COLUMNEROSHECHOS Y DESHECHOS

Hechos y deshechos…Crónica de un presidenciable

Ricardo Monreal, ha sostenido un poder político dominante al tomar decisiones acertadas; en ocasiones hay que llegar a consensos con las propias fuerzas de oposición, pero, en gran medida, opta en todo momento por la vía del diálogo a fin de resolver las tareas pendientes o proyectos que han logrado resonancia.

By: Javier Lozano

El líder de los senadores de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta, Ricardo Monreal, no solo se limita al trabajo legislativo que, por cierto, es muy eficiente, sino, sus atributos o capacidades personales se extienden a otro tipo de actividades que lo hacen expandir su compromiso y su disposición de fortalecer un proyecto de transformación en todas las áreas de oportunidad.

Quizá el éxito se deba en gran medida al esfuerzo que le imprime. Esa energía obedece a la naturaleza de hacer política desde temprana edad. Me tomé esta semana el tiempo de observar su dinámica de trabajo; es verdaderamente sorprendente que, en las primeras horas del día, esté activo impartiendo una cátedra de posgrado. Si no es eso, le toca organizar el itinerario legislativo o fijar el diálogo constante con las fuerzas de oposición para encontrar coincidencias y una agenda común en beneficio del país.

Esto, por cierto, se ha materializado durante su gestión como coordinador de los senadores de Morena. Es común que selle consensos y acuerdos por el simple hecho de haber logrado un abanico extenso de conquistas constitucionales en la primera mitad del ejercicio del presidente Obrador.

De cierta forma el camino no ha sido sencillo, aunque, Ricardo Monreal, ha sostenido un poder político dominante al tomar decisiones acertadas; en ocasiones hay que llegar a consensos con las propias fuerzas de oposición, pero, en gran medida, opta en todo momento por la vía del diálogo a fin de resolver las tareas pendientes o proyectos que han logrado resonancia.

Primero como legislador y, como figura pública, trasciende. No existe prácticamente un tema de la agenda de la Cuarta Transformación que la propia prensa no quiera saber la lectura o la opinión de Ricardo Monreal. Su enorme capacidad y riqueza en conocimiento de los temas dominantes del país, hacen más interesante el análisis.

Ese atractivo papel lo ha catapultado a la cima de los presidenciables de Morena. A pesar de que aún es muy temprano tanto como para hacer conjeturas igual que para ir adelantando pronósticos, es obvio que Ricardo Monreal, es uno de los favoritos para quedarse con la candidatura.

El resto de la segunda mitad del sexenio del presidente López Obrador será prácticamente más intensa y, en la medida que el tiempo avance, se centrará la atención en uno de los hombres con más poder político del país. Por razones obvias así será: es imposible no imaginar en la sucesión presidencial al coordinador de los senadores de Morena.

Está en su mejor momento político. Ha madurado y lo manifiesta perfectamente. Sabe esperar los tiempos y presta atención en lo que realmente apremia en estos momentos: el desarrollo del país desde la columna vertebral del legislativo considerando el papel clave que juega.

Eso implica estar siempre en los titulares de la prensa. De hecho, esta semana lo observé muy activo en algunos estados de la República. Visitó Baja California para acompañar al ahora gobernador constitucional, Víctor Castro y, en medio de una algarabía, su presencia jaló una reacción inmediata en el momento de su arribo.

Toda la clase política quería acercarse a saludarlo; su efecto es sorprendente; no solo tienen la capacidad y la habilidad de conectar con la población, sino genera cohesión y convergencia. Eso inspira confianza.

Se ha convertido en un hombre clave del país. Y, ahora, es un presidenciable con Morena. Cuenta con gran respaldo de la población y de grupos numerosos al interior del seno partidista de Regeneración Nacional. Se ha afianzado como líder indiscutible del senado y, mientras los días y las semanas transcurren, se consolida más en la carrera presidencial del 2024.

Al llegar esa cita estará puntual, lo ha dicho una y otra vez; mientras eso pasa, camina sólido convocando con carisma y unidad a seguir construyendo un proyecto de Nación que, hasta ahora, sentó las bases de desarrollo.

Monreal es un presidenciable en Morena, de eso no hay duda.

Botón volver arriba