COLUMNEROS

Bajo la lupa: ¿Podrá la oposición ganar en 2024?

Escribe: Armando Saavedra Magaña

Claro que puede, ¿pero de que pueda a que lo logre?, hay una distancia enorme en las circunstancias actuales, aún cuando logre tener una buena candidata, con carisma, simpatía y capacidad de convencer, integre un excelente equipo de trabajo para su campaña, logre diseñar un proyecto de ingeniería electoral eficiente y cumplible, que logre movilizar a la sociedad espontáneamente y logre una participación del 60% o más de los electores.

Porque, una cosa es un proceso electoral puramente democrático, dónde el resultado del ejercicio de voto universal, directo y secreto que dispone la constitución, sea el que lleve al poder público al eventual ganador de la contienda y otra cosa es que, ese ejercicio democrático se vea pervertido por la intervención de los poderes fácticos encarnados en los grupos delincuenciales, armados o de cuello blanco, éstos últimos por cierto, poco señalados.

En las ediciones de nuestro programa de Facelive “La Pedrada”, inmediatas al domingo 6 de junio del 2021, en que se realizaron elecciones federales y locales, mostramos a nuestro auditorio audios, videos y testimonios de cómo, grupos delincuenciales intervinieron en el proceso electoral, aunque las probanzas aportadas por diversos partidos políticos, según la sala superior del Tribunal Electoral de la Federación, no fueron suficientes para anular la elección estatal en Michoacán.

Inclusive, el pleno del Tribunal ordenó anular la elección total en los municipios de Múgica, Gabriel Zamora, La Huacana y Nuevo Urecho, que forman parte del Distrito Electoral 22 de la entidad, al haberse acreditado la intervención de grupos de la delincuencia organizada que con armas impidieron el acceso a representantes de los partidos, salvo Morena.

Así pues, si para el caso de la gubernatura de un estado como Michoacán, ésta se decidió por la intervención de un factor exógeno como lo son los grupos delincuenciales, qué nos podría garantizar que éste vez, en la que están en juego, no solo la presidencia de la república, sino más de 20 mil cargos de elección popular en todo el país, senadores, diputados federales, 9 gubernaturas, diputados locales y presidencias municipales, no se repita esa intervención.

En un artículo escrito por el DR. RAFAEL GARCÍA TINAJERO, encontré una alusión al DR. EDGARDO BUSCAGLIA, un destacado estudioso del fenómeno delincuencial y su relación con el estado, quien ha estudiado sociedades europeas, latinoamericanas, incluso la asiática, llegando a conclusiones muy contundentes sobre éste fenómeno.

En sus estudios, el DR. BUSCALIA señala que se pueden señalar cinco niveles de penetración de la delincuencia organizada en los sectores públicos:

En el primer nivel encontramos al soborno o cohecho que se dan aislada y esporádicamente con el fin de obtener un provecho criminal.

En el segundo nivel, los actos de soborno son continuos y periódicos y el agente público ya se encuentra en la nómina del grupo delictivo.

En el tercer nivel, son infiltradas las agencias gubernamentales en forma esporádica dentro de las posiciones oficiales de rango medio.

El cuarto nivel se caracteriza por una infiltración gubernamental en los niveles más altos, lo que se define como captura del Estado, pudiendo abarcar ramas completas de la administración o funcionarios de alto rango en las agencias y dependencias gubernamentales importantes para el grupo delictivo.

El quinto nivel de infiltración se produce cuando los grupos de ésta logran participar en precampañas o en campañas políticas financiándolas, comprando votos, coerciónando al electorado y corrompiendo a los candidatos o coaccionándolos mediante amenazas y chantajes.

Me parece que, después de observar los resultados del proceso electoral del 2021, no solo en Michoacán, sino en todo el territorio nacional, podemos inferir la intervención de estos grupos ilegales a lo largo de todo el litoral del pacífico, desde las dos Baja California hasta Chiapas, de los 11 estados en disputa, todos fueron ganados por Morena, excepto Jalisco que no estuvo en juego y que gobierna Movimiento Ciudadano.

A lo anterior, hay que agregar de que, aparte de que la oposición tendrá que enfrentar a la DO, también enfrentará a un oficialismo respaldado con suficientes recursos económicos, así como una estructura meta electoral, como lo es la burocracia de campo, esa que trabaja todos los días en las calles, colonia por colonia, comunidad por comunidad rural, la que utiliza indistintamente el convencimiento con la entrega de la dádiva o la amenaza de quitarla, llamados programas sociales.

Finalmente, la imposibilidad de recurrir a nuestras fuerzas armadas, las que para desgracia nuestra, están profundamente burocratizadas, el ejecutivo federal, ha enfatizado inteligentemente en esa burocratización de los militares, los que han preferido el escritorio que la trinchera, la computadora y el teodolito por el fusil, de manera que, en su ADN ya no está el enfrentamiento a muerte con el enemigo, la comodidad del escritorio ya es preferencial.

A esto, de manera general se va a enfrentar la oposición, esa que hoy está optimista y que ve en el horizonte grandes posibilidades de lograr la victoria electoral en el 2024, sin embargo, reitero, está muy lejos de esos optimistas anhelos, el enemigo más fuerte, es el que no enseña la cara, el que desde las sombras, siembra terror y muerte, al que se necesita algo más que optimismo y ganas para derrotarlo.

VUELVEN A “DESTITUIR” AL AUDITOR SUPERIOR.

En serio, aunque a usted le dé risa, pero es totalmente cierto, el pleno de la 75 legislatura al congreso del estado, sesionó en “secreto” el pasado viernes por la tarde y tal como le anticipamos en nuestra última entrega, aprobaron un dictamen firmado por los diputados integrantes de la comisión jurisdiccional, en el que sancionan a MIGUEL ANGEL AGUIRRE ABELLANEDA, con la destitución del cargo de Auditor Superior de Michoacán y lo inhabilitan por 10 años para ocupar cualquier cargo o comisión en la administración pública.

Lo de la risa, es que, de la actuación de los señores diputados del congreso estatal, se desprenden varias curiosidades, como el de aprobar destituir a un funcionario que ya no lo es, pues con solo recordar que el contador MIGUEL ANGEL AGUIRRE ABELLANEDA  fue separado del cargo de Auditor Superior de Michoacán, como consta en el Decreto número 396, publicado en el Periódico Oficial del Gobierno Constitucional del Estado de Michoacán de Ocampo, el día 25 veinticinco de mayo de 2023 dos mil veintitrés.

Por otra parte, en el escrito de denuncia, AZUCENA MARÍN CORREA se acredita como “Secretaria de la Contraloría del Gobierno del Estado de Michoacán” y lo demuestra con una certificación pública de su nombramiento, lo que le impediría a promover una denuncia de juicio político, pero además, acusa a AGUIRRE ABELLANEDA de su presunta responsabilidad de faltas administrativas como Delegado Administrativo de la Secretaría de Finanzas, faltas que debió de perseguir en la dependencia a su cargo, por lo que incurre en responsabilidad por omisión al no investigarlas.

Si, AZUCENA MARÍN CORREA tiene la obligación de investigar y en su caso sustanciar un procedimiento administrativo en contra de MIGUEL ANGEL AGUIRRE ABELLANEDA por ser, como lo afirma en su escrito, presunto responsable de la comisión de diversas irregularidades administrativas durante el ejercicio de su cargo como Delegado Administrativo de la Secretaría de Finanzas, pero no lo hizo, prefirió denunciarlo ante el congreso, por lo que incurrió en responsabilidad administrativa por omisión, al menos.

Cada que el congreso y sus diputados hacen las cosas con los pies, más elementos le dan a  AGUIRRE ABELLANEDA para defenderse por la vía jurisdiccional, pues el Poder Judicial Federal, vía amparo, no es la primera y ni será la última vez, que le tenga que corregir la plana al “Honorable” congreso del estado, quien sería el primero en conocer y respetar la constitución, pero por ser obediente y sumiso con el ejecutivo estatal, se pasa nuestra carta magna por el arco del triunfo.

Botón volver arriba