Ciudadanos Emergentes…¿Por qué un militar no debe estar al frente de un Cuerpo de Seguridad Pública? 

un mando militar conoce profundamente la normatividad militar, pero generalmente carece de formación legal civil y penal. Ordena acciones atendiendo su formación y experiencia, sin embargo, sus subordinados NO están sujetos a las mismas leyes con las que las estrategias militares fueron planteadas.

Lic. Arturo Ismael Ibarra

ibarra

Empecemos con la definición que enuncia la Secretaría de Educación Pública:

“El Sistema Educativo Militar es el conjunto de Instituciones que imparten conocimientos castrenses de distintos propósitos, tipos, niveles y modalidades, condicionados a una filosofía, doctrina propias del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.”

Por lo anterior, nos damos cuenta que la formación militar es reactiva y encaminada a la guerra o bien para defender la soberanía del país.

Esta actividad y apreciación es de manifiesto por parte de algunos Mandos Militares que lo expresaron en una entrevista para el Periódico la Jornada, en Abril 2010.

“El Ejército no fue creado ni se le entrena para combatir a la delincuencia común, y el crimen organizado se está convirtiendo en delincuencia común.”

En otro punto de vista, quienes hemos convivido o estado bajo las órdenes de un mando militar en activo y más común retirado, no tienen respeto y trato digno por los subordinados que no sean de extracción militar, no se diga hacia las mujeres que las acosan para lograr sus objetivos depravados, sexuales y todo esto deriva la falta de sociabilidad y estudio de las actividades policiales que son de prevención principalmente con respeto a los derechos humanos.

Nos damos cuenta que nuestro Ejército Mexicano quiere tener el control de la ciudadanía mediante la colocación de sus Generales, Jefes y Oficiales, incluso jubilados, como sus mejores aliados para saber lo que ocurre en las policías federales, cada municipio y estado; pero recordemos Si en su trayectoria como militares en su vida joven no fueron ni brillantes, imaginemos ahora que ya se encuentran cansados y avanzadas sus edades.

Pero eso sí, demandan que el Congreso de la Unión, se les aprueben Leyes que les permitan la militarización de las policías al igual que su sistema castrense (represivo),  exigiendo se les mantenga el fuero, para no ser juzgados “como a cualquier policía”.

Podemos decir que un militar por su formación no cuenta con la sensibilidad o la habilidad para determinar el estado del ambiente que rodea a determinada entidad o individuo; podríamos enunciar algunos aspectos relacionados con las Secretarias de Seguridad Pública y/o Tránsito Estatal/Municipal, como por ejemplo:

  • Sensibilidad de las exigencias de la comunidad.
  • Sensibilidad hacia los medios de comunicación.
  • Sensibilidad hacia subordinados no militares.
  • Sensibilidad hacia aspectos criminalísticas, contemplando faltas administrativas, delitos del fuero común y/o federal.
  • Sensibilidad para hacer una estrategia de prevención del delito empezando desde el área pre-escolar hasta el nivel universitario.
  • Sensibilidad en la planeación de la Ingeniería de tránsito y de vialidad.
  • Entre otros puntos tan importantes para la atención ciudadana.

Todo porque un militar de carrera para poder lograr una posición de Mando, debe invertir de 30 a 50 años de su vida (según aptitudes y méritos), de los cuales gran parte de ellos son encuartelados preparándose para los diversos exámenes. ¿Con qué facilidad pueden desarrollar las habilidades de sensibilidad listadas anteriormente?

Por esto, un mando militar conoce profundamente la normatividad militar, pero generalmente carece de formación legal civil y penal. Ordena acciones atendiendo su formación y experiencia, sin embargo, sus subordinados NO están sujetos a las mismas leyes con las que las estrategias militares fueron planteadas.

Es así de tanto abuso de estos señores que todo lo quieren arreglar con la utilización de la fuerza, para eso señalamos que:

“En la jerarquía castrense, los soldados son adiestrados de manera distinta a los policías y su preparación es para el ataque y no para la disuasión”.

Y esto deriva a que el Militar elabora estrategias de acción coherentes con su formación. Si llegase a pasar un evento desafortunado a consecuencia de alguna estrategia militar aplicada al ámbito policiaco tenemos que no podrá ser juzgado por civiles; Mientras que los elementos operativos (policías) si podrán tener responsabilidades civiles y penales.

Recordemos todos los mexicanos, que el uso de las patrullas en camiones, fue implementada por los militares que han desempeñado puestos en la función de policial, por qué? Porque hasta ahí llegaba su conocimiento toda vez que ellos utilizan ese tipo de vehículos para trasladar a sus tropas “pero a bajas velocidades” y en algunos casos para patrullar en forma presencial más no operativa en la zona urbana, ¿qué ha ocasionado el uso de este vehículo en patrulla? Pues en primer lugar hicieron a la policía reactiva; utilizarlas como patrulla de persecución con mayor exposición al peligro donde los observamos más como cirqueros colgados de los tubos que verdaderos policías en vigilancia; ¿cuántos policías han perdido la vida por caídas de estos vehículos?, si revisamos a nivel nacional no daríamos cuenta que haciende a un gran número y todo por no dar la oportunidad de escuchar a los verdaderos policías que den su opinión del vehículo adecuado a las funciones policiales con eficiencia y seguridad.

Pero en México, nos siguen haciendo creer que los militares son los mejores por su apreciación de que constantemente están en uso de las armas, cuando podemos darnos cuenta quienes hemos estado al frente de una Institución educativa de formación de policías, que muchos militares no están tan preparados para el uso de las armas en condiciones adversas de peligro, sobre todo en situaciones de enfrentamientos instantáneos como acostumbra atacar la delincuencia organizada. Ahí tenemos a la recién creada Guardia Nacional.

Para la formación de un verdadero policía, se requiere que este en primer lugar aparente físicamente ser policía, ingresar a la academia con un nivel mínimo de Bachillerato para que inicie después de su examen de control de confianza, con el nivel de formación señalado en el Plan Rector de Profesionalización, posteriormente después de egresar y tener la experiencia regresar a Formación continua, regresar a las operaciones para aplicar sus conocimientos y madurar su función, para después ingresar al Nivel de especialización y/o de Técnico Superior Universitario con una definición de su vocación a la rama de la criminalística y criminología, de no querer continuar su profesionalización podrá acceder a ser perito o hacia el mando policial, de lo contrario a continuar a la licenciatura, pero todo esto a hoy, le es difícil llegar a la cumbre, porque en México el control de confianza es aplicado por gente que no conoce ni tiene la experiencia de la función policial, no tienen definido el perfil de policía, algo muy importante es utilizado por los políticos como una herramienta para seguir adquiriendo recursos federales para sus estados y municipios, dando de baja cantidades que a ellos les conviene, y/o de aplicación de aquellos que no se alinean a las llamadas iguales hacia los mandos, o bien para demostrar a la comunidad que están actuando corriendo policías “engañando a la sociedad” con decir corrí a 40, 50, …., si pero como la ley esta arreglada para no decir porque se les pierde la confianza se aprovechan para desprestigiar la moral de aquellos que se les atravesaron, fueron elegidos o ya cuentan con bastante antigüedad, ocasionándoles daños colaterales a sus propios hijos porque según la sociedad se queda interpretando que están coludidos en la delincuencia organizada, cuando no es cierto, sino por las causas señaladas anteriormente o bien por haber tenido un divorcio o exceder el peso, entre otras cosas más no las que verdaderamente fue creado este organismo por el ex presidente Calderón.

Arturo Ismael Ibarra Dávalos. Licenciado en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Catedrático de la misma. Preside la asociación civil Bien Común Michoacán y la sociedad civil Por la Mejora en el Ámbito del Trabajo (Laborissmo). Es Secretario General del Foro Política y Sociedad.

 

Correo electrónico de contacto arturoismaelibarradavalos@hotmail.com

El equipo de changoonga.com no se hace responsable de los contenidos en las columnas o textos de opinión publicados, ya que solamente reflejan las ideas personales de los columneros. 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Este contenido es de Changoonga.com todos los derechos reservados 2019
Cerrar