CinemaDude… I AM MOTHER, Mi madre robot se cree Dios

By: Héctor García Ramírez

Título original en inglés: I am mother

Director: Grant Sputore

Año de estreno: 2019

Actúan: Rose Byrne, Clara Rugaard y Hilary Swank

Se puede ver en Netflix

Ambientada en un futuro postapocalíptico, esta historia de ciencia ficción es una alegoría al mito judeo-cristiano del paraíso perdido. Solo que aquí, Yahvé es un robot de voz femenina, Adán y Eva son una adolescente y Hilary Swank es la serpiente.

La película arranca con la robot “Madre” (Rose Byrne presta su voz), la única habitante de unas instalaciones de alta tecnología. A través de una incubadora, “da a luz” a una criatura humana a quien amorosamente cuida y educa hasta que esta llega a la adolescencia, su nombre es sencillamente “Hija”.

Madre e Hija conviven idílicamente en ese lugar donde la niña recibe todo lo que necesita. La robot le cuenta que los humanos desataron una guerra autodestructiva que hizo del mundo exterior un ambiente contaminado y hostil donde la chica no podrá sobrevivir, por lo tanto, le prohíbe salir de las instalaciones o tener contacto con cualquier cosa que provenga de afuera.

Aquí está la primera referencia al Génesis. Al igual que Madre, Yahvé crea a Adán y a Eva y les da el paraíso, del cual pueden tomar todo lo que quieran para satisfacer sus necesidades. La única prohibición que el creador impuso a los primeros humanos fue que no consumieran del árbol del conocimiento.

El incidente que cambia la manera en que vivían Madre e Hija, consiste en la llegada de una mujer herida que llega del exterior, interpretada por Hilary Swank. Hija decide entonces obrar a espaldas de Madre y permite que la extraña entre a las instalaciones para que reciba atención médica.

A partir de aquí empiezan los spoilers. La mujer que llega del exterior hace que Hija se cuestione lo que Madre le ha dicho del mundo exterior. La extraña le cuenta a la chica que los pocos humanos que viven en el exterior son cazados por robots como Madre. Así, el personaje de Swank es la serpiente que hace dudar a Eva sobre los designios de Yahvé.

La mujer termina convenciendo a Hija de que abandone a Madre y salga al mundo humano para estar con los suyos. Abandona el paraíso. Cuando se encuentran en el exterior, la chica encuentra un mundo desolado donde la única humana que queda es la extraña que la hizo salir del complejo con engaños para no tener que estar sola.

Hija decide regresar a las instalaciones para buscar a su hermano -un bebé que Madre acaba de “dar a luz”. La robot revela que su plan es exterminar a la vieja humanidad y crear una nueva que no se corrompa como lo hizo la anterior; y se da cuenta que al regresar por el pequeño, la chica ha demostrado ser mejor que los humanos que desencadenaron la catástrofe. Así que le entrega al bebé para que lo críe. A partir de ese momento, Hija es responsable del futuro de la nueva humanidad.

También nos revelan que Madre es una inteligencia artificial que domina el planeta entero y puede expandir su consciencia a cualquier parte. Tal como Dios es omnisciente. También nos dejan ver que todo fue un plan de la androide para probar a Hija. El plan del creador, pues. Al igual que Dios dejó que la serpiente habitara el paraíso y tentara a Eva. Como dejó que el adversario pusiera a prueba a Job.

Si Yahvé como personaje literario representa al padre, el rey supremo, ominipotente,  elementos han estado presentes a lo largo de la historia en las aspiraciones de monarcas, dictadores, líderes; y si la inteligencia artificial emula la inteligencia humana; entonces un robot con poder absoluto no podría comportarse sino como el dios bíblico.

 

Botón volver arriba