COLUMNEROSDiario de un foráneo

Diario De Un Foráneo – 14 De Febrero Sin Morir En El Intento (Literal)

No hay chocolates o regalos que igualen el quedarte en casa y cuidar a quien amas, para este 14 de febrero

By: Mariano Bolaños Montañez

Si de por sí ya es bastante estresante (para la gente que no está soltera) el tener que preocuparse por planear un Día del Amor y la Amistad perfecto, este 2021 debes sumar a tu lista de planes y pendientes (además de los regalos, la comida y las tarjetitas cursis), un punto que diga con letras negras y en Arial 50 “PANDEMIA”.

Y es que a pesar de que ya te había compartido anteriormente un pequeño manual sobre cómo pasar un San Valentín lejos de tu rancho y no fracasar en el intento (cuyo enlace te dejo a continuación:

https://www.changoonga.com/diario-de-un-foraneo-14-de-febrero-lejos-de-tu-rancho-como-pasarlo-sin-quedar-en-la-miseria/)

No es necesario decir que desde que un chino se tragó una Maruchan de murciélago, las cosas cambiaron por completo.

Si tú tienes la fortuna y la oportunidad de pasar esta fecha con la persona a la que quieres tener al lado hasta que seas viejito/a, y la pipí se te salga sin querer, seguramente has considerado mil y un opciones para regalar en esta simbólica conmemoración.

Sin embargo, si realmente amas a esa personita, estarás de acuerdo conmigo en que no hay mejor regalo mutuo que se puedan dar, que el hecho de que los dos sigan viviendo momentos, creando recuerdos y marcando historia durante muchísimo tiempo más.

Así es, lejos de cualquier cosa material que pudieras ofrecer o conseguir para este domingo, garantizar la salud de tu novia/novio/peor-es-nada, sobrepasa cualquier cosa que el dinero o una Master Card pueda comprar.

Seguramente en años anteriores, entre las dos partes se aseguraban de tener un día romántico e inolvidable, cada pareja a su estilo: algunos hacían una maratón de Netflix, y comían a más no poder; otros iban de viaje a algún pueblo o ciudad cercano, y comían a más no poder; y hay quienes simplemente podían pasar horas y horas acostados, abrazados, y platicando de sus planes a futuro… Y luego pedían de comer.

Sea cual sea tu caso, en muy complicado pretender que las formas en las que festejábamos hace un año sigan vigentes hoy; así que necesitas ser consciente de qué tanto quieres a tu pareja, y cuánto estás dispuesto/a a arriesgarle con el ‘argumento’ de festejar una simple fecha. Ello considerando que tienen disponibles otros 364 días en el año para amarse, quererse, respetarse, y hoy más que nunca, cuidarse.

El virus que hoy está más presentes en nuestras vidas que las deudas en Coppel y Elektra que no nos desamparan de noche ni de día, ya ha causado varios estragos a su paso, no hay que buscarle más.

Lamentablemente, como seguro habrás sabido y escuchado en más de alguna ocasión cerca de tu propio círculo cercano, en las pasadas fiestas decembrinas hubo familias que a pesar de las recomendaciones hechas por autoridades, gobierno, y expertos en materia sanitaria, decidieron juntarse a festejar porque “sólo sería entre ellos”…

Triste, y lamentablemente, para algunas familias la navidad pasada, ya fue su última navidad.

Hay que vernos reflejados en esos espejos trágicos; apuesto mi próximo pago de la beca a que tus ganas de cuidar a tu ser amado, son más inmensas que el querer festejar a lo grande.

Usa tu ingenio y seguramente lograrán pasarla genial sin necesidad de salir o arriesgarse: por qué no hacer una maratón de películas a la distancia, qué tal si intentan cocinar lo mismo y compiten para ver a quién le queda mejor (porque sí, todos amamos comer, no se hagan), ahorrar para un plan futuro (viaje, auto, casa) suena también una buena idea.

Seguramente encontrarán juntos un sinfín de opciones para demostrarse hoy más que nunca, cuánto se aman.

P.D: A mis fieles fanseses lectores les ofrezco una disculpa por la ausencia; mi mamá me dio la vida, pero la tesis y pendientes de la vida adulta me están quitando las ganas de vivirla… Trataré de ya no desaparecer tanto. Gracias por leerme, cambio y ‘afuera’.

Botón volver arriba