COLUMNEROSDiario de un foráneo

Diario De Un Foráneo: Los Héroes De La Pandemia

¿Qué tal si dejamos de pensar en ser héroes aislados, y nos volvemos una comunidad de héroes?

By: Mariano Bolaños Montañez

¿Alguien más también ya perdió la cuenta de cuántos días llevamos en contingencia sanitaria? La verdad es que a mí, como a muchos otros, se me hace que el tiempo pasa lento y rápido a la vez… En efecto, es una sensación muy rara.

El otro día un amigo me comentó que estaba feliz de que ya hubiera llegado el fin de semana, pues él aprovecha los sábados y domingos para hacer maratones de series en Netflix… Sin embargo, lamento decir que fui responsable de romper su corazón: «apenas es martes», me dije.

Y es que una de las cosas que me tienen un poco triste, es que me siento algo impotente por no estar en posibilidades de ayudar en gran medida o contribuir significativamente a qué todo este despapaye se acabe.

Aprovecho este paréntesis para mandarle una felicitación y todas las porras del mundo al personal médico, a los cuerpos de seguridad y a todos aquellos elementos que se la parten día a día para atender a todas las personas que lamentablemente se han contagiado de coronavirus.
Son lo máximo ??????.

Continúo:

Luego de pensar que tal vez lo poco que pueda hacer, muy probablemente no cambie el mundo ni mucho menos, me puse a ver qué demonios podía hacer para aportar un poco desde mi trinchera.

Y la verdad pude entender que siempre hay un chorro de cosas con las que podemos aportar y nosotros ni cuenta nos damos: la principal de todas y creo que de las más importantes, es seguir aplicando las medidas sanitarias que se nos han recomendado, como lavarnos las manos constantemente, mantener Sana Distancia y sobre todo, quedarnos en casa.

Piénsalo, uno nunca sabe cómo se puede contagiar o bajo qué condiciones puede toparse con el virus: en el transporte, abriendo una puerta, tomando una chelita en el bar, haciendo ejercicio en los gimnasios públicos que instala el gobierno en los camellones… Las posibilidades son muchas.

Pero, ¿te imaginas la alivianada y la descarga de trabajo que va a tener el personal de salud que se la parte todos los días luchando con este bicho hdspm, si te quedas en casa, te cuidas y evitas exponerte?

También, recientemente se ha hecho el llamado a la ciudadanía en repetidas ocasiones de que si está en las medidas de tus posibilidades, agendes una cita para acudir a donar sangre, pues debido a la contingencia, ha disminuido considerablemente el número de donadores, afectando a niños con cáncer y demás personas enfermas. ¿Por qué no considerarlo?

Si también estás en posibilidades, ¿por qué no organizarte con un pequeño grupo de amigos y apoyarse para elaborar tapabocas para las personas que no tengas acceso a ellos? Obviamente todos por separado y tomando en cuenta todas las medidas necesarias para que no exista ningún riesgo, y no la vayamos a regar más por querer apoyar.

Yo sé que en ocasiones nos puede ganar la emoción de querer hacer, deshacer, poner, quitar, entrar, salir y hacer todo lo posible por poner nuestro granito de arena; sin embargo, también hay que ser bien listos y pensar más detenidamente las cosas, ver los pros y contras, y los beneficios o consecuencias que podrían tener nuestras acciones a largo plazo.

Mucho ojo, también hay que tener mucho cuidado con las estafas, porque a pesar de los tiempos tan jodidos que estamos viviendo y que son en los momentos donde más personas de buen corazón surgen, también salen a relucir dos que tres ventajosos que se aprovechan de las circunstancias para beneficio propio.

Hay quien revende los tapabocas que les han regalado, o que pide apoyo económico sin necesitarlo; también, a través de redes sociales no falta quien asegura que hay una persona necesitada y ponen un número de tarjeta para que les deposites ahí, sé muy cuidadoso, porque hay personas que sí la necesitan, pero otros solo buscan dinero fácil. Pide, consigue e investiga todo lo que sea necesario para que corrobores si se trata de una persona que realmente necesita ayuda, o sólo se trata de un farsante.

Es verdad, es muy difícil –mas no imposible– que cada uno por separado logre hacer un cambio significativo en todo este mitote… ¿Pero te imaginas lo que podemos lograr juntos tú, yo, tu vecino, tu familia, el primo de un amigo, y todos aquellos que se sumen?

¿Qué tal si dejamos de pensar en ser héroes aislados, y nos volvemos una comunidad de héroes?

Botón volver arriba