COLUMNEROSHECHOS Y DESHECHOS

Hechos y Deshechos… Acierto del CEN de Morena

Escribe: Javier Lozano

El dirigente nacional de Morena determinó, a través de las facultades del CEN, nombrar a Giulianna Bugarini, presidenta del CEE del partido guinda en Michoacán. A más de seis meses de esa designación, somos testigos de la consolidación y la decisión atinada de Mario Delgado que, seguramente, estudió a priori el caso de la hoy titular del órgano directivo local.

Eso se ha manifestado en la organización del partido de Morena en Michoacán. Quedó claro que, con esa designación, se puso en marcha nuevamente los trabajos pendientes, sobre todo de planeación a través de mecanismos útiles para dar cauce a la enorme ola social que hoy alimenta al partido.

De hecho, ese fue uno de los propósitos porque, la expresión guinda, padeció los altibajos de una dirigencia de tiempo completo o, mejor dicho, de entrega a la hora de realizar ajustes que han provocado, hoy en día, el cultivo de frutos significativos.

Así pues, Giulianna Bugarini sigue dando muestras de liderazgo en Michoacán, sobre todo por la mayúscula y titánica tarea de abanderar a Morena por lo que constituye el compromiso social con un movimiento que se ha multiplicado a pasos agigantados.

La muestra de ello es que ganó la gubernatura; refrendó municipios fundamentales y se fortalecieron cuadros que vienen empujando fuerte de cara a los retos venideros que pondrán a prueba el carácter de Bugarini.

A partir de esos retos, la presidente del CEE estatal sigue dando señales de estar lista y preparada. De hecho, hemos sido testigos de ello: Giulianna Bugarini ha sacado el carácter para influir en la organización de las tareas del partido.

Su llegada trajo estabilidad y equilibrio al partido, sobre todo por la situación que padeció la dirigencia estatal durante muchos meses; no obstante, eso se ha podido revertir con una estrategia que es, hoy en día, nítida y palpable luego de que la titular del CEE hizo un llamado a cerrar filas con el proyecto de la 4T.

Pero no sólo eso, también tomó los asuntos de un cargo de esa naturaleza y, con estrategias, manifestó acciones para construir una estructura comprometida que ha sido de mucha ayuda, sobre todo en temas trascendentales  como la Revocación de Mandato y la divulgación de los beneficios de las reformas que ha propuesto el presidente López Obrador, asó como en la defensa de tareas legislativas.

Con ese activismo, creció la estructura de Morena en Michoacán siendo necesario inyectar una serie de estrategias que han funcionado correctamente y que, además de promover la unidad interna, dan mayor fortaleza para enfrentar los retos en un futuro.

Pero más allá de esos atributos ya probados y comprobados la líder de Morena en Michoacán, Giulianna Bugarini tiene carácter, y vaya que sí. No se achica ni titubea, máxime cuando el clima se torna intenso con la propia oposición; posee el temple, aunque también la elocuencia tratándose de construir ideas que sumen al fortalecimiento del lopezobradorismo.

A raíz de ello, hoy en día el partido tiene forma y rumbo; era necesario un cambio de timón, sobre todo que propicie equilibrio en el seno morenista. Eso justifica la determinación de elegir un perfil de las características de Giulianna Bugarini que, tiempo atrás, ya manifestaba su dinámica de trabajo y participación. Por tal motivo, asumir una responsabilidad de esa naturaleza tuvo un proceso de adaptación rápida, ya que la presidente del CEE de Morena en Michoacán sabe escuchar a la gente siendo, en ese sentido, un mecanismo indispensable para generar confianza y empatía.

Justamente esa es una de las razones que no podemos soslayar. A Giulianna Bugarini le cayó muy bien esa designación a la que hemos denominado: determinación atinada.

Botón volver arriba