CinemaDude…Nuevo Orden. La Lucha De Clases Vista Desde Arriba.

By: Héctor García Ramírez

Título original en español: Nuevo orden.

Director: Michel Franco.

Actúan: Naian González Norvind, Diego Boneta, Dario Yazbek, Fernando Cuautle, Mónica del Carmen, Lisa Owen, Patricia Bernal, Gustavo Sánchez Parra, Eligio Meléndez y Roberto Medina.

Se puede ver en cines con las medidas de seguridad necesarias.

El último largometraje del cineasta mexicano Michel Franco ganó el premio del jurado en Venecia el mes pasado, pero también ha generado polémica entre quienes afirman que la cinta es clasista y racista.

La película se desarrolla en México, donde una serie de disturbios y manifestaciones brotan de manera generalizada. Mientras tanto, un grupo de gente rica -blancos todos ellos- celebra la boda de los jóvenes Marianne y Alan, aunque se nota cierta preocupación entre los asistentes sobre los estallidos de violencia que ocurren afuera. Rolando, un antiguo trabajador de la casa donde se lleva a cabo la celebración, acude a pedir ayuda porque los manifestantes tomaron la clínica IMSS donde iban a operar a su esposa y necesita doscientos mil pesos para operarla en un hospital privado. La familia de Marianne le da de mala gana cincuenta mil pesos y le pide que se vaya, pero la joven novia se entera de lo que sucede y determinada a ayudar a Rolando, sale a buscarlo al lugar donde vive, acompañada por Cristian, uno de los choferes de la familia. Mientras esto sucede, los asistentes a la boda son atacados y asaltados por manifestantes y los propios empleados de la casa -morenos todos ellos-; y un grupo de militares que ha tomado las calles, tras la declararse el estado de sitio, secuestra a Marianne con la intención de pedir rescate por ella.

Michel Franco, quien también escribió la película, ha dicho en entrevistas que su intención fue abordar el problema de la desigualdad en nuestro país, el abismo existente entre una mayoría de pobres y una minoría de gente privilegiada. El cineasta dice que esa situación de inequidad es una fórmula para el desastre, y que su solución es mostrar empatía y ayudar a quien no tiene privilegios; ser menos egoístas.

Partiendo de las declaraciones del cineasta, y después de ver la película, nos damos cuenta que el escenario de desastre que teme es el siguiente: un país profundamente desigual y polarizado donde una minoría obtiene la mayor parte de los beneficios, llega a un punto de quiebre que provoca que la gente pobre se lance a robar y matar a los ricos. Ello a su vez, deriva en un estado militar donde los miembros del ejército cometen abusos en contra de todos, independientemente de su clase social, una suerte de violencia divina que barre con todo.

Así, está claro que el cineasta dirige su mensaje, en primer término, a las personas privilegiadas, quienes ocupan más tiempo en pantalla y tienen los papeles protagónicos. El diálogo que el director quiere sostener con estos interlocutores es directo e íntimo. Les advierte que el escenario de desastre se evitaría si fueran menos egoístas, más empáticos y generosos, pues de esa manera, la desigualdad no sería tan profunda, los pobres no crecerían resentidos ni saldrían a robar y matar.

En segundo término la película le habla a los no privilegiados, a quienes esencialmente les dice que al ejercer violencia directa en contra de sus opresores, provocarán un estado militar donde todos sufrirán por igual. Este diálogo, a diferencia del que pretende sostener con los ricos, es distante. El tiempo en pantalla de los manifestantes y de los empleados de la casa que terminan agrediendo a sus patrones es mínimo y desconocemos realmente sus motivaciones.

Para el realizador, el pueblo como sujeto revolucionario no existe, no son capaces de organizarse, sino que recurren al saqueo y al homicidio como actos de venganza inmediata; por lo que desde su punto de vista, hay que temer a las masas pues su irracionalidad puede llevarnos al desastre.

Es cierto que la película no retrata de manera completamente favorable a ricos ni a pobres; sin embargo, las mayores atrocidades son obra de éstos últimos. En cuanto a los personajes puros -buenos pues, que no hacen nada malo- en esta historia (Marianne, Cristian, Marta -madre de Cristian-, Rolando y su esposa), estos nos enseñan el comportamiento deseable de acuerdo con el realizador: Marianne es caritativa y empática con Rolando y su esposa, y está dispuesta a arriesgar su seguridad por ellos; Rolando pide ayuda pero cuando se la niegan, se retira sin insistir demasiado; Cristian y Marta son trabajadores leales que comprometen su seguridad por el bien de sus empleadores. Pareciera que en el escenario social ideal del director, los no privilegiados “conocen su sitio”, donde deben esperar pasivamente a que los ricos se muestren compasivos y les compartan algo de lo que tienen. Sumisión o caos.

Al formular su crítica en contra de la desigualdad, Nuevo orden termina por reforzar -quizá hasta de forma no intencional- las ideas de caridad en su aspecto más elitista, el respeto a las jerarquías y el miedo a la violencia popular, las cuales habitan la idiosincrasia de las capas altas y parcialmente en las medias de la sociedad mexicana. Un ejemplo más de que todas las expresiones artísticas tienen, a veces incluso de manera inconsciente- una carga ideológica que debe analizarse y reflexionarse.

Comments

comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
x