le puchurres en la lupa y teclees “Diario De Un Foráneo”, y disfrutes de este camino que juntos, y a lo largo de un año, hemos recorrido.

Nos leemos la siguiente semana para seguirle jugando al independiente.

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x