COLUMNEROSHECHOS Y DESHECHOS

Hechos y Deshechos…La capacidad de Ricardo Monreal

A estas alturas donde la atmósfera presidenciable comienza a asomarse, ponemos los reflectores en Ricardo Monreal.

By: Javier Lozano

Ricardo Monreal tuvo una semana redonda. Concluyó con el cierre del primer foro juvenil de formación legislativa: una dinámica que potencializa el interés sobre la capacidad y el desempeño de cómo integrar una policía pública en la que se toman decisiones a través de mecanismos llevados en una quehacer complejo y, en la que los jóvenes, juegan una tarea crucial.

Así es que, a partir del referente de Ricardo Monreal, se llevó a cabo un encuentro con jóvenes. Más allá de las múltiples formas de concebir la capacidad del coordinador de los senadores de Morena en la Cámara Alta, fue muy interesante observar la forma de acaparar la atención de los nuevos cuadros y las estructuras que vienen empujando en gran parte del país.

Quienes tienen esa visión y comparten la política de transformación del presidente López Obrador y su proyecto de Nación, contaron con la presencia de Ricardo Monreal. Él mismo, invitó a seguir construyendo una base sólida de trabajo en torno a las demandas e inquietudes de la población y, en donde, la tarea legislativa, influye como un elemento que favorece un clima más productivo para la ciudadanía y la gobernabilidad en distintas materias.

Al analizar esa capacidad de Ricardo Monreal, podemos movilizar una concepción más amplia de lo que puede llegar a pasar en tres años en la sucesión presidencial. De hecho, el futuro lo asoma como un candidato muy fuerte para sustituir el periodo del ahora presidente López Obrador.

¿Pero que nos hace suponer eso si faltan tres años? Sencillo: la semana pasada pareciera que hubo una cargada estructurada para Claudia Sheinbaum por una serie de especulaciones aun cuando el clima parece prematuro.

No sé si operó la ovación y el propio abucheo que se llevó Mario Delgado en el Auditorio Nacional, aunque, lo que sí es un hecho, es que eso despertó el potencial y la capacidad de Ricardo Monreal que ha logrado consolidarse como una figura clave de la Cuarta Transformación desde el Senado. Además de trascender en calidad de protagonista del cambio, no cabe ninguna duda que el coordinador de los legisladores estará allí. Ese hecho lo liga de forma inherente. Es un presidenciable.

A estas alturas donde la atmósfera presidenciable comienza a asomarse, ponemos los reflectores en Ricardo Monreal. A pesar de que no fue nombrado por el propio presidente en las mañaneras, él está allí, firme, sólido. Es decir, nadie puede descartar ni mucho menos soslayar su nombre; el efecto inmediato de sus decisiones desde la Cámara Alta, han tenido mucha resonancia y, eso, no logra pasar desapercibido.

Él mismo ha mencionado que ha navegado contracorriente; entonces, Claudia Sheinbaum y la baraja de los posibles precandidatos, jamás pueden descartar al presidente de la junta de coordinación política del Senado. Es fácil reconocerlo, pero muy difícil de mencionarlo. Eso implica que salga a la luz su liderazgo; se coloca en una coyuntura inmejorable con un abanico amplio de reformas e iniciativas que envió el mandatario y, eso, puede ser la punta de lanza para reivindicar su poder político.

De hecho, lo hizo. Divulgó un comunicado, aunque no de forma precipitada; eso aceleró la respuesta de los especialistas y, de forma inmediata, reconocieron las cualidades del Senador. Además de sobrellevar de modo inteligente esa posible tendencia a favor de Claudia Sheinbaum, ni se inmuta ni sorprende, sino todo lo contrario: es calculador, estratégico y sensato, lo que hace una enorme diferencia de los demás competidores. En eso, creo que no hay punto de comparación: Ricardo Monreal quizá sea el que más capacidad y habilidad posea para trabajar el proyecto de la 4T; recurre siempre al diálogo y a los consensos; asume un papel negociador con muchas fuerzas lo que lo convierte más decidido y sólido como figura.

Y por si eso fuera poco, esta semana logró integrar a dos legisladores claves para el programa de iniciativas que ponderó el presidente. Fue promotor del diálogo y sumó de nueva cuenta a Cristóbal Arias Solís a su bancada. Eso es una victoria por todo el entorno que envuelve el proceso electoral pasado; su condición fue suficiente para tender puentes de trabajo y cooperación con el oriundo de Churumuco. Al mismo tiempo, hizo plausible un encuentro con Gabriel García Hernández, y, por fin, terminó con las especulaciones de una posible fricción que, más bien, crearon sus adversarios políticos para meterle presión, sin embargo, la capacidad de maniobra y el tacto que posee para operar ese tipo de situaciones, diluyeron cualquier mal entendido.

Si un momento es el idóneo para mencionar la capacidad de Ricardo Monreal como un presidenciable, es precisamente éste. Justo está instante con mayor certeza el coordinador de los senadores de Morena deja claro que, su mejor etapa, la vive en esta fase de consolidación de la 4T. Por ello, en la coyuntura decisoria, apunten a Ricardo Monreal.

Botón volver arriba