¡Tenía que ser mujer!COLUMNEROS

Si culpaste a las amigas, esto es para ti

Escribe: Clarissa A. Guzmán Fuentes

El caso de Debanhi en Nuevo León impactó todo el país. A esto se agregan los cuerpos de otras chicas que se encontraron tras su búsqueda, las omisiones en su caso, la policía, los videos, el tiempo transcurrido, y su muerte, fueron un cúmulo de información confusa y difícil de procesar.

Su caso tomó tanta fuerza, que las opiniones y “análisis” no se hicieron esperar por parte de la población y medios de comunicación. Estamos claros que todas las personas pueden expresar su opinión; es un derecho, sin embargo, me surge la pregunta: ¿en realidad saben qué están diciendo? Y a esto me refiero a los cientos de comentarios que leí y escuché respecto a ¿por qué Debanhi salía a fiestas? ¿Qué tenía que hacer ahí a esas horas? ¿dónde estaba su mamá? Otros comentarios donde los hombres buscaban el protagonismo “yo nunca dejaría a mis amigos, esa es la diferencia entre hombres y mujeres”, ¿qué es esto? ¿una guerra de sexos? Y otro sin fin de comentarios culpando a las amigas y culpando a las mujeres por salir a divertirse “que no ven cómo están las cosas”.

Entonces, a la conclusión que llegué después de leer toda esta basura, porque lo es, es que la culpa vuelve a ser nuevamente de las mujeres víctimas y no de los agresores. Nosotras tenemos la culpa de salir de fiesta y tomar alcohol, eso solo es para los hombres; nosotras tenemos la culpa por vestirnos así, provocan a los hombres; nosotras tenemos la culpa porque esas no son horas para las mujeres, solo para los hombres; nosotras tenemos la culpa por salir solas; nosotras tenemos la culpa de buscar parejas violentas, las amigas tienen la culpa, la mamá tiene la culpa.

En pocas palabras, las únicas culpables somos nosotras. Los agresores y asesinos son las víctimas. A nosotras se nos exige estar guardadas en casa y vestir todas cubiertas, se nos prohíbe el disfrutar, el conocer y explorar y se nos juzga si rompemos esa regla. Esto pareciera que nosotras no somos libres, el sistema y ni la cultura machista nos da libertad, la libertad está reservada para los hombres. Ahora pregunto ¿sabes todo lo que hay que cargar diariamente cada que salimos a la calle? Y no me refiero en la mochila o bolsa, sino en la cabeza.

Expongo esto porque creo que es importante visualizar este tipo de ideas que se tienen cuando una mujer es asesinada. Lamentablemente es una realidad, sin embargo, es parte de visualizar el trasfondo de esos comentarios, y reflexionar sobre la alerta de feminicidios que hay en el país.

Un país en donde se asesinan mujeres a diestra y siniestra sin culpables, o culpables que aparecen 5 años después; un país donde las familias buscan a sus muertos porque el Estado no puede o porque no tiene las pruebas suficientes. Esto es México, una fosa que para las autoridades se crea sola, donde no hay culpables, y que la población apoye esto, es aún más lamentable y vergonzoso.

Por último, solo quiero enunciar que el movimiento feminista sigue presente, la lucha sigue, y esto no parará hasta hacer justicia a todas las mujeres, a sus familias, y hasta que toda mujer se sienta segura y libre en sus casas y en las calles.

Botón volver arriba