Ciudadanos EmergentesCOLUMNEROS

Ciudadanos Emergentes… Los Sentimientos de la Nación.

Los Sentimientos de la Nación es un documento que fue leído por José María Morelos y Pavón el día 14 de septiembre de 1813, durante la apertura del Congreso de Anáhuac en la ciudad de Chilpancingo

By: Arturo Ismael Ibarra

ibarra

Los Sentimientos de la Nación es un documento que fue leído por José María Morelos y Pavón el día 14 de septiembre de 1813, durante la apertura del Congreso de Anáhuac en la ciudad de Chilpancingo, en ese entonces, dentro de la Provincia de Tecpan. Es considerado uno de los textos políticos mexicanos más importantes, el conjunto de ideas expresadas se fundamenta en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, así como en la Revolución francesa.

Es un documento redactado por el sacerdote y militar Morelos, pronunciado en forma de discurso. Es un texto fundamental en la confección del conjunto de ideas que darían forma a la nación mexicana.

El texto fue redactado por el Siervo de la Nación, sin embargo, las ideas principales provinieron de un intercambio que tuvo con el general Ignacio López Rayón, militar que reagrupó las fuerzas independentistas tras la muerte de Hidalgo.

Asistieron al Congreso de Anáhuac doce delegados en representación de provincias, entre ellos: José María CosAndrés Quintana RooCarlos María BustamanteIgnacio López RayónJosé Manuel de HerreraJosé María LiceagaJosé Sixto Verduzco y el propio Morelos. El 14 de septiembre de 1813 fue el día en que se instaló el primer parlamento constituyente, y Morelos pronunció en el discurso inaugural  Los Sentimientos de la Nación.

De entre los veintitrés puntos de que consta el documento, lo más relevante del contenido fue lo siguiente:

1.- Declarar la independencia y libertad de América de España, de cualquier otra Nación, gobierno o monarquía.

2.- Reafirmar la religión católica como la única aceptada sin tolerancia de otra.

5.- Establecer que la soberanía dimanaría del pueblo y del Supremo Congreso Nacional Americano compuesto por representantes de cada provincia en igualdad de números, eliminándose la figura del rey de España.

6.- Una vez reconocida la soberanía de la nación y con una política inspirada en la Revolución francesa, el gobierno se dividiría en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.

9.- Con la finalidad de proteger a los americanos, los empleos quedarían reservados para estos.

11.- Se cambiaría la forma de gobierno, se eliminaría el sistema monárquico y se establecería un gobierno liberal.

12.- Socialmente se pretende una mayor igualdad, reduciendo el tiempo de los jornales y se debe procurar mejores costumbres para las clases marginadas. De esta manera Morelos exhortó al Congreso trazar leyes para moderar la opulencia y la pobreza y lograr así una mayor igualdad social5

15.- Se proscribe la esclavitud y la distinción de castas para siempre y todos queden iguales.

22.- Se desaparecen las alcabalas, estancos y el tributo de los indígenas.

Al día siguiente, el nuevo Congreso decidió nombrar a Morelos con el cargo de general y tratamiento de «Excelentísimo», pero el caudillo no aceptó tal nombramiento y pidió ser llamado «Siervo de la Nación». Siendo fiel a su ideología, se sometió al Congreso, lo cual fue un error estratégico pues los miembros del organismo pocas veces consensuaron acuerdos militares y obstaculizaron la libertad de acción y la unidad de mando requerida por las fuerzas de los insurgentes.

Los Sentimientos de la Nación es un documento único, porque, si bien fue escrito hace 200 años, cualquiera que hoy lo lee le encuentra una gran vigencia”, afirma Ana Carolina Ibarra, investigadora del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.

Y en efecto, los postulados del texto de Morelos abordan temas que son materia del debate legislativo contemporáneo, tales como topes a salarios de los servidores públicos (“la dotación de los vocales será una congrua suficiente y no superflua”), combate a la pobreza (que las leyes “moderen la opulencia y la indigencia”) y salario mínimo (“que se aumente el jornal del pobre”).

 También toca asuntos como límites al accionar la fuerza pública (“que a cada uno se le guarden sus propiedades y respete en su casa como un asilo sagrado”), respeto a los derechos humanos (“que la esclavitud se proscriba para siempre” y “que en la nueva legislación no se admita la tortura”) y reforma fiscal (“que se quite la infinidad de tributos, pechos e imposiciones que más agobian”).

En el siglo anterior, el mundo había visto dos grandes eventos de trascendencia histórica: la Independencia de los Estados Unidos de América en 1776, y la Revolución Francesa, en 1789. Ambos eventos fueron notables, no sólo por su naturaleza común de rebeliones armadas contra gobiernos monárquicos. También fueron notables por el ideario, o la filosofía, en la que se sustentaban. No buscaban sustituir una monarquía por otra: deseaban constituir gobiernos liberales, basados en principios ciudadanos. Eran las ideas de la Ilustración tomando forma.

La Independencia mexicana, y las de otros países americanos, estaban fuertemente influenciadas por las revoluciones del siglo XVIII y la Ilustración, aunque los primeros intentos no tuvieron del todo éxito. Pero los avances del padre Hidalgo y de Ignacio Allende fueron lo bastante significativos como para dejar el camino trazado.

Los Sentimientos de la Nación no fueron la primera constitución mexicana, sino más bien un conjunto de lineamientos que debería seguir un texto constitucional formal. De hecho, la primera Constitución, promulgada en 1814, cumplía con ello, si bien recogía muchos elementos de la Constitución redactada en Francia en 1791, luego de la Revolución. Esta constitución estuvo vigente hasta que se promulgó la Constitución federal de 1824.

Arturo Ismael Ibarra Dávalos. Licenciado en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Catedrático de la misma. Preside la asociación civil Bien Común Michoacán y la sociedad civil Por la Mejora en el Ámbito del Trabajo (Laborissmo). Es Secretario General del Foro Política y Sociedad.

 Correo electrónico de contacto arturoismaelibarradavalos@hotmail.com

 

 

Botón volver arriba