COLUMNEROSHECHOS Y DESHECHOS

Hechos Y Deshechos…El Poder Clave De Ricardo Monreal En La Revocación De Mandato

A más de tres años del histórico triunfo, la revocación de mandato se convirtió en un tema elemental siendo, en los hechos, un mecanismo democrático además de participativo, decisorio.

By: Javier Lozano

Es cuestión de días para que se concrete un periodo extraordinario a fin de revisar y aprobar los términos de la revocación de mandato, al menos, eso se percibe en vísperas de la operación política que realiza el senador, Ricardo Monreal, presidente de la junta de coordinación de la cámara alta.  Para ello, obviamente se requiere una fina estrategia con las distintas fuerzas que integran el pleno que, hasta hace poco, se opusieron al hecho. 

Sin embargo, debido a que requiere de mayoría calificada, es conveniente y, muy prudente, tener una muy clara vinculación que brinde las condiciones de las leyes secundarias. Para ello, Ricardo Monreal aprieta y pone de manifiesto su mayor interés para que, al finalizar el mes de agosto, se concrete el periodo extraordinario en el telón de fondo denominado revocación de mandato. 

Incluso, nos comentan, el propio coordinador se reúne e intenta conciliar con las fuerzas políticas a fin de llegar a un acuerdo para poder convocar a una sesión– en la que se discuta el rubro. Entonces, esta semana será clave la determinación y la eficiencia del encargado de los senadores de Morena, Ricardo Monreal; asimismo, ha prestado mucha atención y es frecuentemente insistente porque es un tema prioritario como para no quitar el dedo del renglón. 

Fiel a ese estilo, Ricardo Monreal acelera y se le atribuye parte de esa energía porque su comprobable eficiencia– nos puede permitir adelantarnos a los hechos. Como se sabe, el coordinador de los senadores de Morena ha sido pieza fundamental en toda la agenda legislativa que mandó el presidente. Por esa razón, existe un compromiso no solo con el ejecutivo federal, sino con la propia sociedad que, por encima de todo, piden certidumbre.

A más de tres años del histórico triunfo, la revocación de mandato se convirtió en un tema elemental siendo, en los hechos, un mecanismo democrático además de participativo, decisorio. Como se sabe, se aprobó en una primera conclusión, sin embargo, conforme al término legislativo tiene que prosperar bajo los términos de leyes secundarias en al campo. Entonces, hay motivos políticos suficientes.

Y, en lo que eso sucede, debe haber mayoría calificada a fin que la iniciativa tome cause en términos constitucionales una vez que sea votada y aprobada en lo general. Por ello, no hay ninguna distracción, incluso, ese mismo papel que ha desempeñado Ricardo Monreal, puede ser el factor clave que no deja de sorprendernos— porque se ha ganado el reconocimiento a su favor.

Así, esa operación puede concretarse esta semana. De ser así, anote un triunfo más al coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal que, en tres años de tarea legislativa, ha sobrellevado siempre en buenos términos toda la agenda de la Cuarta Transformación, siendo, el operador más eficiente que lo trasladó, por supuesto, a la primera línea de acción de los presidenciables de Morena.

Por ello, unos cuantos días antes insistió en el hecho; apuntó que, si bien hay disyuntivas encontradas, se puede encontrar coincidencias para poder reconocer, a futuro, la viabilidad. 

La pregunta es ¿podrá? Sí, estoy plenamente convencido que será un hecho. He ahí la gran diferencia; su capacidad y sagacidad en temas de esta índole, suele ser muy efectiva. En función de esa premisa, pronosticamos una buena dirección para el rubro; eso no solo trasciende a modo de una conquista del legislador federal, sino ratifica el potencial para ejercer un buen dominio de cara al proceso de sucesión presidencial en la que, Monreal, es uno de los favoritos tanto por su madurez, como su experiencia. 

Justamente ese punto puede ser el hilo conductor que convenza al presidente López Obrador de decidirse por él. Tiene autoridad y carácter. Esa visión implica ir colocándolo en el escenario ideal en vísperas de la sucesión presidencial. 

Y, si esto llega a buen puerto, que todo parece así será, significará una conquista, incluso todas ellas, con consecuencias positivas que abogan por el desarrollo del país, aunque también en la consolidación de la democracia.

Botón volver arriba