De 150 Pesos Que Recibíamos Ahora Juntamos Menos De La Mitad: Abuelitos Cerillitos

Las condiciones de los abuelitos a quienes se entrevistaron coinciden que con las nuevas medidas han salido afectados, tampoco tienen pensión y viven lo que ganan como voluntarios 4 horas al día en supermercados.

STAFF/ Margarita Arreola @Arreolamargui

«De los 150 a máximo 200 pesos que recibíamos diario, ha bajado a la mitad», comentó Don Raúl, que se desempeña como «cerillito» en la tienda Soriana río, quien atiende con una sonrisa y saludando en inglés e italiano.

Esta afectación directa al bolsillo de los adultos mayores que trabajan en los supermercados se debe a la implementación del reglamento municipal para prohibir el uso de bolsa de plástico en Morelia.

Al acudir a preguntar cuál es la situación que viven los cerillitos, supimos que sus ingresos han bajado más de un 50%.

«Yo ayer solo junté 50 pesos», expresó doña María Estela, quien estaba al lado de Don Raúl en la banca que ponen para que se sienten los abuelitos a esperar su turno de trabajo.

Algunos trabajadores consideran que las condiciones para ellos pueden cambiar si las personas se concientizan y llevan sus bolsas de mandado o que las tiendas implementen las bolsas biodegradables para que puedan seguir laborando ya que dependen de los ingresos que reciben como voluntarios en las tiendas, pues ninguno de los entrevistados tiene pensión.

Los señores Gustavo, Efraín y Pedro, narraron que la medida de cero plásticos es buena pero que todos los productos que se venden en Bodega Aurrera, vienen envueltos en plásticos y que solo prohibieron las bolsas que entregan para llevar los productos, lo que ha disminuido las pocas monedas que la gente les daba por empacar sus artículos.

«Creemos que en la tienda pueden dar bolsas de esas biodegradables, que no contaminan y nosotros trabajar normal, también podemos seguir poniendo los productos en cajitas o bolsas que la gente traiga», dijo don Efraín.

A pesar de lo mal que la están pasando los abuelitos mantienen una actitud positiva y atienden a las personas amablemente, pues mientras los entrevistaba también hacían bromas pues entre rosas expresaron que la gente podía traer sus morrales como antes, su rebozo o hasta la túnica de Juan Diego, para llevarse sus productos.

«La gente debe traer su bolsa o morral como o hasta el ayate de Juan Diego», decía Don Raúl que fue interrumpido por Don Juan, quien manifestó ser seguidor de changonga y reconocer a la entrevistadora.

Las condiciones de los abuelitos encuestados en ellas tiendas que visitamos no son distintas, todos coinciden que con las nuevas medidas han salido afectados, tampoco tienen pensión y viven lo que ganan como voluntarios 4 horas al día en supermercados.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar