CinemaDudeCOLUMNEROS

Cinemadude…El Demoledor (1993)

Esta película de 1993 inicia en un futuro cercano violento. John Spartan, personaje de virilísimo nombre interpretado por Sylvester Stallone, es un policía que no sigue las reglas cuando se trata de hacer su trabajo. En su afán por capturar a Simon Phoenix, el villano de nuestra historia, comete un error que le cuesta la vida a decenas de civiles.

By: Héctor García Ramírez

El Demoledor (1993)
Título original: Demolition Man
Director: Marco Brambilla

Esta película de 1993 inicia en un futuro cercano violento. John Spartan, personaje de virilísimo nombre interpretado por Sylvester Stallone, es un policía que no sigue las reglas cuando se trata de hacer su trabajo. En su afán por capturar a Simon Phoenix, el villano de nuestra historia, comete un error que le cuesta la vida a decenas de civiles.

En este futuro no hay prisiones, por lo que la pena para ambos -héroe y villano- consiste en congelarles durante varias décadas. Tiempo en el cual, serán rehabilitados mediante programación cerebral que elimine sus tendencias antisociales.

Cuarenta años después, la reprogramación de Phoenix parece no haber tenido efecto, por lo que apenas es descongelado, inicia una matanza para la que esta sociedad no está preparada.

Y es que cuarenta años han cambiado todo. La nueva sociedad había logrado erradicar la violencia, a tal grado que son incapaces de lidiar con la amenaza que representa Phoenix; por lo que se ven en la necesidad de descongelar a Spartan para que haga frente al villano.

Así, Spartan se encuentra en una sociedad muy distinta a la que conocía: el contacto físico está restringido, son vegetarianos, no se permite el lenguaje soez; la sal, el tabaco y el alcohol están prohibidos.

No obstante la pulcritud de esta sociedad utópica, hay una contraparte, un mundo subterráneo, donde sus marginados habitantes decidieron vivir sin las reglas y prohibiciones de la superficie.

John Spartan reproduce el arquetipo de héroe de acción de los años 80, como John McClaine, Harry el Sucio, Martin Riggs, el James Bond de Timothy Dalton o los mismos Cobra y Rambo que interpretó Satallone. Se trata del hombre duro que no siempre se apega a las reglas pero que pese a todo cumple su misión.

A principios de los 90, Estados Unidos se erigía como la gran potencia hegemónica global. La desintegración de la Unión Soviética le privó de su gran enemigo del siglo XX. Los índices de criminalidad descendieron. Eran tiempos de la Generación X y el New Age. El héroe de acción de los 80 parecía obsoleto.

El Estados Unidos de la última década del siglo XX no resultó ser la distopía pesimista y ultraviolenta que pronosticaron películas como Robocop o Escape de Nueva York; por el contrario, fue una época de considerable nuevo optimismo, debido a las condiciones económicas de ese momento y la desaparición del peligro de una guerra nuclear.

Dadas estas condiciones, era normal que algunas personas, sobre todo quienes crecieron durante la Guerra Fría y padecieron la ansiedad de una posible guerra nuclear con la Unión Soviética, consideraran que la sociedad estadounidense se estaba ablandando y que se estuviera encaminando a una utopía insípida.

Así, El Demoledor es una reivindicación del héroe de acción de los 80 pero también de la sociedad que lo generó. Nos dice que los Estados Unidos debe aferrarse a lo que lo convirtió en el mejor país del mundo. Aunque de acuerdo con la película, ello consiste en la carne, la sal, el tabaco, el alcohol y las groserías.

Como muestra, uno de los habitantes de la sociedad subterránea reivindica su derecho a comer tocino y mantequilla, fumar un habano gigante, correr por las calles desnudo con gelatina untada por todo su cuerpo mientras lee la revista Playboy; y dice que el futuro es un célibe de cuarenta y siete años en pijamas tomando un licuado de brócoli cantando “soy hot dog de soya”.

Como producto social de su tiempo, El Demoledor da voz a una generación de estadounidenses que veían con preocupación que su país estuviera generando -aquí cito el desafortunado comentario que hizo Clint Eastwood hace un par de años- una “generaciones de maricas”, incapaz de enfrentar nuevas, o como en la película, viejas amenazas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba