HARDNEWSMORELIA

Pasa En Morelia: ¡HDLCH! Le Roban El Portón A Escuelita Primaria “De Púas”

Según las instrucciones del presidente de la República, el próximo 30 de agosto será el regreso a las clases presenciales de acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP), sin embargo no todas las escuelas están listas para retornar a sus actividades en las aulas, este es uno de esos casos: 

STAFF/ Eliza Flores – @eliz_ffp

El pasto es tan alto,  la hierba está tan crecida, que impide ver al interior a primera vista, las aulas que se encuentran en medio de la  maleza, sobre una calle sin pavimentar llamada Cerezas, en una zona que no se sabe a qué colonia exactamente pertenece esta escuela, que parecería, está enclavada en un sitio rural, una ranchería o un pueblo, pero no, es una de las mil 752 primarias que hay en Morelia, y está se ubica al norte, cerca de la Avenida Poliducto.

Se trata de la primaria pública Narciso Bassols, (Clave: 16DPR5285A), que cuenta con seis grupos que atiende a un aproximado de 98 alumnos y cuenta con 8 trabajadores que deberían atenderla, pero que más bien parece, la han abandonado en medio de la pandemia y la restricción de clases presenciales. 

Y año y medio después de dicha suspensión, en plena cuenta regresiva para el retorno presencial a las aulas, resulta que a la primaria le han robado su portón: una entrada enrejada que fue desarticulada del resto del enrejado, sin que nadie viera o supiera algo, incluso una de las vecinas del lugar atisbó un “¡hijos de la chingada!” al ser abordada por este medio para que nos diera una opinión.

Entre las hierbas  crecidas es difícil distinguir el alambre de púas que fue colocado por los maestros  para tapar la entrada, con el único objetivo de medio mantener a salvo las aulas, aunque es relativamente fácil introducirse a las instalaciones.

La escuela está circulada con malla ciclónica coronada con púas a manera de «seguridad» del plantel, por lo que sus entradas son del mismo material, un día simplemente el «portón» de acceso desapareció, y fue el vigilante de la zona, quien advirtió a los vecinos del hurto que habían cometido contra la escuela que está ubicada en un predio entre las colonias Lago II y III.

Una escuela que no es de palitos, pero sí de púas

En el costado de la escuela en donde el portón fue hurtado, parece que los maestros han optado por también usar a la naturaleza como barrera natural, ya que bloquea la visibilidad hacia los salones, sumado al alambre de púas que pusieron con ayuda de una viga de madera. Las púas fueron colocadas de tal manera que no permite el acceso ni de un niño, ya que cada circulación la hicieron con una separación de unos 12 centímetros.

El acceso principal a la escuela se ve normal, por el lado norte de la simple construcción están los baños, aunque tienen las puertas oxidadas, apenas cuenta con dos lavabos ya algo desvencijados para los peques. Solo hay un sanitario para niñas y otro para niños, el patio está techado, pero no cuenta con barda de ladrillos para resguardar a los pequeños menores de 12 años que acuden al plantel. En medio de esas condiciones los menores que acuden a esta escuela tendrían que regresar a clases a pesar de la higiene necesaria.

Esta es una escuela primaria solo imparte clases en el turno matutino, en los seis grados educativos. Esta información pudo obtenerse con la clave de la institución, ya que en el lugar no se observó a ningún directivo, maestro o intendente al cuidado del plantel.

Los vecinos ni sabían del robo  “¡qué hijos de la chingada”!

Casi todos los vecinos del lugar refirieron no saber que el portón había sido robado, la señora Esmeralda no sabía que la escuela había sido víctima del hampa, a pesar de contar con un negocio de venta de pollo a solo tres cuadras del plantel educativo.

La señora Esmeralda aplana unas pechugas de pollo mientras platica con sus clientas, en su mayoría amas de casa. Tras cuestionarla sobre el pillaje a la escuela, expresó que desconocía del caso. “¡Ay no sabía!”, dijo mientras acomodaba otro pedazo de pollo en el plástico para proceder a aplastarlo.

Por la misma calle donde está el negocio de la señora Esmeralda nos encontramos a una mamá que caminaba de la mano de su hija, el equipo de Changoonga.com también la cuestionó si sabía que el portón de la escuela había sido robado, se paró por unos segundos y con una respuesta seca y sobria dijo: “si, el vigilante nos avisó, pero eso ya fue hace muchas semanas”, para continuar caminando a su casa.

Sobre la misma acera está la tienda de la señora Elvia, titubeó al preguntarle si podía responder algunas preguntas sobre la escuela que está a dos cuadras de su negocio, al lanzar la pregunta ¿Sabía usted que se robaron un portón de la escuela?, se sorprendió tanto que volteó a ver incrédula a uno de sus clientes.

“¿Cómo que se lo robaron?” expresó la tendera, seguido de un «Hijos de la chingada», se molestó tanto al enterarse, que se levantó de la silla en la que se encontraba sentada detrás del mostrador. Elvia con voz molesta continuó diciendo: 

“No me sorprende, la situación por aquí esta fea, hace unas semanas también me asaltaron al caer la noche, a punta de pistola”, a su lado un hombre solo movía la cabeza en forma de desaprobación.

La señora Elvia no solo ha sido golpeada por la ratería, cuenta además que, el hecho de que los niños no vayan a clases, es algo que ha dejado sin ingresos suficientes a su pequeño negocio.

“Los niños pasaban y me compraban de todo, sobre todo dulces, las mamás a veces algo para el lunch cuando los llevaban, y hasta los maestros venían por algo para acompañar sus almuerzos, pero desde que inició la pandemia perdí a todos esos clientes”, dijo triste la dueña de la tiendita.

¿Todas las escuelas de Morelia están listas para regresar a clases?

En plena tercera ola de la pandemia por el virus COVID19, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha anunciado con bombo y platillo el inminente regreso a clases, asegura que las escuelas y el personal educativo están listos para que los niños y adolescentes vuelvan a las aulas y patios de las escuelas. 

Los padres de familia se encuentran divididos en opinión frente a la determinación tomada por el mandatario federal, ya que muchos están preocupados porque sus hijos se contagien del virus en la escuela o en el trayecto a ella. Por su parte los maestros están a la espera de indicaciones de la Secretaría de Educación Pública. 

El presidente se ha negado a ofrecer una vacuna para los menores de 18 años, y durante las conferencias mañaneras ha reiterado que «no hay pandemia entre los niños», por lo que él considera que es seguro el regreso. 

En Morelia la situación es tan crítica que la ciudad está en «semáforo rojo epidemiológico», por lo que no es recomendable volver a las aulas; a pesar de ello varias escuelas ya han circulado responsivas que deberán firmar los padres que lleven a sus hijos a clases.

Botón volver arriba