CinemaDudeCOLUMNEROS

CinemaDude…Barry Seal y el sueño americano

Es una comedia dramática basada en hechos reales- de Barry Seal (Tom Cruise), un piloto estadounidense reclutado por la CIA para fotografiar secretamente campamentos guerrilleros anti-yanquis en centroamérica y quien pronto se da cuenta que puede aprovechar sus viajes para traficar cocaína del cono sur a territorio estadounidense. Ganar-ganar le dicen.

By: Héctor García Ramírez

 

 

Título original: American made

Título en México: Barry Seal: Solo en América

Drector: Doug Liman

Se puede ver en: Netflix

 

Estados Unidos es famoso por muchas cosas: el baseball, haber creado los cómics de superhéroes y su agresiva política exterior. Durante la Guerra Fría, con el propósito de detener el avance del comunismo en latinoamérica, se inmiscuyó, no siempre de manera abierta, en la vida interna de los países de centro y sudamérica. A través de la CIA orquestó y financió golpes de Estado en contra de gobiernos democráticamente electos, y apoyó regímenes militares de derecha afines a las empresas americanas.

En este contexto se desarrolla la historia –comedia dramática basada en hechos reales- de Barry Seal (Tom Cruise), un piloto estadounidense reclutado por la CIA para fotografiar secretamente campamentos guerrilleros anti-yanquis en centroamérica y quien pronto se da cuenta que puede aprovechar sus viajes para traficar cocaína del cono sur a territorio estadounidense. Ganar-ganar le dicen.

Barry es la realización del sueño americano, la materialización de que, con talento y trabajo, se puede alcanzar el éxito y la riqueza. Al inicio de la cinta, el protagonista es un excelente piloto de aerolínea pero no gana lo suficiente y su trabajo le aburre, por lo que en sus viajes contrabandea habanos de Cuba en pequeñas cantidades. La CIA se da cuenta de que la necesidad de emoción y dinero de Seal lo hacen el candidato ideal para realizar labores de inteligencia para el Tío Sam.

La transición de piloto comercial a espía casi no se siente, parece incluso como si Barry hubiera encontrado su lugar en el mundo. Luego, cuando en uno de sus vuelos, es abordado por un cartel colombiano -sí, sí, aparece Pablo Escobar- acepta sin demasiada presión llevar con regularidad considerables cargamentos de cocaína a Estados Unidos. El protagonista ha encontrado algo en lo que tiene mucho talento y que además le permite forrarse de dinero.

Seal nunca se cuestiona si lo que hace está bien o está mal, cuando lo reclutan, se limita a preguntarle al agente de la CIA si lo que va a hacer es legal “si lo haces del lado de los buenos, si” le responden. Fue un gran acierto haberle dado el papel protagónico a Tom Cruise, actor carismático a más no poder, difícilmente otro histrión hubiera podido interpretar a este personaje que, en propio beneficio, ayudó a inundar las calles de su país con cocaína, y seguir siendo agradable al espectador. Además, la edición, la manera cómica en que se describen las situaciones y la selección musical, nos centran en Barry, y su carrera por obtener emociones y riqueza, abstrayéndonos del contexto de violencia, guerra y narcotráfico en que ocurrieron los hechos que inspiraron la película.

Claro que no todo es miel sobre hojuelas y en esta entretenida historia que involucra al gobierno estadounidense, guerrilleros centroamericanos y un cartel colombiano, todas las partes involucradas se utilizan unas a otras, tejiendo un delicado el equilibrio que no tardará mucho en romperse, comprometiendo la vida de Barry y su sueño americano.

Botón volver arriba