SOFTNEWS

Hommo surdum

Por Luis Bracamontes

Hommo surdum

El hombre que lo ve todo, el hombre que lo puede todo, el hombre que lo entiende todo; el hombre que lo dice todo y lo nombra todo, el que lo comparte con todos y el que posee tanto.

Sin embargo, es un hombre solo, potencialmente estancado y que está encerrado y ensimismado en su razón y su discurso.

El ego de un hombre moderno que ha llegado a tal punto en que la cerrazón y la displicencia (valemadrismo) en cuanto a la escucha del otro, pulula en el mamífero pensante promedio.

La gente de hoy que acostumbra sólo hablar, decir, gritar y comunicar todo el tiempo, a todos, todo lo que pueda y de la manera en que se quiera y desee; como si el silencio fuera el mayor enemigo y responsable de sus temores de la infancia.

La gente de hoy que nunca escucha realmente, que cree hacerlo pero sólo oye lo que quiere. La gente de hoy que está acostumbrada ya a lo fácil, rápido, barato y efímero. La gente de hoy que no escucha porque no cree tener que hacerlo.

¿Cómo se llena un vaso que ya se cree estar lleno?

Claro que eso ocurre con los otros; tú, lector, puedes sentirte excluido. Puesto que estoy seguro que tú sí eres de los que prefieren dejar su soberbia intelectual a un lado y abrirse a un mundo de posibilidades; estoy seguro que tú sí eres ávido por aprender que hay más de una manera de concebir al mundo y es a través de otros que nos daremos cuenta de esto. ¿Cómo? Abriéndonos a los demás, escuchando con humildad lo que el universo trata de hacernos llegar.

Twitter: @LAHBdotcom

Facebook.com/ColumnaChangoonga

Changoonga.com no necesariamente adopta como suyos los choros, chorizos, morongas  y chistorras publicados en ella y deja en sus respectivos padres (autores) la responsabilidad de todas las barrabasadas y debrayes que aquí plasman, producto de las ardillas hiperactivas que habitan en sus macetas. Si te gusta, ¡dale like y comparte!

 

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. exacto lo primero que hay que hacer es escuchar, dejar a un lado la vanidad y la soberbia del que ya se siente producto terminado y todolosabe, bien por este comentario

Botón volver arriba