COLUMNEROSDiario de un foráneo

Diario De Un Foráneo… Un Mundo Futuro Post Coronavirus

Según autoridades federales, hay algunos lugares de México que ya van saliendo de la epidemia… ¿Y ahora qué?

By: Mariano Bolaños Montañez

“Y aquí seguimos
Con las mismas ganas de soñar
Plantando flores sobre hierba artificial
Pariendo clones, suplicando amor,
Paseando al perro del balcón al salón.
Y aquí seguimos con las mismas ganas de soñar…”

 

Si viste la conferencia que ofreció el crush de México en estos momentos, Hugo López Gatell, el pasado jueves 30 de abril, y en donde varios pequeñines al interior de la república tuvieron la oportunidad de hacerle algunas preguntas, te habrás dado cuenta de al menos 2 cosas:

1) Las preguntas de los niños, aunque parecen inocentes y algo simples, están llenas de humanismo y formuladas con el corazón, 2) hubo preguntas que a ningún reportero ni ningún otro adulto se nos hubiera ocurrido hacer, jamás.

Específicamente estoy hablando de la pregunta que hizo Giusseppe, un niño de 10 años originario de Valle de Bravo, en el Estado de México. Él cuestionó algo que me dejó igual de boquiabierto que a Patricio Estrella:

“¿Qué enseñanza nos va a dejar esta pandemia a México y a los niños? ¿Es cierto que el mundo será diferente después del coronavirus?”… La verdad, creo que muchos hemos pensado en lo que vamos a hacer al término de estas contingencias, pero pocos nos hemos puesto a pensar cómo va a estar el mundo luego de todo esto.

Seguramente tenemos planes, ideas, expectativas e ilusiones; actualmente hay muchos que estamos afrontando el aislamiento con la mejor cara y aprovechando el tiempo de una manera en la que tal vez, comúnmente no lo hacemos.

Pero a pesar de estar haciendo mil y un cosas para matar el rato, implementando lo que nunca habíamos hecho para divertirnos y entretenernos, en cierto momento de todo esto vamos a decir…

Creo que esta pandemia la podríamos interpretar fácilmente como una sacudida de cabeza, un perreo mental, en el que debemos reordenar nuestras ideas, la forma de ver la vida y el mundo, nuestras prioridades y objetivos, y lo que estamos haciendo con tal de llegar a ellos.

En lo personal, lejos de extrañar las noches de fiesta, los desvelos, las parrandas, tener mucho de todo, entre otras cosas, lo que más añoro es aquello más simple, y que siempre tuvimos a la mano: un abrazo de nuestros papás, una buena plática con las personas que nos importan, la caminata de regreso a casa, compartir momentos de risas y largas pláticas sentados en la banca más simple de la plaza más común en el rincón más ‘desabrido’ de la ciudad.

Afectivamente, ahora que carecemos de esas cosas tan comunes, las empezamos a añorar y valorar en realidad, como los niños; es por eso, estimado lector, que quiero que después de terminar de leer estas líneas te pongas a reflexionar qué es lo que vas a hacer con tu mundo futuro post coronavirus.

Cada uno tiene diferentes aspiraciones y cada uno va a responder diferente según lo que quiere, el detalle aquí, estimada amiga, estimado amigo, es cómo vas a propiciar llegar a todo eso que visualizas en tu cabeza ‘tora’.

¿Vamos a continuar haciendo lo que ya hemos visto que nomás no nos funciona? ¿Queremos seguir repitiendo ciclos tóxicos que son dañinos? (Es muy cliché, pero es verdad) ¿Nos vamos a quedar cruzados de brazos y empezar que sea el otro el que va a actuar? O por el contrario, ¿vamos a dejar de hacer lo que más amamos, queremos, pensamos, deseamos, y botar nuestra autenticidad de lado por “el qué dirán”?…

Creo que debemos ser muy conscientes de las enseñanzas que nos está dejando esta pandemia, hay que tomarlas en cuenta y dar gracias por poder cambiar lo que creamos conveniente cambiar; hay que renovar pilas y poner manos a la obra, pues en ocasiones no hay segundas oportunidades…

Botón volver arriba