Ciudadanos Emergentes… Manifestación Vs. AMLO

El fin de semana de acuerdo a información proporcionada por la Jornada, se presentaron manifestaciones en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en por lo menos cinco estados de la república mexicana, en contra del gobierno de la Cuarta Transformación, todas las manifestaciones fueron en vehículos y en motocicletas...

By: Arturo Ibarra

El fin de semana de acuerdo a información proporcionada por la Jornada, se presentaron manifestaciones en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en por lo menos cinco estados de la república mexicana, en contra del gobierno de la Cuarta Transformación, todas las manifestaciones fueron en vehículos y en motocicletas, lo cual fue criticado por los simpatizantes de AMLO, lo cual fue explicado por los organizadores integrantes de Frena, por la contingencia sanitaria para no exponerse a los contagios.

Como sucede en casos como estos que polarizan a una buena parte de la población, la guerra fue en las redes sociales donde se intentó minimizar la manifestación de protesta, y se pueden ver en forma clara los bandos unos con insultos y faltas de ortografía, y los otros señalando los errores de la Cuarta Transformación lo cierto es que estas manifestaciones, en 21 estados y en setenta ciudades que reunieron, de acuerdo a diferentes informaciones entre 200 mil hasta una 50 mil personas, de acuerdo al bando contra y a favor. Cada quien tiene su propia percepción y modo de contar.

Al margen de las filias y fobias muy personales que se tengan, parece que la pandemia provocada por el Covid-19 no nos ha enseñado nada, porque se supondría que para vencer la pandemia y poder salir airosos de ella se requiere la unidad de todos los mexicanos, porque el coronavirus es muy demócrata afecta y mata por igual a gente mayor, adultos, a jóvenes y niños y como las inundaciones afecta más a los sectores más desprotegidos, vea el lugar más afectado es Iztapalapa el más pobre de la Ciudad de México, por lo que tendríamos que haber aprendido a solidarizarnos, a unirnos y apoyarnos los unos con los otros, sin mirar la condición social.

En el encabezado de la nota emitida por el portal de Joaquín López Dóriga cita lo siguiente: “En 70 ciudades del país caravanas de autos exigen la renuncia de López Obrador, todo a consecuencia del mal manejo de la pandemia del COVID 19”, pero otros medios también dieron a conocer lo que ocurría en sus lugares de origen, dónde muchos ciudadanos repudian el actuar del mandatario.

Tal vez y no premeditó las consecuencias, en la determinación de comenzar sus giras aún a sabiendas de que no se ha dado por concluida la lucha contra la pandemia y también es bueno señalar que al año y medio de gobierno, cayó tanto de la gracia ciudadana (aunque no de todos, hay muchos que están de acuerdo y otros con consigna para ovacionarle) pero es bueno señalar que ni peña nieto tuvo este revuelo al inicio de sus funciones.

Muchos dirán, incluso el mismo presidente que fueron sus adversarios y los conservadores, los prianistas y todos aquellos que recibieron dinero para hacerlo y quizás salga a relucir el siniestro personaje michoacano que alguna vez gobernó el país y que supuestamente hoy le está haciendo la vida de cuadritos al ejecutivo.

Pero lo que se vio este sábado en más de cinco estados, como son: Michoacán, Yucatán, Guerrero, Chiapas, en la misma  CDMX, Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo.

Dejan un claro mensaje al presidente de que algo no está haciendo bien.

Deploro que se organicen movimientos como éste, que no conducen a nada, sino quizá a algo peor.

El poder es lo único que limita al poder y las bocinas de los autos son sólo ruido, no poder.

Lo que debe exigirse al presidente 4t no es que renuncie, sino que gobierne.

En política no triunfa el que tiene la razón, sino el que tiene la fuerza, y él tiene la fuerza.

Pero la razón puede convertirse en fuerza si se apodera de las masas.

Por consiguiente, si se quieren limitar los excesos del 4t, debe exigirse a los partidos políticos que lo critiquen con fundamento, con razón y conforme a la ley.

Si dichos partidos convencen a los ciudadanos, ganarán las elecciones dentro de un año, derrotarán a morena y se adueñarán de los órganos del poder.

El poder es lo único que limita el poder, si obtienen la mayoría en la cámara de diputados, sujetarán al presidente 4t a su vigilancia y control.

Y no sólo limitarán sus excesos, sino también lo obligarán a que gobierne en el marco de sus facultades constitucionales, no violándolas todas las mañanas.

Las protestas, como los estornudos, son saludables. En realidad, no se objetan las protestas, sino su finalidad. Si el enfermo de delirium tremens renuncia, le revocan el mandato o lo someten a un tratamiento psiquiátrico, no se resuelve nada, sino se complica todo. Por otra parte, se dice que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Vivimos bajo un régimen muy corrupto, porque vivimos bajo un poder muy absoluto. Y lo único que puede limitarlo es el poder. Luego entonces, hay que darle el poder legislativo a los opositores de Morena y sus aliados.

No hay oposición y que los partidos políticos no nos ofrecen opciones; pero es lo único que tenemos los ciudadanos para acceder al poder. La protesta civil es un desahogo, pero no nos da poder. Lo único que tenemos a nuestra disposición son los partidos. Debemos exigirles y reclamarles más, hasta que nos oigan. Debemos escribir más hasta que nos lean. Porque la otra opción para tomar el poder es tomar las armas. Es lo que han hecho los narcos. Pero dudo que los que tocan las bocinas se arriesguen a tocar los gatillos. Así que, mientras no tengamos un micrófono, un púlpito, una tribuna y unas cámaras, sino la pluma, no tenemos más opción que seguir usándola. Aunque no lo parezca, hace más ruido que una bocina.

Es necesario que se entienda, de una vez por todas, que las personas tienen derechos, y las autoridades, obligaciones.

Las personas tienen derecho a pensar, opinar, criticar e incluso insultar a la autoridad, tienen derecho a pensar, decir y propagar que es buena o mala, apta o inepta, legítima o ilegítima, eficaz o incompetente, mesiánica o perversa, y de postrarse ante ella, sacarle brillo a su calzado o despreciarla e injuriarla, lo que quieran.

Hay incluso una resolución de la suprema corte de justicia que declara que mentarle la madre al presidente de la republica (no a éste sino al que fuere) o a cualquiera otra autoridad, no es un insulto, sino un derecho.

En cambio, las autoridades tienen la obligación de respetar y proteger a las personas, así como de garantizar que se respete su derecho pensar como les acomode, expresarse en la forma que quieran y manifestarse como lo deseen.

Ni las personas están facultadas a ejercer el papel de autoridades, porque si lo hacen cometen un delito, el de usurpación de funciones, ni las autoridades tienen derechos como los de libre expresión y manifestación de las ideas, porque si lo hacen, cometen varios delitos, entre ellos, el de abuso de autoridad.

Desde el momento en que las personas se convierten en autoridad, están obligadas a ejercer sus funciones en los términos que establece la ley, todo lo que no establece está prohibido, por consiguiente, lo primero que deben consultar son las atribuciones que les concede expresamente la ley para dar, hacer y no hacer, ¿tienen facultades para denostar a sus “adversarios”, para tener “adversarios”, criticarlos, ofenderlos, injuriarlos, burlarse de ellos, calumniarlos? hay que consultar los ordenamientos jurídicos, si estos no  le conceden expresamente esas atribuciones, los están violando.

Por eso son tan criticables los desfiguros del presidente 4t., todas las mañanas y cada vez que puede, viola la ley, para eso no elegimos al presidente, ni a los servidores públicos, para que violen la ley, sino para que la respeten y la hagan respetar, es el primer compromiso que hacen al tomar posesión de su cargo.

Y desde el momento en que las autoridades dejan el cargo por cese, renuncia, inhabilitación o término de su mandato, tienen el derecho de pensar, expresarse o manifestarse como les venga en gana, salvo con lo que prohíbe la ley.

Pero el presidente 4t no ha dejado el cargo, ni ha renunciado, ni ha sido destituido, ni cesado, ni inhabilitado, ni ha concluido el término de su mandato, luego entonces, no tiene derechos, sino sólo las facultades y atribuciones que le concede expresamente la ley, todo lo que no exprese la ley le está prohibido.

No hay que dejar al presidente de la 4t, que se mueva ni un centímetro de su pedestal, no sea que se vaya a caer, y luego, ¿qué haría Juárez, que sigue sentado sobre las balas de bronce de los cañones franceses a la entrada de la puerta mariana?

Arturo Ismael Ibarra Dávalos. Licenciado en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Catedrático de la misma. Preside la asociación civil Bien Común Michoacán, Abogado de Laborissmo, “Por la Mejora en el Ámbito del Trabajo”. Secretario General del Foro Política y Sociedad.  Maestrante de la Maestría en Ciencias, con especialidad en Políticas Públicas del Instituto Iberoamericano de Desarrollo Empresarial (INIDEM).

 Correo electrónico de contacto arturoismaelibarradavalos@hotmail.com

 

 

 

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x